¿Es mejor la playa o la piscina? Guía definitiva para ganar la discusión

  • Comentar
  • Imprimir

¡Ya está aquí el verano! Los bañadores, las sombrillas de flores… y también la misma discusión de terraza de todos los años: ¿es mejor la playa o la piscina? Cuando sale el tema, parece que cada uno lleva la respuesta en su código genético, y defiende lo suyo con uñas y dientes. Y es que es difícil convencer a los que son de arena de las ventajas de tirar la toalla sobre el césped. Y pasa lo mismo a la inversa. En Verne nos hemos propuesto que este verano la discusión no quede en tablas. Por eso te damos los argumentos definitivos para que consigas convencer a tus contrincantes de cuál es el mejor lugar en el que pasar el verano en remojo. Team Playa o Team Piscina, ¡tú eliges de cuál eres!

TEAM PLAYA TEAM PISCINA

1. Te puedes enterrar de cuerpo entero en la arena. Puedes hacer castillos de arena, albóndigas y un hoyo hasta que encuentres agua.

1. Cuando vuelves a casa después de todo un día de piscina, no tienes arena hasta dentro de las orejas.  
2. Nadas hasta las boyas y, cuando vuelves a la toalla y miras hasta donde llegaste, te sientes como si fueras David Meca.  

2. Te propones un número de largos. Cuando vuelves a la toalla calculas los metros que has hecho, te sientes como si fueras David Meca.

3. El bronceado en la playa lo pillas sólo por estar por allí, sin esfuerzo. Y dura más. 

3. El bronceado que más dura es el de la piscina porque puedes ir durante todo el verano aunque sea después de trabajar, no hace falta estar de vacaciones.

4. Aunque el agua esté fría, de vez en cuando viene una corriente de esas calentitas.

4. Por muy fría que esté el agua, nadas un rato y se te pasa. Porque en la piscina puedes nadar, pero de verdad, sin resacas.  

5. El agua está limpita porque se mueve todo el tiempo. Además, tiene sal, que es buena para la psoriasis y para todo.  

5. El agua está limpita porque el socorrista se encarga de pasar la red cada dos por tres.
6. Los de la playa juegan a las palas, al futbito y al vóley playa que te mueres.  

6. Los de la piscina juegan al mus, a policía y ladrón y al cinquillo que te mueres.  

7. Nada como meterte en el agua, hacer el muerto y dejar que te lleve la corriente. 

7. Nada como ponerte donde están los chorritos y darte una buena sesión de hidromasaje en la espalda. 

8. Puedes meterte con tu pareja en el agua y comeros a besos con sabor a sal.  

8. Podéis poner las toallas detrás de un árbol y comeros a besos a la sombra.  

9. Puedes perseguir cangrejos, coger erizos de mar y pescar pulpos en las rocas. 

9. Puedes buscar tréboles de cuatro hojas, cazar mariposas y coger bichos-bola que se hacen bola en tu mano.  

10. Trabajas la tripita a golpe de olas. Si recibes las marejadas con los abdominales duros, acabarás las vacaciones con un vientre plano de revista.  

10. En la piscina trabajas mucho los bíceps al salir del agua apoyándote en el bordillo. Al final del verano, seguro que puedes ganarle a un pulso a todos los de la playa.

11. En la playa das un paseo a última hora de la tarde por la orilla. Si llevas a alguien de la mano, +1000 puntos.  

11. En la piscina puedes pegarte un baño a última hora, cuando ya no queda nadie y es toda para ti.  
12. Pocas cosas hay en la vida más placenteras que echarte unas risas con los colegas bebiendo cervezas mientras ves como el sol se mete por el mar.   12. Nada más práctico que un vestuario en el que ducharte, cambiarte, secarte el pelo y salir listo para terracear con colegas sin pasar por casa.  

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne