No te creas lo del forclorfenurón: las sandías agrietadas no dan cáncer

Las grietas no se deben a este compuesto, y no implican que la sandía sea de menor calidad

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

La sandía es una de las frutas que más apetece tomar en verano, aunque hay un bulo que pretende que se nos quiten las ganas de consumirla: este mes ha resucitado una información falsa que alerta de que las grietas del interior de esta fruta se deben al forclorfenurón, un compuesto químico que –según el bulo– puede dar cáncer. Sin embargo, "ni las grietas de la sandía se deben al forclorfenurón ni este es cancerígeno", explica José Miguel Mulet, biotecnólogo de la Universidad Politécnica de Valencia, por teléfono a Verne.

El bulo de las grietas de las sandías lleva circulando más de cinco años por las redes, sin embargo, este mes de junio se ha vuelto especialmente popular. En Facebook hay publicaciones con más de 3.000 compartidos en menos de dos semanas, y "forclorfenurón", el compuesto que según el bulo provoca las grietas y da cáncer, ha alcanzado su pico histórico de búsquedas en Google:

El forclorfenurón, un potenciador del crecimiento en frutas, no tiene nada que ver con las grietas en las sandías: "Los huecos o grietas se deben a problemas en la síntesis de pepitas", explica Mulet, "y no tienen nada que ver con la calidad de la sandía". Además, el forclorfenurón no se utiliza en sandías: "En Europa solo puede utilizarse en kiwis", aclara.

Este compuesto no está relacionado con el cáncer. El experto nos remite a la base de datos de PAN (Pesticide Action Network, una coalición internacional de control de pesticidas y que aglutina información de diferentes bases de datos de tóxicos), que recoge que no hay evidencias de que el forclorfenurón sea cancerígeno. "Y en el caso de que lo fuera, sería peligroso para el agricultor y no para el consumidor, porque se aplica a las hojas y no al fruto", cuenta Mulet. "Sería el agricultor el que estaría expuesto, nunca llegaría a la mesa". 

El origen del bulo: las sandías que "estallaron" en China

Muchas de las informaciones que relacionan el forclorfenurón con las sandías utilizan como fuente una noticia de 2011 que contaba cómo un cultivo de sandías en China había "estallado". Aunque se desconoce la causa exacta por la que las sandías aparecieron rajadas, muchos medios indicaron que el culpable había sido el forclorfenurón. Sin embargo, tal y como contaba la noticia de BBC, solo uno de los 20 agricultores afectados había utilizado este químico, y lo había hecho solo un día antes de que los frutos estallaran.

Mulet ve "raro" que el folclorfernurón sea capaz de provocar el estallido de una sandía. "Tiene más pinta de ser un exceso de fertilización o un exceso de riego", sostiene. Además, advierte que en las imágenes solo se ven sandías abiertas, pero no explotando. "Viendo el color que tienen las sandías de la noticia, también puede que tuvieran un problema muy frecuente en este tipo de fruta: que en su polinización se cruzaran por accidente con otra curbicutácea  –la familia a la que pertenece la sandía y también, por ejemplo, el pepino–", explica. "Esto alteraría su color y su sabor, quedando inservibles y provocando su retirada".

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne