15 cosas que viviste si estabas en las acampadas del 15M

“De noooorte a sur, de eeeeste a oeste, la luuuucha sigue, cueste lo que cueste”

  • Comentar
  • Imprimir
Mensajes en la Puerta del Sol
Mensajes en la Puerta del Sol.

Aunque todo empezó el 15 de mayo de 2011, el 15M se refiere a algo que duró muchos más días. Una especie de fenómeno y sentimiento de comunidad que llevó a miles de personas a las calles de España para mostrar su indignación. La Puerta del Sol fue el centro neurálgico de las protestas, que para unos duraron unos días y para otros casi tres meses. En todo ese tiempo, miles de personas pasaron por las plazas y vivieron, al menos, estos 15 momentos.

1. Dormiste poco. Puede que fueras de los que cogió saco de dormir y esterilla y se fue a acampar a la plaza, lo cual justificaría tu falta de sueño. Pero no hacía falta llegar a tanto. La Puerta del Sol empezaba a animarse a partir de las 8 de la tarde, cuando la gente salía de trabajar y nadie se iba hasta bien pasada la medianoche. Podías adivinar si alguien de la oficina también había estado la noche anterior porque tenía tu misma cara de sueño.

2. Aprendiste que podías hacer algo manual, como una pancarta, y que existen profesionales de las acampadas que con un trozo de tela y una cuerda son capaces de levantar una jaima como la de Gadafi en menos de 10 minutos.

3. Descubriste que podía haber comisiones y grupos de trabajo de todo tipo. Las comisiones eran grupos de personas especializadas en un tema que trabajaban poniendo en común ideas. Las había más convencionales como legal o informática y otras más "innovadoras" como la de megafonía, amor y espiritualidad y huerto. Lo cierto es que en las acampadas se podía hacer de todo, además de hablar de política: preparar comida para el campamento, llevar a los niños a la ludoteca o recibir un taller de reiki.

4. Pasaste tantas horas viendo el anuncio de Paz Vega para una marca de champús que colgaba de una de las fachadas de los edificios que podrías dibujarlo con los ojos cerrados.

5. Alucinaste al encontrarte con tu compañero -ese que pensabas que solo iba a actos masivos cuando acudía a un partido de fútbol-, con el moderno de tu trabajo y ¡con tus padres!

6. En una época en la que no usábamos WhatsApp y Twitter estaba en plena explosión, maldijiste tu conexión 3G porque no podías subir a las redes las fotos de ese momento histórico.

7. Seamos realistas: en algún momento te preguntaste si todo aquello iba a servir para algo.

8. Seamos realistas II: también hubo momentos en los que te pareció que la gente hablaba demasiado y te apetecía irte a un bar con tus amigos.

9. Tuviste un fuerte debate con tus colegas y contigo mismo sobre si era o no conveniente beber alcohol en esos días en Sol, a veces con una cerveza en la mano. Recuerdas esa pancarta que decía: Revolución no es botellón.

Toño Fraguas

10. Coreaste lemas como “No es una crisis, es una estafa” y “Esta crisis no la pagamos”. Todavía te preguntas quién se inventó ese tan complicado en el que siempre te perdías: “De noooorte a sur, de eeeeste a oeste, la luuuucha sigue, cueste lo que cueste”.

11. Añadiste a tu vocabulario términos como PPSOE, grito mudo, asamblea y compañeros y compañeras.

12. Aprendiste a aplaudir así.

13. Desarrollaste un sentido de la orientación alucinante que te permitía salir de la multitud para comprar una botella de agua y regresar donde estaban tus amigos. Eso sí, tuviste que ir aprendiendo porque el primer día se te ocurrió quedar en lugares como “la farola de la izquierda de la fuente”.

14. Viste a algún famoso que se unía a la causa (¿o estaba subiéndose al carro?).

15. Todavía te emocionas cuando ves esta foto:

Sol, a tope. Álvaro García

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Comentar Normas

Entra en El País para participar

Lo más visto en Verne