Cómo se han planteado la jornada de reflexión los partidos en las redes sociales

La ley electoral no recoge qué se puede publicar en internet un día antes de ir a votar

La estrategia de comunicación digital de los partidos es variada

  • Comentar
  • Imprimir
Concentraciones en las calles aledañas a la plaza de Sol (mayo de 2011)
Concentraciones en las calles aledañas a la plaza de Sol (mayo de 2011).

A partir de las 00.00 de la noche del viernes comienza la jornada de reflexión en España. Cuando el reloj marcó esa hora entró en vigor el artículo 53 de la ley electoral de 1985: no se puede hacer propaganda política ni pedir el voto o se estaría incurriendo en un delito electoral sancionable. Lo que no especifica esta norma es qué sucede en internet, cómo deben comportarse los partidos políticos y organizaciones en las redes sociales. Y tampoco explica qué pueden publicar los usuarios en la red antes de ir a votar. Entonces, si el sábado se comparte, por ejemplo, un meme político, ¿qué puede pasar?

"Existe un vacío legal", explica a Verne Pablo Simón, Doctor en Ciencias Políticas por la Universitat Pompeu Fabra y miembro del colectivo Politikon. En enero de 2010, durante la última reforma de la ley electoral (Loreg), ningún partido vio la necesidad de cambiar las restricciones temporales (un fenómeno que no existe en todas las democracias), ni de incluir excepciones para internet. "La ley ha perdido sentido por el cambio tecnológico", apunta el experto. Las sanciones que se establecen en caso de incumplir la ley son de difícil aplicación en la red. Los que hoy finalmente no protesten en las calles por miedo a represalias tras la suspensión de la Junta madrileña a la concentración convocada por el 15M, podrán hacerlo en internet.

"Los partidos no pedirán el voto, pero continuarán con los memes, las fotografías o algunas estrategias de campaña sin temor a posibles sanciones de la Junta Electoral porque es muy difícil controlar, por ejemplo, a un ejército de bots [perfiles programados] que repliquen sus mensajes sin dejar rastro", apunta el experto.

En 2011, el último gran año electoral marcado por el nacimiento del movimiento 15M y las manifestaciones que se convocaron para la jornada de reflexión, Pedro Sánchez, en aquel momento coordinador adjunto de la campaña del PSOE, ya apuntaba hacia la pérdida de importancia de las horas previas al voto en una entrevista en El País: "Vivimos en la sociedad de la información y recibimos cientos de mensajes políticos a diario. Por eso esta jornada ha perdido un poco de valor". Un debate que desde entonces no ha dejado de plantearse.

La doctrina de la Junta Electoral Central, encargada de velar por el cumplimiento de la ley, especifica que "todas las prescripciones electorales son aplicables cuando se empleen las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación electrónicas". Pero esas restricciones afectan solo a "los candidatos así como a las formaciones políticas, coaliciones electorales o agrupaciones electorales, respecto a los sistemas de información y de comunicación electrónicos que se encuentren directa o indirectamente bajo su dependencia". Entonces, las cuentas, los blogs y las webs de las formaciones podrían incluirse en esta prohibición, pero al mismo tiempo esos candidatos o cargos públicos podrían alegar que son meros ciudadanos.

Este organismo supervisor poco puede hacer si durante la jornada el flujo de mensajes en la red no se para. "El coste de perseguir a un usuario que cuelga un vídeo en YouTube que se viraliza no compensa", asegura Simón. "Se tendría que destinar una policía informática a perseguir y analizar millones de perfiles". Por esta razón, el experto considera muy complicado que una futura reforma de la ley pudiera controlar internet durante un día así.

Qué van a hacer los principales partidos

Cuatro años después de las últimas elecciones, nuevas formaciones redibujan el paisaje político y amenazan el bipartidismo español. Los partidos recién nacidos han encontrado en las redes sociales las herramientas para llegar a los ciudadanos cuando el presupuesto no alcanza, en especial a los jóvenes. "Este grupo de población es el que más usa internet y el que, al mismo tiempo, se ha convertido en la base de votantes de los nuevos partidos políticos", dice Simón. Además, en palabras del experto, "tienen un mayor riesgo a la desmovilización, se abstienen más en promedio". Por esta razón, Podemos y Ciudadanos, o plataformas como Ahora Madrid y Barcelona En Comú, son conscientes de que tendrán que jugar sus bazas digitales hasta el último minuto. Incluida la jornada de reflexión.

"En política existen cuatro estrategias para hacer campaña: movilizar, desmovilizar, reforzar o trata de convertir a un votante", explica Simón. Las redes sociales, según el politólogo, sirven para movilizar y reforzar. El experto, augura, siempre según su intuición, un día de mensajes negativos y de llamada a la participación en busca del cambio. "Son mecanismos de autorrefuerzo", pero con réditos limitados si se tiene en cuenta la brecha tecnológica y la sobrerrepresentación en internet de los nuevos partidos políticos.

El viernes consultamos a los partidos políticos qué estrategia van a seguir durante estas horas de reflexión:

- Ciudadanos: "Se van a parar todas nuestras redes sociales", explican desde el partido.

- UPyD: "Apostamos por un perfil bajo, si los candidatos quieren compartir en sus cuentas cómo pasan el día podrán hacerlo. No se pedirá el voto", dicen en la formación.

- PSOE: "Nos regiremos por las normas", cuenta Álvaro Gil, responsable de comunicación digital. "No podemos plantear los mismo mensajes que en días anteriores. La militancia y los simpatizantes podrán mover imágenes, vídeos y hashtags. Los candidatos pueden compartir lo que hagan durante el día, no se le ha dicho a un candidato lo que puede hacer porque las redes sociales son herramientas de comunicación social. No se trata ni de parar ni de activar las redes, sino de ser respetuosos con la legislación y el votante".

- Ahora Madrid, plataforma que ha impulsado su campaña a través de las redes sociales y el apoyo ciudadano por falta de medios económicos. "Planteamos una actividad media: se compartirán fotos, canciones y un hashtag que llame a la participación de los usuarios", dicen.

- PP: "Respeto a la ley, no se enviará ningún mensaje de tipo político", se limitan a especificar.

- Podemos: "Bajaremos la actividad a menos que haya algo importante que comunicar", explica Eduardo Fernández, responsable de redes. "Hemos repetido esta consigna a todos nuestros círculos, somos conscientes que con el crecimiento que hemos tenido en redes y el número de cuentas que aún nos queda por validar, no podemos garantizar al 100% que todos los perfiles lo cumplan".

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne