Fotografía terapéutica: la moda de usar la imagen e internet para sentirse mejor

Para que una persona use la fotografía a su favor no hace falta ser profesional, solo tener una cámara entre sus manos

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Leticia Ruiz Rivera refleja cómo afectan las guardias de 24 horas al rostro de los profesionales de la sanidad
Leticia Ruiz Rivera refleja cómo afectan las guardias de 24 horas al rostro de los profesionales de la sanidad

Fotografiarse ante la enfermedad, el miedo, la angustia o los complejos puede ayudar a sentirse mejor, a tomar impulso para salir adelante, a ver algo que antes uno no veía o, también, servir de motivación para otros. "Para que una persona use la fotografía a su favor no hace falta ser profesional, solo tener una cámara entre sus manos. Un diario [fotográfico] te puede ayudar a entenderte, a verte en la realidad de tu momento", explica el experto en fotografía terapeútica David Viñuales

En ocasiones hay proyectos de este tipo que se viralizan en redes sociales, como La lucha de mi mujer con cáncer de mama, el testimonio fotográfico de una enfermedad. "Un amigo cercano me sugirió que colgara en internet nuestra historia y con permiso de Jen empecé a compartir algunas fotografías. La respuesta fue increíble. Empezamos a recibir emails desde todo el mundo. Algunos eran de mujeres que habían tenido cáncer de mama y a las que el coraje y la valentía de Jen servía como motivación. Una nos contó que había decidido enfrentarse a sus miedos y pedir cita para una mamografía. Y ahí entendimos que nuestra historia podía ayudar a otros. Lo más importante que pasó es que nuestra familia y nuestros amigos nos arroparon", recoge Angelo Merendino en su blog. Otro proyecto de gran percusión sobre cáncer de mama es el The Scar Project (Proyecto cicatriz) sobre las huellas físicas de la enfermedad y para plasmar que este tipo de cáncer "es mucho más que un lazo rosa".

"Proyectamos sobre lo que vemos (...) Empatizamos porque proyectamos sobre algo que nos llama la atención y atrapa nuestra sensibilidad", explica Viñuales, que trabaja en varios proyectos sobre salud mental. "Hay muchos casos similares: diarios fotografiados que te ayudan a entender lo que está pasando [ante determinada situación] y te puede permitir exteriorizar cosas que tienes dentro y que no puedes exteriorizar con palabras", añade.

Estos son algunos ejemplos:

La salud y la enfermedad

- Dualidades o la vida secreta de los bipolares.

La profesora de fotografía Liz Obert documenta en Dualities la vida íntima de los que, como ella, padecen un trastorno bipolar, un mal que afecta a millones de personas en todo el mundo. Entre ellos, el actor Robin Williams, fallecido el año pasado. “Hay mucho prejuicio con la bipolaridad”, lamenta Obert. “Puedes decir abiertamente en tu trabajo o a tus amigos que sufres otra enfermedad sin miedo a enfrentarte a su rechazo, pero cuando se habla de depresión o bipolaridad la cosa cambia. Además hay desconocimiento, la gente cree que vas desde muy deprimido a superloco. Hay muchas fases intermedias y hay medicación para tratarlas”.

- Urgencias, antes y después

De la serie Límites de Leticia Ruíz. Más fotos aquí

Con su proyecto Límites, la médica de familia Leticia Ruiz Rivera plasma cómo afectan las guardias de 24 horas al rostro de los profesionales de la Sanidad pública. Ruiz fotografió a los sanitarios antes de empezar su turno de 24 horas y un día después. Las imágenes reflejan las ojeras, el cabello despeinado, el estrés... “Ha sido como vomitar una situación que necesitaba echar fuera, reflejar como en un espejo todo lo que vivimos dentro de una guardia hospitalaria usando para ello el lenguaje fotográfico”, dice Ruiz Rivera. "Su objeto es un homenaje a mi trabajo como médico, a mis compañeros y a los pacientes que atendemos en esas horas de trabajo", señala.

- Olvidarse del cáncer por unos momentos

En la campaña de la Fundación Mimi titulada If Only For a Second (Aunque sólo sea un segundo) 20 personas que padecen cáncer se dejan maquillar, peinar y vestir de forma singular. A lo largo de este proceso, mantienen los ojos cerrados. Al abrirlos, su sorpresa es mayúscula. Un fotógrafo detrás del espejo captura ese instante mágico en esta campaña de finales de 2013.

- La cara real de los trastornos alimenticios

La barcelonesa Laia Abril presentó recientemente el último libro de su trilogía sobre los trastornos alimenticios. La serie comenzó con A Bad Day, un corto sobre el día a día de una joven con bulimia, al que siguió Theinspiration, un fanzine sobre las imágenes que se encuentran en las webs pro-ana (a favor de la anorexia). El tercer trabajo se titula The Epilogue y narra el entorno de Cammy Robinson, una enferma de bulimia, tras su muerte. “Hay más de cincuenta factores que pueden desencadenar un trastorno alimenticio. Hacemos mal al culpar o señalar sólo un aspecto como el familiar, la sociedad o la publicidad y la moda”, afirma Abril. “Sin duda, el incluir en los medios y en la vida pública a personas a las que se admire por sus logros en la vida y no por cómo son físicamente, es un aspecto clave para el cambio”. Hace unos meses compartía en su cuenta en Twitter el mensaje que recibió de una mujer que lucha contra la bulimia agradecía que le recordara que no está sola en la batalla. El vídeo está en inglés.

Atrapando la 'belleza real'

- Antes y después: meditar nos pone guapos

En su proyecto Antes y después, el fotógrafo Peter Seidler documenta cómo la meditación nos hace, literalmente, más guapos. Seiler retrató a los participantes de un retiro de un mes en California en su primer y último día. Son imágenes muy sencillas sobre fondo blanco de hombres y mujeres de todas las edades en los que parece haberse encendido una llamita, un algo que antes no se adivinaba. “Está claro que las personas que aparecen en cada uno de estos retratos han sufrido una importante experiencia transformadora. Que sea el público el que saque sus propias conclusiones”, dice Seidler. [Fotos aquí]

- Proyecto Nu: desnudos sin Photoshop

Mujeres anónimas de todo el mundo posan desnudas en la intimidad de sus casas sin que medie ningún tipo de Photoshop. Las imágenes de Proyecto Nu echan por tierra nuestros esquemas mentales sobre conceptos como la autoestima, la belleza o el pudor. "Las fotografías no dejan indiferente a nadie. Provocan y golpean nuestros esquemas mentales sobre conceptos como el pudor, la vergüenza, la autoestima o la belleza. Nuestra intención era generar un debate en torno a los estándares de belleza impuestos por las modas y destapar la violencia oculta que estos generan", escribe al respecto la revista Namasté, que recibió un aluvión de comentarios de sus lectoras sobre la iniciativa.

- Antes y después: los cánones de belleza en el mundo

La belleza es una cuestión cultural, como deja bien claro el experimento Antes y después de Esther Honig. La joven periodista envió su retrato a expertos en Photoshop de 25 países instruyéndoles para que retocaran su imagen hasta convertirla en un modelo que respondiera a los estándares de belleza del país de acogida. Su rostro se transforma, en ocasiones de forma muy burda, para ajustarse a la forma y color ideales de aquel rincón del mundo. “Photoshop nos permite obtener estándares de belleza imposibles, pero cuando comparamos estos resultados a una escala global, conseguir este ideal se convierte en algo todavía más difícil”, señala Honig en su web. [Más fotos, aquí]

- La belleza, cuestión de actitud

La gente puede aparecer extremadamente atractiva en condiciones correctas y dos segundos después transformarse en algo completamente diferente. Cuestión de actitud. “El cuerpo humano es una cosa extraña y hermosa”, dice Gracie Hagen, la autora del proyecto Illusions of the body, una serie con la que pone de relieve cómo la actitud lo es casi todo: misma persona, mismo lugar, pero diferente postura, y a la vista está el resultado. “La mayoría de nosotros sabemos que en los medios sólo aparecen las mejores fotos de las personas, pero a pesar de ello nos comparamos con esas imágenes. Nunca vemos esas fotos junto a aquellas en las que la persona no sale favorecida”. Este contraste nos ayudaría mucho, sostiene Hagen, porque los retratos que aparecen en la publicidad no son más que una ilusión que se construye a partir de iluminación, ángulos y Photoshop.

- La vida con obesidad

La fotógrafa estadounidense Haley Morris Cafiero se retrata en público con la intención de capturar las miradas fugaces que suelen dedicar los extraños a las personas que, como ella, padecen sobrepeso. Con este experimento, Wait Wachers, que quiere convertir en un libro, desea denunciar la manera que tiene la sociedad de juzgarlas. Haley asegura que no se siente ofendida por esas miradas, y señala que un canon de belleza es “algo ridículo” porque “nadie puede vivir conforme a él. Cada cual es hermoso por sus diferencias".

Los cambios tras la maternidad

- Un cuerpo bonito (tras dar a luz)

El proyecto Un cuerpo bonito recoge los retratos de más de 50 madres que muestran sus cuerpos serranos, sin retoques, poco después de dar a luz. “Avergonzar a las madres por no volver al estado anterior después del parto puede causar sentimientos de fracaso cuando ser madre ya es lo suficientemente difícil y cuando un gran número de nosotras ha vivido ya una vida de sentirse poco bella antes de dar a luz", dice la fotógrafa Jade Beall.

- Autorretrato documental: El nacimiento de mi hija

Con su autorretrato documental, sin Photoshop ni técnicas de manipulación de la imagen de ningún tipo, la artista Ana Álvarez Errecalde desafía las maternidades “de película” que muestran el cine y la publicidad. “En mi experiencia para parir me abro, me transformo, no soy objeto y sangro, grito y sonrío. Estoy de pie con la placenta aún dentro mío, unida a mi bebé por el cordón umbilical, decido cuándo hacer la foto y mostrarme. Soy protagonista. Soy héroe. Al parir quito el velo cultural. Mi maternidad no es virginal ni aséptica”, escribe Álvarez Errecalde en su web. También lo documentó en vídeo.

- El cuerpo tras la maternidad

La modelo holandesa Lara Stone posó desnuda, sin Photoshop, un año después de dar a luz a su bebé para denunciar la presión social y mediática hacia el cuerpo de las modelos y actrices, que a menudo se hacen cirugía en el mismo parto para borrar rápidamente las señales de su embarazo. “Todo el mundo tiene flacidez en los brazos, o el pecho caído. Es lo que hay. Y está bien, porque las cosas que las mujeres pueden hacer con su cuerpo son increíbles”, dijo la modelo a la revista System Magazine, donde salieron publicadas las fotos.

- La verdadera maternidad

Ser madre de un niño pequeño no es un camino de rosas. Esto es lo que muestra con humor la fotógrafa de San Antonio (Texas, EEUU) Anna Angenend. “Ser una mamá que trabaja en casa es una locura. Estoy atrapada en una burbuja con mi hija, y ya dudo de si estoy haciendo las cosas bien”, dice Angenend.

Recuperar (un poco) la fe en la humanidad

- La amabilidad de los extraños

Los sujetos del proyecto Touching Strangers, de Richard Renaldi, no se conocían de nada antes de que el fotógrafo les contactase de improviso por la calle para pedirles que se interactuasen entre ellos. Un trabajo que sirve para ilustrar las tesis, cada vez más extendidas entre los científicos sociales, que documentan las bondades de fiarse de los extraños. “Me sorprendió mucho saber que, si se lo pides, la gente es capaz de hacer cosas extraordinarias por ti. Esta es la principal lección: lo generosa que puede ser la gente”, dice Renaldi.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne