Así ha sido el regreso del viajero español diagnosticado de leucemia en Bali

"Lo primero que voy a hacer es convertirme en donante de médula", dice a Verne Nahúm, el amigo que ha acompañado a Cristian Bosco en Indonesia

  • Comentar
  • Imprimir
Familiares y amigos de Cristian Bosco, a su llegada al aeropuerto de Madrid / ATLAS

Cristian Bosco, el viajero español que ha vivido una odisea para volver de Bali tras ser diagnosticado de leucemia, por fin se encuentra en Cantabria. Está ingresado desde la tarde del viernes en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, después de intentar regresar a España en busca de un trasplante desde el 18 de junio. "La experiencia ha sido muy dura, pero he aprendido de ella lo importante que es ser donante de médula", dice a Verne su amigo Nahúm López, quien lo ha acompañado en Indonesia hasta su vuelta a casa.

Fue en el país asiático donde se le diagnosticó de leucemia hiperleucocitósica aguda y donde este profesor de surf de 30 años se encontró solo, ingresado en un hospital donde apenas tenía posibilidades de un trasplante y sin poder tomar un avión de regreso hasta este viernes.

"Cristian se encuentra bien y estable desde que ha llegado a Santander, pero nos acaban de decir que es probable que se confirme el diagnóstico que se nos dio en Indonesia, aunque falta por hacerse más pruebas", explica a través del teléfono su amigo íntimo.

Nahúm López viajó desde Canarias a Bali cuando las cosas comenzaron a complicarse para su amigo. Fue el padre del surfero, Juan Bosco, quien le pidió que se reuniera con su hijo. Y lo ha acompañado hasta su regreso, junto a la tía de Cristian, Mariluz González.

"Cristian había llegado a Indonesia con un grupo de amigos, pero él se quedó más tiempo visitando el país. Es una persona muy sociable y enseguida conoce a gente, así que no le importó quedarse solo. En Bali comenzó a sentirse cansado, a tener dolores de barriga y, cuando comenzó a sangrar, se asustó y fue a un hospital", relata Nahúm desde Cantabria.

Por su nivel de plaquetas en sangre, los médicos no permitían a Cristian hacerlo en avión comercial a pesar de la necesidad de buscar un trasplante. Solo podía hacerlo en una costosa ambulancia aérea. Su aseguradora, la estadounidense Trawick International, no ayudó a que pudiera viajar a España.

"Es cierto que la compañía se ha hecho cargo de todos los gastos del hospital, que ascienden a varios miles de euros, pero se negó a pagar el vuelo. La cláusula del seguro dice que debe destinar hasta dos millones de dólares para evacuar a un enfermo en la situación de Cristian", asegura López.

Familia y amigos del enfermo, de doble nacionalidad española y mexicana, se movilizaron por redes sociales, abrieron un crowdfunding y lograron la atención mediática suficiente como para que comenzaran a llegar soluciones: "Paru Valiente, una española residente en el país y casada con un indonesio, se puso en contacto con nosotros a través de las redes sociales tras leer en las noticias lo que ocurría", relata el canario.

Ella les habló de una compañía aseguradora, International SOS, cuya intervención fue vital para el regreso de Cristian. Envió a varios de sus médicos instalados en Asia a que evaluaran el estado del paciente y fueron los que determinaron que podría volar en un avión comercial, aunque en primera clase para que pudiera ir acompañado de todo un equipo médico.

Sin poder acceder todavía al dinero recaudado a través de internet, la escuela de surf cántabra Buena Onda, en la que Cristian y Nahúm trabajan como profesores, ha adelantado buena parte de los 50.000 euros necesarios. La colaboración de familiares y amigos ha completado esta inversión, asegura López.

Él se declara muy agradecido por todas esas aportaciones económicas de desconocidos, que son las que finalmente financiarán los costes del viaje. A principios de esta semana, una vez que comprobaron que se iba a necesitar menos dinero de los 121.000 euros iniciales que marcaba el crowdfunding, los allegados de Cristian decidieron paralizar la campaña de donaciones.

"Mientras estábamos en Indonesia, la incertidumbre era lo más duro. Nos levantábamos por la mañana con la esperanza de encontrar la forma de volver. Esperábamos al mediodía a que se despertara la gente en España, pero luego llegaban las 9 de la noche y veíamos que ni ese día ni al siguiente íbamos a poder subir en un avión. Cristian llegó a dudar sobre si iba a poder regresar", relata el amigo de Cristian Bosco.

Para Nahúm los consejos de su padre, Paco López, fueron clave a la hora de afrontar esta experiencia: "Desde que subí al avión hacia Bali los llevé conmigo. Me dijo que me mantuviera tranquilo, que no me rindiese y que no me hundiera delante de Cristian. Gracias a que los tenía siempre presentes he podido soportar toda esta situación".

"Si por cada euro recaudado o por cada me gusta en redes sociales que hemos conseguido alguien se hiciera donante de médula, cambiarían muchas cosas con respecto a esta enfermedad. Yo no era donante de médula y lo primero que voy a hacer el lunes es ir a inscribirme", dice ahora Nahúm.

Donar médula es más fácil de lo que parece

Pablo Ráez

En Verne pasamos mucho tiempo navegando por las redes sociales. En ellas, encontramos a menudo historias relacionadas con la donación de médula: hemos seguido la historia del fallecido Pablo Ráez, que llevaba desde 2015 luchando contra leucemia y que intentaba alcanzar el millón de donantes en España con su #retounmillón. También contamos en primera persona la historia de Juan Antonio Martín, que explica que donar médula es de lo que más orgulloso se ha sentido en la vida. Nosotros también queríamos sentirnos orgullosos: el 10 de enero acudimos a apuntarnos en el registro de donantes.

"Para ti es un pinchazo y para ellos la vida", contaba el usuario de Facebook Daniel Vélez en un post en el que buscaba donantes para su novia, Estíbaliz. Es cierto: para registrarse es necesario solo un pinchazo, aunque antes hay que dedicar un rato a informarse en la página de la Fundación Josep Carreras.

Como nos cuenta Nahúm López, tras su dramática experiencia en Bali con Cristian Bosco, donar médula es más fácil de lo que parece. Parte del equipo de Verne fue a hacerse donante y te lo contamos en este artículo.

La Fundación Josep Carreras apunta a que la cifra de donantes en España es de algo más de 230.000. Forman parte del total de 28 millones de donaciones en todo el mundo. Combatir la leucemia es la principal causa del trasplante de médula ósea, aunque no la única, comentaban en su día a Verne desde la organización en conversación telefónica.

Cada persona que necesite un trasplante de médula ósea accede a esos 28 millones de donaciones disponibles, aunque no pertenezcan a su país. A pesar de que la cifra parece alta, no garantiza que todos los enfermos encuentren una médula compatible, por eso es necesario que sigan aumentando las donaciones, explican desde la Fundación Josep Carreras.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne