Jacob Rees-Mogg, el político británico que protagonizó el meme de la siesta en el Parlamento

El portavoz conservador es conocido por su posición a favor del Brexit

  • Comentar
  • Imprimir

El portavoz parlamentario del Partido Conservador británico, Jacob Rees-Mogg, fue criticado por seguir el debate del martes recostado en los asientos de la Cámara de los Comunes, con los ojos cerrados y, todo hay que decirlo, el traje perfectamente colocado, a pesar de la postura.

Caroline Lucas, diputada del Green Party (el partido ecologista), le llamó la atención, diciendo que “con su lenguaje corporal de esta tarde ha mostrado desprecio por la cámara y por el pueblo”, además de añadir que daba la impresión de que el debate “era demasiado aburrido para él”. Otros diputados gritaban “sit up” (siéntese bien). Rees-Mogg se limitó a alzar las cejas y colocarse las gafas, con cara de preguntarse: “¿Por qué me gritan? ¿Y por qué nadie me ha traído mi té?”.

La diputada laborista Anna Turley tuiteó que la imagen era “la encarnación física de la arrogancia, el privilegio, la falta de respeto y el desprecio por nuestro Parlamento”.

La foto de Rees-Mogg también se convirtió en material para memes. Al fin y al cabo, en esa pose parecía estar pidiendo que alguien lo pintara "como a una de sus chicas francesas". Su silueta fue comparada con un gráfico sobre la caída de la mayoría del Gobierno en dos años, que ha pasado de una ventaja de 17 escaños a una desventaja de 43. También se le ha comparado con Homer Simpson e incluso, en España, con Belén Esteban. Algunos de los tuits llevaban el hashtag #moggspreading, en referencia al manspreading (despatarramiento masculino en espacios públicos).

Excéntrico, tradicionalista y antieuropeísta

Hay más memes al final del artículo, pero antes queríamos ofrecer algo más de información sobre “el honorable caballero del siglo XVIII”, como se le apoda, según recoge The New York Times, por su estilo e ideas consideradas por sus críticos como anticuadas.

Este político británico nacido en 1969 (50 años) pasó de ser “un excéntrico diputado sentado al fondo de las bancadas conservadoras” a convertirse en 2018 en uno de los favoritos para suceder a Theresa May, según recordaba EL PAÍS en un artículo que le definía como “la caricatura que moldea el Brexit”.

La razón que impulsó su carrera política fue su apoyo al Brexit duro. Su postura en contra de la Unión Europea ha eclipsado desde 2016 otras ideas menos populares, como su oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo y al aborto en casos de violación.

De hecho, la foto fue tomada durante un debate sobre el Brexit. Sin embargo, durante el martes y el miércoles de esta semana, la oposición y 21 diputados conservadores rebeldes aprobaron una iniciativa que obliga al Gobierno británico a llegar a un acuerdo o buscar otra prórroga.

Aunque ahora Rees-Mogg se opone a un segundo referéndum, antes del primero defendía en el Parlamento la posibilidad de que se celebraran dos: “Podríamos tener dos referéndums. De hecho, tendría más sentido que se celebrara un segundo referéndum después de finalizar la renegociación”. Estas declaraciones se le recuerdan a menudo en redes.

A pesar de los rumores que apuntaban a que se iba a presentar a la sucesión de May, Rees-Mogg acabó apoyando a Boris Johnson, primer ministro desde julio, que lo nombró portavoz del grupo tory en el parlamento.

Nada más ser nombrado, envió una notificación a su equipo con algunas normas de escritura que van de la corrección a las manías personales, pasando por su preferencia por lo tradicional. Como, por ejemplo, evitar usar palabras como “muy” o “mucho”, no escribir “demasiados yo” y usar dos espacios después del punto, algo considerado obsoleto desde la introducción de los procesadores de texto en el siglo pasado. Otra norma: la imposición del uso de las medidas imperiales en los documentos (yardas, pies, pulgadas…).

Católico, con seis hijos, reconoció no haber cambiado un pañal en su vida. Tal y como recogía EL PAÍS, sus hijos disfrutan de la atención de la misma niñera que le cuidó de niño a él y a sus cuatro hermanos.

Rees-Mogg, exalumno de Eton como Boris Johnson y el ex primer ministro David Cameron, trabajó en banca privada, lo que le permitió ingresar una fortuna estimada en 100 millones de euros. La vocación le viene de niño: según The Guardian, con 12 años abroncó a los directivos de la General Electric por el despilfarro en dividendos. Su padre, William Rees-Mogg, estaba en el consejo de administración de la empresa. Antes, entre 1967 y 1981, William había sido director del diario The Times, y también se le recuerda como un decidido opositor a la Unión Europea.

Y, ahora sí, los memes del martes sobre su postura en el sofá:

Píntame como a una de tus chicas francesas.

Meme del día.

Me gustaría comentar algo a Westminster.

La muerte de cualquier tipo de credibilidad, por Petulancia.

Nadie te dijo que la vida iba a ser así [de la canción de ‘Friends’].

Ya que estás aquí...

... El Parlamento frena a Brexit sin acuerdo que perseguía Johnson. La propuesta obligará al primer ministro a buscar un pacto con la UE.

... Bruselas llama a empresas y ciudadanos a prepararse ante un Brexit sin acuerdo.

... El Gobierno español se reúne este jueves para revisar los planes de emergencia frente a un Brexit sin acuerdo.

... Amenazas y mentiras: el nuevo frente contra un Brexit desordenado tiene la posibilidad de conseguir un aplazamiento. Análisis de Lluís Bassets.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne