Maniac Mansion, Wolfenstein, Prince of Persia... 13 juegos retro a los que volver a jugar online

Archive.org sigue rescatando clásicos del ocio electrónico

  • Comentar
  • Imprimir

 La web The Internet Archive lo ha vuelto a hacer. Hace unos días subió a sus servidores más de 2.300 videojuegos MS-DOS que pueden jugarse de forma gratuita y desde el navegador. Clasicazos de ordenador como Wolfenstein 3D, SimCity o Maniac Mansion están disponibles para quien quiera jugarlos en esta página. Este paquete de videojuegos se suma a los más de 900 títulos de recreativa que inauguraron su Internet Arcade hace un par de meses

¿A qué puedo jugar?

El catálogo del Internet Arcade es perfecto para echar partidas a escondidas en la oficina, pero muchos de los juegos MS-DOS de Archive.org requieren más horas y dedicación. No se puede guardar partida, así que si quieres terminar uno de estos juegos, prepárate para echar la tarde. Estos son algunos de los títulos más apetecibles de la web:

1. Maniac Mansion. La primera aventura gráfica de Ron Gilbert, el padre de los míticos Monkey Island. Los juegos ‘point and click’ como éste han evolucionado desde 1987, pero los puzles y los chistes de Gilbert no envejecen.

Escena del juego donde ya aparece el carismático tentáculo (llegó a tener su propio videojuego).

2. Indiana Jones y la Última Cruzada. Otra aventura ‘point and click’ de Lucas Films Games. La aventura gráfica definitiva de Indiana Jones llegaría más tarde con The Fate of Atlantis, pero la adaptación de última entrega de la trilogía de Indy tampoco está nada mal.

3. Prince of Persia. Aunque tiene un ritmo bastante lento en comparación con los juegos de hoy, Prince of Persia plantea retos muy entretenidos. Hace 25 años que el juego salió a la venta y sus animaciones, que se realizaron con una captura de movimientos muy rudimentaria, siguen siendo maravillosas.

En este vídeo un tipo se pasa el juego entero en 10 minutos.

4. Leisure Suit Larry. Internet Archive aloja varias entregas de la saga de aventuras gráficas de humor guarro de Al Lowe. Larry es un cruce entre Danny DeVito y Woody Allen intentando ligar con supermodelos. Estos juegos son como chiste del perro Mistetas contado por un seductor científico.

5. The Oregon Trail. Un videojuego educativo que narra la historia de una caravana de pioneros estadounidenses viajando hacia el Oeste en busca de un nuevo hogar. Fue un superventas en su época y ha seguido editándose en muchas plataformas hasta la fecha. Su éxito fue tal que su habitual final "has muerto de disentería" se ha convertido en un meme recurrente entre los que tienen edad de haberlo jugado.

6. Wolfenstein 3D. Un juego que tiene como enemigo final a un Hitler robotizado gigantesco era alucinante en los años 90 y lo sigue siendo en 2015. Y punto.

7. SimCity. La primera versión del mítico simulador de Maxis ya ofrecía bastantes opciones de planificación urbanística, gestión pública y desastres naturales. El videojuego que Ana Botella nunca se atrevería a probar.

8. Dragon’s Lair. Animaciones de un exdibujante de Disney y escenas guionizadas en las que tenemos que machacar botones al ritmo que nos marca el juego. Dragon’s Lair tiene mucho encanto, pero no le da al jugador ninguna libertad. Si saliera a la venta hoy, muchos lo despellejaríamos vivo por esa razón.

9. Lemmings 2. La segunda parte del juego sobre suicidios en masa más cuqui que se ha hecho jamás. Lemmings es el videojuego que el líder de la secta suicida Templo del Pueblo nunca quiso pasarse. Los Lemmings no aprecian su vida y evitar que mueran es una tarea estresante, difícil y divertidísima.

10. Metal Gear. La primera entrega de la saga de Hideo Kojima apareció en 1987 en ordenadores y es mucho menos conocida que sus secuelas en tres dimensiones. Una oportunidad para intentar entender la locura de este genio japonés.

11. Dónde está Carmen Sandiego. Otro juego educativo inolvidable. La criminal Carmen Sandiego es mejor profesora de geografía e historia que muchos docentes de con carrera y oposición.

12. Centurion: Defender of Rome. Este juego de estrategia se publicó en 1990, antes de que aparecieran grandes títulos de este género como Age of Empires,Civilization o Starcraft. Combina estrategia por turnos y batallas en tiempo real.

13. Puzzle Bobble. En el catálogo de MS-DOS hay muchos juegos de disparos en primera persona, de estrategia y aventuras gráficas, pero también hay hueco para el arcade. El famoso Bust-A-Move, otro nombre con el que es conocido, es un ejemplo ejemplo estupendo.

¿Por qué están en internet esos juegos?

El objetivo es preservar el software antiguo para que no se pierda. Los videojuegos son sólo una parte de los programas que aloja Archive.org. Esta página sin ánimo de lucro lleva desde 1996 intentando convertirse en la gran Biblioteca de Alejandría de internet. Navegando por Archive.org puedes encontrar programas de radio y televisión antiguos, webs difuntas o manuales de videojuegos antiguos. A todo este contenido se han sumado recientemente los juegos y programas de ordenador.

Jaime González Soriano, experto en videojuegos ochenteros, lleva años dedicando parte de su tiempo libre a la preservación de juegos antiguos. Su especialidad es el Amstrad: “Tengo pasadas unas 1200 cintas, 1700 discos y un puñado de cartuchos”, explica por email, “También preservé en su día un buen puñado de juegos de Spectrum, y he volcado cosas de Atari 8 bits, Amiga, C64 y otros sistemas”.

¿Por qué es importante conservarlos?

“El software tiene un interés cultural equivalente al de las producciones literarias y audiovisuales”, comenta Jaime González, “De esto somos conscientes algunos usuarios, que llevamos realizando desde hace años esa tarea que correspondería a entidades públicas”. Según explica González, ningún organismo público en España o en Europa ha prestado atención a este asunto hasta hace unos años y la Biblioteca Nacional tiene lagunas importantes en este campo. En el mundo del cómic la situación ha sido parecida y muchas viñetas de periódicos de principios del siglo XX se conservan hoy gracias a los aficionados.

El sótano de Jaime González. Víctor Navarro

En los últimos años esta situación ha cambiado ligeramente gracias a proyectos como KEEP, una iniciativa financiada por la Union Europea. El proyecto KEEP ofrece cobertura legal ante posibles violaciones de derechos de autor, intenta unificar los criterios para clasificar el software y apoya el desarrollo de herramientas para digitalizar programas informáticos en soportes obsoletos, como los disquetes.

Que los juegos funcionen en el navegador, asegura González, es lo de menos. “Me parece que abandona el objetivo inicial de archivo y preservación”, afirma, “Además todavía no hay emuladores que funcionen perfectamente en una página web, y se desvirtúa bastante la experiencia. Esto debería servir para encontrar fácilmente un programa del que no recuerdas el nombre, pero no recomiendo a nadie que juegue en serio por este medio”.

¿Es legal?

Sí, la labor del Internet Archive es legal. Archive.org consiguió que la Oficina de Derechos de Autor de Estados Unidos modificara la ley de propiedad intelectual en 2003. Gracias a los cambios en la normativa, la web tiene derecho a digitalizar programas y videojuegos desde soportes obsoletos como cartuchos, disquetes y cintas. “Es vital archivar copias decentes porque los soportes magnéticos tienen una vida estimada de entre 10 y 30 años”, explicaban hace más de una década, “El Acta de derechos de autor digitales del milenio puede impedir el archivo de programas y juegos de ordenador antiguos”.

Iniciativas similares

Muchos aficionados a los videojuegos retro se han lanzado a realizar esta labor por su cuenta. “Hay compañeros que se han acercado a la preservación de software a través del coleccionismo”, explica Jaime González, “pero llega un punto en que la preservación deja de ser un apéndice del coleccionismo”. La gente comprometida con la causa respeta ciertas normas al digitalizar juegos y aprende técnicas de biblioteconomía y restauración. Incluso busca juegos en mercadillos, subastas y depósitos sólo para “salvarlos” y colgarlos en la Red.

También existen proyectos más grandes, como The Old School Emulation Center (TOSEC). Esta plataforma empezó a funcionar en el año 2000 y ya ha digitalizado más de 780.000 programas para cerca de 300 máquinas.

Fuera del mundillo del videojuego, hace unos días que Digital Comic Museum subió a sus servidores 15.000 tebeos clásicos. El medio es otro, pero la historia es la misma: no podemos permitir que pedazo de la cultura popular se borre para siempre.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne