Un estudiante sordo creó un glosario de señas con 100 términos de biología

Con ayuda de su intérprete, Sneider David Castellón ha traducido términos como fotosíntesis y monómero, antes inexistentes en su lenguaje

  • Comentar
  • Imprimir
Secuencia de señas para el termino enlace covalente polar. Fotografía cortesía de la Universidad de Cartagena.
Secuencia de señas para el termino enlace covalente polar. Fotografía cortesía de la Universidad de Cartagena.

Sneider David Castellón es un estudiante de 22 años que vive en Cartagena (Colombia). A principios de este año arribó a dos conclusiones: que quería estudiar matemáticas y que su condición de sordera no se lo impediría. Fue así como decidió inscribirse a la Universidad de Cartagena, que le asignó una intérprete de lenguaje de señas, desde su primer semestre.

A pesar de la ayuda, entender las clases no era cosa fácil, especialmente biología, una materia que todos los estudiantes de ciencias deben cursar, incluso los de matemáticas: “Lo noté cuando el profesor de biología hablaba de temas y no había una señal para interpretarlos”, explica a Verne en entrevista. “La materia es muy difícil y esto lo complicaba más”. Por esa razón, en marzo de este año Castellón y la intérprete de lengua de señas colombianas Iris Ardila, de 43 años, empezaron a trabajar en un glosario de señas de conceptos de biología.

“Un intérprete tiene la obligación de transmitir el mensaje correcto y si las señas no existen se crean. El objetivo es que el estudiante comprenda la materia”, explica Ardila en entrevista telefónica a Verne. “Trabajamos de la mano con el docente. Nos sentamos, vimos el vocabulario y comenzamos a ponerle señas a todos los conceptos que no tenían”, dice. Cinco meses después, el documento contiene poco más de 100 palabras relacionadas a la biología y a la química. Algunas de las palabras en el glosario son ácido ribonucleico, enlace covalente polar, enlace iónico, fotosíntesis y monómero.

Cortesía Universidad de Cartagena
Cortesía Universidad de Cartagena
Cortesía Universidad de Cartagena

Maricela Viola Rhenals, vicedecana curricular de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Cartagena, asegura que la biología es una de las materias con mayor grado de dificultad en el primer semestre. “No a todos los matemáticos les gusta y muchos consideran que no tiene tanta relación con la carrera”, señala en entrevista. “Si a eso le sumamos que hay palabras que no existen en su lenguaje, entender los conceptos es un reto mucho mayor para Sneider y para cualquiera que experimente una discapacidad auditiva. Por ese motivo este glosario tiene mucho valor”.

De acuerdo con el último censo del Instituto Nacional de Sordos (INSOR), en Colombia se reportan más de 455.000 personas con dificultad para oír. De estos, según el reporte de Matrícula del Ministerio de Educación Nacional, 8.977 estudiantes tienen sordera profunda e hipoacusia (disminución de la capacidad auditiva).

Para Ardila, el glosario todavía se encuentra “en bruto y hay que pulir muchas cosas”, pero está segura de que una vez que esté listo será de gran ayuda para otros que quieran estudiar la materia. “Nos vimos en la necesidad de hacer ese vocabulario para que él entendiera biología. Falta que la Federación Nacional de Sordos de Colombia (Fenascol) le dé el visto bueno para que pueda usarse de manera formal y que otros estudiantes puedan utilizarlo”, detalla. En cuanto esto suceda, Rhenals asegura que el material será publicado en la web de la universidad. “Queremos que esto se multiplique. Tenerlo solo para nosotros no nos sirve de nada”, agrega.

Iris (extremo izquierdo), Sneider (vestido de amarillo) y sus compañeros de clase en el laboratorio de Biología. Fotografía cortesía de Iris Arvila.

Un trabajo en equipo

Castellón suele encontrarse con Ardila en la Universidad a partir de las seis de la mañana, cuando normalmente empiezan sus actividades en la universidad: “Nos separamos hasta la tarde cuando ella se va. Algunos días son intensos y otros no tanto, pero la profesora siempre está ahí” dice. “Ya en casa, mis hermanos me ayudan con las tareas. No es algo que haga yo solo, ellos siempre me apoyan ”.

Para Rhenals, desde que inició la carrera, Ardila se ha convertido en la sombra de Castellón. “Ella y Sneider se entienden muy bien en un lenguaje coloquial y científico. Todo el tiempo están juntos y esto sin duda ha tenido impacto en el desempeño de Sneider”, indica. “La intérprete es el puente entre los docentes y el alumno, por lo que su labor es de suma importancia”. Y es que en cada clase, Ardila se coloca junto al profesor y mediante señas le transmite a Castellón los conceptos que sus maestros comparten durante la cátedra.

Matemáticas, física mecánica y biología son algunas de las materias que Ardila cursará al lado de Sneider. “Yo transmito la información. No soy matemática, soy interprete, pero lógicamente tengo que empaparme lo más que pueda para ayudarlo. Básicamente me vuelvo un estudiante más”, asegura la intérprete que ya ha acompañado hasta la graduación a una odontóloga y a un artista plástico. “Tal vez lo haya, pero yo no tengo el conocimiento de un matemático puro en condición de discapacidad auditiva. Si él lo logra graduarse sería maravilloso. Vamos en ese proceso. Ya terminó el primer periodo y lo ganó”.

Sneider comenta que el último semestre tuvo problemas con química y geometría, pero asegura que no se dará por vencido: “Es muy difícil, pero me siento bien estudiando lo que escogí. Cuando termine quiero seguir estudiando y convertirme en profesor de matemáticas”, agrega.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne