6 consejos de Un pingüino en mi ascensor por si te quedas atrapado como Iglesias y Colau

  • Comentar
  • Imprimir
Al principio sonreían.
Al principio sonreían..

*Líder e ideólogo de Un pingüino en mi ascensor.

En su día, un grupo de diputados del PP. Ahora, Pablo Iglesias, Ada Colau y su equipo. Está visto que los políticos tienen una especie de magnetismo inverso con los ascensores que les hace especialmente propensos a quedarse atrapados en ellos. Como experto en la materia, me permito darles unos cuantos consejos:

1. No busques culpables. Es humano hacerlo, pero empezar a calcular el peso de cada uno de tus compañeros de ascensor y cotejarlo con el límite que marca el aparato no conduce a nada. Los dos vais a mentir: ni tú pesas tan poco como declaras ni el ascensor aguanta tantos kilos como pone en el cartelito.

2. Canta. La música de ascensor – esa especie de mix entre banda sonora de peli porno y tono de espera de Movistar - no es un género especialmente indicado para tranquilizarte, así que recomiendo crear tu propio hilo musical. Obviamente, nuestro hit del año 88 es una buena opción. Pero hay más. El primer éxito de Luz Casal, sin ir más lejos. Ella reniega un poco de este temazo, pero desde mi punto de vista, es de lo mejorcito de su repertorio.

3. Limpia el móvil de basura. Hay bastantes posibilidades de que no tengas cobertura, así que no vas a poder entretenerte mirando Twitter, Facebook o Instagram. Pero sí puedes aprovechar para liberar memoria borrando los cientos de memes que te han enviado tus amigos por WhatsApp. Tuvieron gracia en su momento. Ahora ya no.

4. Olvida todo lo que has visto en las películas. No eres Bruce Willis. Salir por el techo no es buena idea.

5. ¿Sexo? ¿Porqué no? Al fin y al cabo, como señalamos en el consejo número 2, el apoyo musical ya lo tienes. Si estás con más gente, puede ser un momento estupendo para descubriros íntimamente y probar esas posturas imposibles que nunca practicas por falta de tiempo y sobra de espacio.

6. Grita. Hay un timbre de alarma pero cuánto más exageres lo desesperado de tu situación, más rápido vendrán a buscarte. Cosas del tipo “Dios mío, vamos a morir todos” o “Ada Colau ha roto aguas” pueden funcionar.

En fin, no sé, tal como están las cosas, tal vez los fabricantes de ascensores deberían plantearse retocar el cartelito ese de la mamá y el niño en el que pone “Impida que los niños bajen solos” añadiendo “y los políticos también”.

Sigue leyendo: Pablo Iglesias se queda atrapado en un ascensor con Ada Colau y lo tuitea

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne