El traje de charro y la nacionalidad mexicana son opcionales para ser mariachi

No hay reglas establecidas sobre la vestimenta, el origen o la forma de aprendizaje

  • Comentar
  • Imprimir
Mariachis en Plaza Garibaldi
Mariachis en Plaza Garibaldi.

El estruendo repentino de trompetas y violines anuncia su llegada a las fiestas. El mariachi, como lo conocemos, ha acompañado las celebraciones en México desde la era posrevolucionaria, según datos del Instituto Nacional de Antropología. Aunque es uno de los iconos más reconocibles de la cultura mexicana, no tiene denominación de origen y sus características varían de región a región y entre agrupaciones.

“Como cualquier tipo de música o arte, lo importante es la pasión con la que se desarrolla”, apunta Álvaro Mora, coordinador de la Escuela de Mariachi Ollin Yoliztli, una de las primeras academias de este estilo musical. Las siguientes son algunas características que tienen en común la mayoría de los mariachis, pero que en realidad no son requisitos para ejercer este oficio musical.

1. Ser mexicano. Los mariachis pueden ser de cualquier parte del mundo y de cualquier origen étnico. Muestra de ello es el Encuentro Internacional del Mariachi y Charrería, en Guadalajara, que reúne a bandas de mariachi de México y otros países como Bolivia, Perú, Ecuador, Estados Unidos, Canadá, Chile y Colombia. “Para mí, es un halago que personas que no tienen una relación directa con México adopten la música de mariachi como propia” dice Mora. “Creo que hay un elemento de naturalidad y de honestidad que atrae a tanta gente de otros países a este estilo musical”.

También hay bandas en Europa y Asia. Los integrantes de estas agrupaciones no necesariamente son de origen mexicano. El Mariachi Samurái, de Japón, solo tiene un miembro de ascendencia mexicana. Fue formado por un violinista japonés amante de la cultura nacional.

Los integrantes de Los Caballeros son de origen croata. Su fundador Iván Androić, tuvo contacto con la música mexicana cuando vivía en Estados Unidos. “El término mariachi representa una dimensión visual mucho más amplia que la musical”, dijo Androić en una entrevista con el Consejo Turístico Mexicano. “Es la imagen de la gente y los aromas”.

2. Aprender el oficio en familia. El oficio del mariachi tradicionalmente se transfiere de generación en generación, pero no es la única forma de convertirse en uno. En 2013, se inauguró la Escuela de Mariachi Ollin Yoliztli en la Ciudad de México, una de las pioneras en su tipo. “Uno de nuestros objetivos es academizar el oficio, para que cualquier pueda aprender a tocar la música”, comenta Mora. “La tradición oral sigue siendo la forma más común de aprender, pero un método no tiene que estar peleado con el otro”.

Estudiantes de la clase de Mora en la Escuela de Mariachis. Daphneé Denis

3. Saber cantar. Un mariachi debe saber tocar un instrumento, pero no es necesario que ese instrumento sea la voz. “Lo ideal es que entre tres o cuatro miembros de una agrupación sepan cantar, pero esto no es un requisito”, explica Mora. Si una persona canta, pero no sabe tocar un instrumento es llamado un cantante solista, no un mariachi. “En México siempre hemos tenido grandes cantantes solistas como Vicente Fernández, Lola Beltrán o Pedro Infante”, comenta el profesor de música.

4. Tocar el violín, la guitarra o la trompeta. Todos los anteriores son instrumentos tradicionales de mariachi, pero no quiere decir que sean los únicos que se pueden tocar en una agrupación, ni tampoco que sean los básicos. “Si hablamos del mariachi tradicional de los pueblos, este se armaba con lo que había”, dice Mora. Los instrumentos también varían por región. El arpa es un instrumento tradicional de las agrupaciones de Veracruz. En otras partes de México también se incluyen el clarinete, el contrabajo y el acordeón. Este último se toca en el Mariachi Sangre Azteca.

5. Formar una agrupación de nueve o más integrantes. La mayoría de los mariachis famosos como el Vargas de Tecalitlán tienen más de 10 integrantes, pero esto tampoco es un requisito. “Hay ciertas canciones y técnicas que requieren por lo menos cuatro violines, una guitarra, una vihuela, un guitarrón y una trompeta”, explica Mora. “Pero, así como los instrumentos, el número de integrantes puede variar”.

6. Usar traje de charro. Como se ve en el video de las mariachis de Tecalitlán, el traje de charro no es el uniforme oficial en este estilo musical. “Yo necesito ponerme el traje para entrar en personaje, siento que no tocaría igual si no lo uso”, comenta Mora. “Pero esto es una elección personal”. El coordinador de la Escuela de Mariachis añade que el mismo traje de charro tiene variantes, según el origen de la agrupación. Las integrantes del Mariachi Femenil Nuevo Tecalitlán, usan jeans y camiseta en este video en el que cantan con Vicente Fernández.

7. Incluir México lindo y querido en tu repertorio. Hay temas clásicos que se escuchan a diario en la Plaza Garibaldi, la central de los mariachis en la Ciudad de México. Cielito Lindo, El Son de la Negra, México lindo y querido son algunos de los temas más conocidos y solicitados, pero no es un requisito incluirlas en el catálogo cancionero. En Jalisco, el Jarabe Tapatío o Guadalajara son tan esenciales como Caminos de Michoacán lo es, claro, en Michoacán. “Todo mariachi debe tocar sones, pero no hay un son en particular que todo mundo debe aprender a tocar. La clave está en tocar con el estilo particular del mariachi”.

Prueba de esto es la gama de canciones de pop, rock y clásico que se han adaptado al mariachi, incluso de temas de series, como Game of Thrones (Juego de Tronos).

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne