Las series que Netflix no quiere que veas

Incompresiblemente, no van a emitir 'Menuber es mi padre' o 'Normal Things'

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Mi serie 'Normal Things' no tiene nada que envidiarle a 'Stranger Things'
Mi serie 'Normal Things' no tiene nada que envidiarle a 'Stranger Things'

[Este artículo pertenece a La Carta de Verne, nuestra newsletter que llega todos los domingos. Una vez al mes es de humor, como esta. Si quieres empezar a recibirla, apúntate aquí].

Desde que Netflix y HBO han aterrizado en España, les he enviado varias ideas para series, documentales y realities. Aún no he recibido respuesta y me extraña: entiendo que las televisiones españolas no quisieran saber nada, ya que se trata de proyectos muy arriesgados y de calidad. Pero precisamente por eso estas plataformas deberían saber apreciarlos. Aquí dejo algunas de las propuestas que les he enviado.

- El Ministerio del Espacio. Es un spin-off de El Ministerio del Tiempo, solo que en lugar de viajar a través del tiempo, los protagonistas viajan a través DEL ESPACIO. Pero no en el espacio de los cohetes, sino en el espacio como dimensión. Es decir, pasa todo en la Tierra. En el barrio de Sants, de hecho. Aunque a veces cogen el metro y van más lejos.

- Normal Things. Un grupo de niños de los años 80 se aburre muchísimo porque no hay internet ni Play Station. Sus padres les obligan a ver el 1, 2, 3 y a reírse con los chistes de Bigote Arrocet. “¡Jajaja, no entiendo por qué no os gusta! ¡Tiene bigote y se llama Bigote! ¿Será su nombre de verdad?”.

- Spanish Horror History. Una familia construye su casa encima del Valle de los Caídos y se ve acosada por fantasmas fachas. Estos espectros aparecen en cualquier rincón del hogar y se quejan “de los podemitas, que quieren convertir España en Venezuela” y recuerdan “lo bien que se vivía con Franco, cuando uno podía salir a la calle sin temor a que un gay le contagiara”. Cuando alguien pone La Sexta, se oye: “Mira, ya están los rojos en La Secta”. Más cosas: “Carlos Herrera dice verdades como puños”; “la que ha liado ZP”; “a mí no me pongas nada light, que yo soy un hombre de verdad”.

- Juego de Spoilers. Es como Juego de Tronos, pero los propios personajes hacen spoilers. “Me van a matar en cinco, cuatro, tres…”. “Digo ‘hodor’ todo el rato por una cosa que me pasó de niño”. “Creo que voy a vengarme de ese matando a su madre al final del episodio”. “No llego a la próxima temporada”. Es la única forma de vencer a la gente que ve los episodios antes que nadie para poder contarlo todo en Twitter.

- The Working Dead. Es la clásica serie de zombis, solo que los zombis cogen el coche por las mañanas, se pasan un rato en el atasco, van a la oficina, se quejan de que Ramírez es un vago, comen cerebros de un tupper, vuelven a casa, ayudan a sus zombitos a hacer los deberes, ven el telediario mientras cenan uno o dos bebés humanos, y se quedan dormidos mientras juegan al Candy Crush con la tableta.

Unos cuantos zombis de rebajas

- El Rufi. Especial de comedia. Gabriel Rufián lee sus mejores tuits en La Chocita del Loro.

- Había obras. El presidente del Gobierno se despierta con un ataque de amnesia. Para conservar el puesto, decide no contárselo a nadie y hacer como si nada. Todo va más o menos bien hasta que tiene que declarar en un juicio. ¿Conseguirá este torpe simpaticote evitar la cárcel?

- Prison Unbreak. Un diputado del PP se aburre y planea entrar en la cárcel para reunirse con sus compañeros. Elabora un complicado plan que comienza por tatuarse en la espalda el itinerario del autobús Madrid - Alcalá Meco.

- Su casa es la mía. Reality. Jaime Rubio se cuela de noche en casa de Bertín Osborne y deja publicidad del Partido Comunista entre los cojines.

- Master Chef edición gintonic. Los chefs más famosos del mundo tendrán que enfrentarse al reto más difícil: preparar un gintonic usando solo los 76 ingredientes que el jurado les ofrezca. Ni uno más. ¡Ni cardamomo ni hostias, he dicho que ni uno más!

- Detective de verdad. Al fin una serie realista sobre el trabajo en Homicidios. En cada episodio se resuelve un crimen en tres minutos. Los 40 restantes son para el papeleo.

- Contables. ¿Conseguirán cerrar las cuentas trimestrales? ¿Les cuadrará el balance? ¿Se quedará colgado Excel por culpa de una macro? ¡Hay que presentar el presupuesto al consejo de administración! ¡Ramírez dice que no ha cobrado el taxi del mes pasado! ¡Hombre, es que no trajo el ticket! Acción trepidante en cada episodio.

- Menuber es mi padre. Remake de Menudo es mi padre, pero el protagonista no es taxista, sino conductor de Uber. Por desgracia, no la podrá protagonizar el Fary. El único a su altura quizás sea Arévalo. Segunda opción: Mario Casas.

'Menuber es mi padre' no superará a la original, eso hay que asumirlo desde el principio

- Me gustaría verlas. Es un programa de sketches, pero mucho más original: en todos se representa el chiste del perro Mistetas, siempre en distintos escenarios y con personajes diferentes.

[La Carta de Verne también se va de vacaciones. Bueno, la carta no, claro. Eso sería absurdo. Si se tratara de una carta de baraja, quizás. Podría irse a Las Vegas, por ejemplo. Pero una carta de estas de escribir cosas no se va a ir de vacaciones. Qué idea más ridícula, no sé de dónde has sacado tal cosa. Pero quienes las escriben sí que se van. Volveremos en septiembre].

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne