Los fans de una youtuber británica preocupados por posible maltrato movilizan a la policía

Durante los últimos días se ha especulado sobre la posibilidad de que hubieran secuestrado a Joyce o que tuviera un problema de drogas. La policía confirma que acudió a su casa por la "preocupación ciudadana"

  • Comentar
  • Imprimir
Uno de los vídeos recientes de Marina Joyce
Uno de los vídeos recientes de Marina Joyce

Desde hace unos días, los seguidores de la youtuber británica de moda Marina Joyce están preocupados. En algunos vídeos parece asustada, con moratones, más delgada que hace unos meses… Muchos temían que alguien la hubiera secuestrado, la estuviera maltratando y controlara el contenido de sus vídeos y de sus redes sociales. También se ha especulado con la posibilidad de que Joyce tuviera un problema de drogas. En Twitter, esta preocupación se ha compartido con la etiqueta #savemarinajoyce (salvad a Marina Joyce), que también ha usado la policía para tranquilizar a los fans tras acudir a visitarla.

En esta web se recogen algunas de las situaciones y escenas que han llevado a que muchos se preocuparan por la youtuber de 19 años. En el segundo 0:13 de este vídeo susurra, según teorizan, “help me”; en el minuto 1:04 de este otro vídeo se ven moratones en su brazo, y en esta publicación se repite, respira muy rápido y parpadea más de lo normal. En un tutorial de maquillaje, algunos han visto una escopeta en su dormitorio.

La cosa ha llegado al punto de que su propia madre ha tenido que contestar al mensaje de otro youtuber y amigo, Karim Abridged, que publicó las respuestas en Twitter (con su permiso). “Sí, sale y ha habido problemas -dice la madre-, pero lo tengo bajo control. Ya me entiendes. Es un poco vulnerable, eso es todo, y la cuido en todos los aspectos”. También explica que ese famoso susurro del segundo 13 es ella hablando.

El manager y youtuber Craig Dillon también ha entrado en el tema: “Dejad de preguntarme por Marina Joyce, tiene un problema de drogas desde hace años, todos hemos intentado ayudar, #savemarinajoyce, pero no lo acepta”.

La propia Joyce ha contestado, pero muchos no creen lo que escribe: “Esto es muy dulce, chicos, pero estoy bien, en serio <3. Os quiero mucho a todos”. Incluso ha anunciado un directo para este miércoles a mediodía. (Actualización: lo hizo, asegurando que se encontraba bien). Sus seguidores siguen esperando una explicación a los moratones y desconfiando de una cuenta que temen que esté controlada por su supuesto maltratador.

La cosa ha llegado hasta el punto de que la policía de Enfield, Reino Unido, ha ido a casa de la youtuber: “Agentes han visitado a la usuaria de YouTube Marina Joyce. Está a salvo y bien”. Este tuit publicado la mañana del miércoles se compartió más de 5.000 veces en las primeras cinco horas, pero no ha calmado a todos los seguidores de Joyce, que quieren más pruebas, además de cerciorarse de que la policía no se ha limitado a llamar a la puerta, preguntar e irse. La policía británica ha confirmado a Verne que la visita se debió a toda esta "preocupación ciudadana".

No han sido pocos quienes en Twitter han visto todas estas elucubraciones como una serie de teorías de la conspiración que sin apenas pruebas saltaban a las conclusiones más terribles. Por ejemplo, aparecía un chico a su lado en una foto y algunos fans decían que tenía cara de maltratador. Muchas de estas teorizaciones son ejemplo del sesgo de confirmación, por el que solo hacemos caso a los datos que confirman nuestra teoría, desechando los que la contradicen o la ponen en duda. Además y por otro lado, otros también sugieren que todo podría ser un montaje de la propia Joyce.

Abridged ha expresado su malestar por el hecho de que tanta gente se esté inmiscuyendo en la vida privada de otra persona: "No tenemos derecho a compartir la vida y los problemas de alguien. Esto no es un maldito programa de televisión, es la vida de la gente".

Puede que se haya exagerado todo y que Joyce no esté pasando por problemas tan graves como les parece a muchos por este puñado de vídeos y tuits. También puede que su familia y amigos ya estuvieran al tanto de estos problemas (en caso de que existan) y que no les guste que se hagan publicos. Y, desde luego, puede que sea desagradable enfrentarse a acusaciones muy graves que podrían ser falsas.

Pero esta reacción en redes también tiene mucho de positivo. La gente que sigue los vídeos de Joyce se preocupa por ella. No es un mero entretenimiento, hay realmente una conexión sincera. Esta preocupación (miedo, incluso) ha llevado a que sepamos que su madre está con ella e incluso a que la policía se presente en su casa para cerciorarse de que todo está en orden. Quizás la reacción de sus seguidores haya sido exagerada. A todos nos cuesta aún medir nuestras respuestas en redes y, en consecuencia, si Joyce necesitaba un toque de atención, más bien ha recibido un terremoto.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne