Analizamos 6 tópicos sobre las elecciones

¿De verdad la lluvia puede afectar a nuestro voto?

  • Comentar
  • Imprimir
Según 'Futurama', todos los políticos son iguales. O, al menos, extremadamente parecidos
Según 'Futurama', todos los políticos son iguales. O, al menos, extremadamente parecidos

En época de elecciones, todos nos dejamos arrastrar a algún debate de barra de bar y soltamos más de una frase sin estar muy seguros de si es cierta o no, solo porque la hemos oído decenas de veces. ¿Es verdad, por ejemplo, que la abstención beneficia a la derecha? ¿O que el voto en blanco ayuda a los partidos grandes? Como podemos ver en esta lista, algunos de estos tópicos son ciertos, otros nunca lo fueron y unos cuantos están cambiando debido a la irrupción de las nuevas fuerzas políticas.

1. La abstención perjudica a la izquierda. Tradicionalmente, esto ha sido así, pero ya no tanto. Como explica Fernando Vallespín, catedrático de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid, “la izquierda está muy movilizada” y la clave está sobre todo en si los jóvenes votarán tanto como en diciembre. Este voto joven beneficia a los nuevos partidos y, en especial, a Podemos.

María Ramos, investigadora en la Universidad Carlos III de Madrid y editora de Politikon, también recuerda que la mayor participación no siempre ha perjudicado a la derecha, (en 1996, el PP ganó con una participación muy alta). Y añade: “No se pueden establecer relaciones causales, y habría que entrar en varios mecanismos explicativos”. Los votantes pueden verse motivados a votar si consideran que su voto puede ser decisivo, por ejemplo.

2. El voto al PP es más fiel. “Ahora mismo hay dos partidos con una lealtad muy alta: Podemos y el PP”, explica Vallespín, que apunta que en el PSOE y Ciudadanos hay más indecisos. Los socialistas podrían perder votos hacia cualquiera de los otros tres partidos, mientras que los votantes de Ciudadanos podrían optar finalmente por PP o PSOE.

Ramos coincide en que los votantes del PP siguen siendo muy fieles: más del 70% repetiría su voto, según los datos de la encuesta del CIS publicada en junio. El dato ha crecido (en las autonómicas de 2015 solo era del 50%), pero porque “el PP ha perdido muchos votantes (3 millones desde 2008) y los que se quedan son el ‘núcleo duro’”.

En cuanto a Podemos, Ramos añadía un matiz en un artículo publicado en Politikon: los votantes de Izquierda Unida “son ahora menos partidarios de votar a Podemos que los de las confluencias”.

3. El voto en blanco beneficia a los partidos grandes. Según recuerda Ramos, “el voto blanco (a diferencia del nulo) se considera válido y, por tanto, sirve para tener en cuenta la barrera legal del 3%”, que es el mínimo para poder acceder al reparto de escaños. Es decir,“si hubiera muchos votos en blanco, los partidos necesitarían muchos más votos para superar esa barrera”, lo que beneficiaría a los más votados.

Sin embargo, Ramos también recuerda para conseguir un escaño los partidos suelen necesitar más de un 12-15% de los votos de una circunscripción. “El voto en blanco nunca es tan alto y en la práctica es simplemente como votar a un partido pequeño que no obtiene representación”. Las consecuencias son excepcionales, como cuando en 1993 el CDS no obtuvo su escaño en Madrid al no llegar a ese 3%, tal y como recordaban en Magnet.

4. El clima afecta a la participación. En España, la lluvia supone “una disminución de la participación inferior a medio punto porcentual. Lo suficiente para que pueda bailar algún escaño, pero no lo suficiente para que se produzca un gran cambio con respecto a cuando no llueve”, explica Joaquín Artés, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y autor de un estudio sobre el efecto de la lluvia en las elecciones municipales entre 1987 y 2011, que está en línea con otros estudios en Europa y en Estados Unidos. Eso sí, lo que no se ha estudiado es el efecto del buen tiempo, tanto a favor como en contra de la participación.

5. El PP recoge el voto de la ultraderecha. Si el 1 es la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha, “un 5% de los votantes del PP se ubican a sí mismos en el 10, y en torno a un 8% en el 9”, explica Ramos, que añade que “el PP es el único que recoge a ese tipo de votantes”. Vallespín recuerda que en las pasadas elecciones, “Vox pareció disputar el espacio de extrema derecha, pero visto que este voto no sirvió para nada, es muy probable que vuelva al PP”.

6. Las encuestas siempre se equivocan. Según Ramos, las encuestas “aciertan bastante en porcentaje (sobre todo a medida que se acercan el día de las elecciones), lo que es más difícil es acertar escaños”, sobre todo porque en los distritos pequeños y medianos “el último se puede dirimir por pocos votos”. Vallespín añade que en estas elecciones se puede tener en cuenta “el recuerdo de voto” en lo que atañe a los partidos nuevos, por lo que es más fácil hacer pronósticos a partir de las respuestas de los encuestados. Eso sí, “hay un 32% de indecisos”, una gran parte de los cuales podría decidirse el mismo 26J.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne