Oda a aquellas horribles webs de los años 90

12 páginas atrapadas en el tiempo que nos hacen recordar nuestras primeras excursiones digitales

  • Comentar
  • Imprimir

Hubo un tiempo en el que siempre nevaba en internet. Antes de que el diseño web fuera una profesión, los más avispados en los años noventa empezaron a crear sus portales con nociones básicas de HTML. En esas páginas primigenias había algunos factores que se repetían, como el movimiento, los colores brillantes y las tipografías desenfadadas. El GIF era otra de sus banderas (nadie podía imaginar que más tarde se convertiría en la herramienta de comunicación que es hoy).

Teniendo en cuenta que la web se desarrolló entre 1989 y 1990, aquellos portales forman parte de su Edad Antigua, un tiempo en el que alojar una página en GeoCities era lo más habitual. El cese de este servidor en 2010 fulminó buena parte de la breve aunque vasta historia digital. No obstante, para los nostálgicos, hoy existe la herramienta Geocities-Izer, que transforma cualquier site actual en un compendio Geocitero. Este sería el aspecto de Verne si hubiéramos nacido hace 20 años.

Mejor nos quedamos con el diseño actual.

A continuación, os ofrecemos una selección de páginas que no han querido o no han sabido adaptarse a los avances del diseño y sirven para recordar cómo era navegar por esa época.

1. Si hay una página conocida actualmente por representar el diseño de aquellos días es la de Space Jam, probablemente -como lo fue la película en su momento- un invento vanguardista para el lejano 1996. Diez botones alrededor del logo del filme sobre un fondo estelar dominan la portada, con su oficina de prensa, su acceso a la tienda oficial, sus Así se hizo Eso sí, una vez que el internauta accede a cada uno de los apartados, el facepalm es inevitable.

2. No todas son tan longevas. Hace unos meses, las redes brindaron miles de visitas a la web del grupo de voluntarios de Protección Civil Jacetania, un canto involuntario a la morriña noventera. Para nuestro asombro, fue creada en 2013, cuando Kurt Cobain llevaba casi dos décadas muerto y en una época en la que gozamos de sencillas herramientas de diseño como Wordpress. No os perdáis la frenética cámara de fotos que da vueltas en la columna de la derecha. Lo suyo es paroxismo en forma de servicios (farmacias de guardia, información meteorológica, sísmica…). Eso sí, su contenido parece estar actualizado, algo que no todas las páginas punteras pueden garantizar.

3. Este otro portal asturiano no le va a la zaga. Su principal defecto es que es humanamente imposible descifrar desde la home cuál es su cometido. Entre sus desaforados GIF encontramos un señor al que se le sale el cerebro, que a su vez es acusado con el índice por otro señor de traje y corbata, mientras un tercer monigote se ríe leyendo la prensa. Debajo, un inquietante ojo que mira de un lado a otro, un comecocos, un smiley y, por supuesto, un duende que mueve los pulgares de los pies. Ni rastro del botón de inicio, primera lección de los maquetadores. Digamos que Dalí habría disfrutado navegando por ella. Nuestros respetos a su creador.

4. Esta otra tiene un nombre cuanto menos prometedor, Cloud 9 Walkers. Entendemos que se trata de una web de venta de caballos que, a pesar de este título, no son pegasos ni unicornios. Aunque algo de unicornio, por su ancestral disposición, sí que tiene la página. Fue creada (ojo, en 2011) por algún tejano que sigue soñando en Comic Sans y que carece de cualquier tipo de criterio para la selección y el tratamiento de imágenes. Eso sí, echó el resto en la accesibilidad a redes sociales con su descomunal botón de Facebook. Sin dejar el apasionante mundo de los corceles, esta otra de Colorado, que ofrece un fondo fantasía que más de uno habría deseado para su bitácora (ya que nos ponemos vintage, usemos esta palabra) allá por la prehistoria del HTML.

5. Probablemente, no hay nada más opuesto a la doctrina del feng shui que esta maravilla inclasificable. Jami Lin, la empresaria que posee el negocio, más que parecer una maestra de la decoración de interiores, se muestra a su público en pleno viaje lisérgico, o eso interpretará cualquier lector a tenor de la imagen que ha elegido para la portada. ¿Alguien en la sala capaz de confiarle la distribución de su casa a una entidad con tan disparatada tarjeta de presentación?

6. Además de por sus libros, George R.R. Martin, el creador de la saga Canción de Hielo y Fuego, es conocido internacionalmente por su vieja web. Mucha HBO, muchos millones de libros vendidos, pero la casa digital de su autor tuvo durante años un aspecto medieval. Hoy la ha mejorado notablemente pero sigue siendo inapropiada para uno de los escritores más leídos del mundo. Al bueno de Martin, entendemos, todo esto le importa tan poco como cargarse a sus personajes más queridos según se levante por la mañana.

7. El sector turístico debería saber que en el año 2015 un cliente potencial puede rechazar una oferta sin pensarlo si el site que la contiene es un desastre. Como esta de un hotel de Zurich en la que nos atropella un tren a la entrada, justo antes de que un recepcionista que mueve la cabeza nos invite a pasar. El puntero es una cabra con cara de jirafa cuyo cencerro suena cada vez que nos deslizamos por sus distintas secciones. El mismo recepcionista loco nos acompaña en nuestro recorrido por las habitaciones, maquilladas con los peores efectos de Photoshop.

8. Ni porque estemos en año de elecciones los funcionarios de los distintos organismos oficiales han logrado que las webs que gestionan sean hijas de su tiempo. Información apelotonada a más no poder, incontables fondos de colores, nula accesibilidad a los servicios... Son características habituales en portales como, por ejemplo, el del Ministerio de Sanidad. Os invitamos a preguntar a cualquier autónomo que se haya dado de alta recientemente si le resultó sencillo encontrar todo el papeleo necesario en los laberintos de la burocracia digital.

9. ¿Cómo hacer su Currículum Vitae atractivo? Nos preguntan desde curriculumweb.com. Oiga, ¿Y su web? Hace siglos se entregaron trabajos de instituto elaborados con el Amstrad con un diseño más esmerado que el de este portal. Gracias, pero ya nos encargamos nosotros.

10.- El viaje cósmico de heaven.internetarchaeology.org no dejará a nadie indiferente. La puerta que se abre en la parte inferior izquierda conducirá al lector al más allá de los peores recursos digitales. El cielo como un despiporre de gallos guitarristas, angelitos bailongos y astronautas. Todos esos recursos de lowfi que logran despertarnos ternura.

11. Eso, o nos hacen perder la cabeza, como logran los amigos de lingscars.com. La lista de anacronismos y meteduras de pata mencionados aquí y otros muchos más figuran en la que puede ser una de las webs más recargadas, desmedidas y horteras del mundo.

12. Y para terminar, dos bonus track: este portal que resume todo lo que hemos abordado en el artículo, una web humorística que se define como la peor web del mundo, con todos los errores posibles; y la inolvidable web ficticia -aunque visitable- que el hijo de Walter White diseñó con el fin de pagarle un tratamiento a su padre en Breaking Bad. Toda una oda al diseño más agreste y que en el fondo, muy en el fondo, nos gusta.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne