Vivo en Barcelona y trabajo en Londres (bueno, a veces)

Todo comenzó con un post en mi blog en el que hice cálculos y vi que saldría más a cuenta

  • Comentar
  • Imprimir
Seis de la mañana. Aeropuerto de Barcelona. Sam Cookney inicia su jornada de trabajo
Seis de la mañana. Aeropuerto de Barcelona. Sam Cookney inicia su jornada de trabajo

Hace casi dos años ya, escribí un post en mi blog explicando (a modo de broma) que con lo que valen los alquileres ya en Londres, me saldría más barato vivir en Barcelona, y volar ida y vuelta a Londres cada día. Incluso alquilando un piso de tres habitaciones. La historia se volvió viral, tocando la frustración de tanta gente frente a unos costes de vivir enormes, y a la vez el sueño de una vida mejor al sol.

Dos años más tarde me encontré en la posición de tener que cambiar de casa. Los alquileres en ese tiempo habían subido de alrededor de 10-20%, y me puse a pensar en su aquella idea del blog había sido tan loca. Al final, ideé un plan que me dejaba vivir en Barcelona, volver a la oficina en Londres varias veces al mes, e incluso ahorrar un poco de dinero – eso sí, con un piso de dos habitaciones en el centro de Barcelona, comparado mi vida anterior de una habitación en un piso compartido en las afueras de Londres. Un amigo que trabaja en The Daily Mirror me hizo una pequeña entrevista. De ahí cogieron la historia The Lad Bible y Buzzfeed.

Al contrario de lo que han comentado algunos periódicos, no, ¡no voy y vuelvo en el mismo día, cada día a Londres! Comparto mi tiempo entre las dos ciudades (pero con mucho más tiempo aquí en Barcelona), y trabajo desde aquí el resto del tiempo. Trabajo para una compañía de redes sociales, formando a clientes, y puedo hacerlo desde casa o un coworking.

Cuando voy a Londres, me levanto a las 4:30 h. (que es duro, sí, pero no tanto como me temía), estoy en el Aerobus a las 5, y en el Prat sobre las 5:30 h. El vuelo sale a las 7, y con la hora de diferencia, estoy en Gatwick sobre las 8. Suelo llegar a mi oficina (con un fuerte café y bocadillo de bacón) a las 9h30. Son cinco horas; antes tardaba dos horas al día de puerta a puerta.

Amanecer sobre el aeropuerto de Barcelona esta mañana, a las 6:15h. Todos los Vueling aparcados.

Anoche, cuando nos aproximábamos a Barcelona.

No suelo volver el mismo día, aunque pasará. Un amable amigo de Londres tiene una cama libre. Cuando regreso a Barcelona, suelo estar en casa sobre las 23 h.

La decisión de elegir Barcelona fue muy fácil. Pasé un año aquí hace 10 años, y desde entonces he vuelto bastante en vacaciones. Sigue siendo mi ciudad favorita del mundo, así que ni me lo pensé cuando se me ocurrió la idea.

En cuanto a mis amigos y familiares, algunos están sorprendidos. Tras mi primer blog, todos sabían de mi plan, pero hubo bastante sorpresa cuando supieron que lo iba a poner en práctica. Dado que ya tienen una habitación en Barcelona para quedarse, no he recibido muchas quejas…

Barcelona a las seis de la mañana. Parece que haya sido hace mucho tiempo. Ahora, a relajarse con una cena de cumpleaños con filete.

Día de locos. Aquí tenéis un selfi en el vuelo de vuelta a Barcelona. (PD: Sigo soltero)

Un recordatorio de los puntos clave, periodistas. 1. Viajo con regularidad de Barcelona a Londres. 2. Sigo soltero.

Fiestas casuales en la calle con DJs y grupos por toda Barcelona anoche. La ciudad siempre sorprende.

La Rambla despertando lentamente.

Conozco alguna gente aquí ya, pero es una ciudad muy amable, y creo que es bastante fácil hacer amigos aquí. (Dicho esto, no he tenido mucho éxito hasta ahora en Tinder, así que estoy disponible para citas en la ciudad…). Para mí, Barcelona tiene de todo –mar, montaña, historia, cultura, gastronomía, vida nocturna–, así que me encanta.

Ahora que vivo aquí, ya entiendo las quejas sobre el número de turistas y el comportamiento de algunos de ellos. Barcelona es una ciudad pequeña (sobre todo el barrio gótico), y en estos momentos la ciudad está a tope con turistas. Antes era divertido dar un paseo por la Rambla el fin de semana, pero ahora para mí es una zona no-go.

Día de puertas abiertas en el Palau de la Música Catalana con el coro femenino. Menudo edificio. #DiadelaMusica

Domingo por la tarde.

Hasta ahora, todo ha salido sorprendemente fácil. Pensé que los viajes iban a ser muy duros, pero la verdad es que todo ha ido bien y sin problemas. Algunos periódicos me han preguntado cuales son las desventajas de mi decisión y nueva vida, ¡y la verdad es que no veo ninguna! Sí que hay cosas (y personas) que echo de menos de mi país, pero de momento estoy muy contento con mi decisión.

De hecho, bastante gente ya me ha dicho que le gustaría hacer algo parecido, dada la situación actual en Londres. No sé hasta cuándo seguiré viviendo así, pero de momento, me lo estoy pasando muy bien. Y si me veis por una terraza en Barcelona, ¡no dudéis en decir hola!

 

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne