Boris Johnson veía más probable "reencarnarse en una aceituna" que llegar a primer ministro

El líder conservador británico también lo comparaba con la posibilidad de encontrar a Elvis en Marte

  • Comentar
  • Imprimir
boris johnson brexit
Boris Johnson en una visita a la ONG Fight for Peace, que ofrece programas educativos y deportivos a jóvenes.

Boris Johnson será el nuevo primer ministro británico, tras la renuncia de Theresa May en junio y después de imponerse en las primarias del Partido Conservador de este martes. Aunque era el favorito de los analistas y su nombre sonaba para liderar a los tories desde hace más de una década, Johnson daba a entender lo contrario en sus manifestaciones públicas.

“Mis posibilidades de llegar a primer ministro son las mismas que las de encontrar a Elvis en Marte o las de reencarnarme en una aceituna”. Así respondía a la pregunta de una lectora de The Independent en 2004, en la que se le preguntaba: “Admítalo: quiere ser primer ministro, ¿verdad?”.

Desde entonces, Johnson ha usado fórmulas similares para salir al paso cuando se le planteaba esta cuestión. Como, por ejemplo, en una entrevista que concedió a David Letterman en 2012, poco antes de los Juegos Olímpicos de Londres, ciudad de la que fue alcalde entre 2008 y 2016.

Allí repitió que tenía tantas probabilidades de ser primer ministro como de reencarnarse en una aceituna. Visto el éxito entre el público de la ocurrencia, el político conservador intentó añadir otra de sus comparaciones habituales (“quedar cegado por el corcho de una botella de champán”), pero Letterman le interrumpió antes de que terminara para decirle que “podría, si quisiera”. Johnson respondió que “hay límites a la credulidad de nuestro público”.

En otras declaraciones de 2012 llegó a unir unas cuantas más de estas comparaciones. Lo hizo durante el Hay Festival, un festival literario y artístico que se celebra cada año en Hay-on-Wye, Gales: “Como nunca me canso de decir, mis probabilidades de llegar a primer ministro son solo ligeramente mayores que las de ser decapitado por un frisbee, cegado por el corcho de una botella de champán, encerrado en una nevera o reencarnarme en una aceituna”.

Esta frase completa se está compartiendo en redes sociales gracias a una ilustración publicada por The Guardian en su cuenta de Instagram. El diario la publicaba después de saberse que Johnson será el nuevo primer ministro del Reino Unido.

Del dicho al hecho

Las declaraciones de Johnson no siempre concuerdan con lo que luego ocurre. Por ejemplo, entre 2011 y 2014 Johnson dijo al menos 17 veces que no se presentaría a las elecciones de 2015 al Parlamento británico. “No creo que haga ningún otro gran trabajo en política”, llegó a asegurar en una entrevista, refiriéndose al hecho de que por aquel entonces aún era alcalde de Londres.

Llegaron las elecciones y se presentó, compaginando su cargo de congresista con la alcaldía. Entre 2016 y 2018 fue ministro de Asuntos Exteriores, cargo del que dimitió por no estar de acuerdo con la postura del Brexit de Theresa May: le parecía demasiado blanda.

Johnson suele llamar la atención con sus declaraciones: muchos medios le han dedicado artículos recogiendo las más extravagantes. Como, por ejemplo, las siguientes:

- "Amo el tenis con pasión. Reté a Boris Becker a un partido y aceptó, pero no volvió a llamar. Apuesto a que podría hacerlo sudar" (Recogida por Reuters).

- "Amigos, como he descubierto yo mismo, no hay desastres, solo oportunidades. Y, de hecho, oportunidades para nuevos desastres. (Recogida por Reuters).

- (Sobre los burkas): "Es absolutamente ridículo que haya gente que quiera ir por ahí con la pinta de un buzón". (De un artículo del propio Johnson publicado en The Telegraph).

- "Creo que una vez me pasaron cocaína, pero estornudé tan fuerte que no me subió por la nariz. De hecho, podría haber sido azucar glasé". (Recogida por The Independent).

- "Mi estilo oratorio ha sido criticado nada menos que por Arnold Schwarzenegger. Fue un momento duro, amigos, ver cómo criticaba mi habilidad retórica un cíborg monosilábico austriaco". (Recogida por The Independent).

Aunque en ocasiones no le ha hecho falta hablar para que todo el mundo se fije en él. Como en un partido de fútbol amistoso y benéfico entre famosos ingleses y alemanes celebrado en 2006. Johnson tiró al suelo al exfutbolista Maurizio Gaudino en intento (creemos) de robarle el balón. The Telegraph dijo que el futuro primer ministro corría "como una cosechadora demente".

En 2015 hizo algo parecido en una visita a Japón. De acuerdo, en este caso era un partido de rugby. Pero su rival era un niño de 10 años.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne