¿Cuántas de las llamadas al 911 en México realmente son bromas?

El Sistema Nacional de Seguridad Pública reportó que el 89% de las llamadas al 911 son improcedentes, pero sólo una fracción son falsas

  • Comentar
  • Imprimir

El número para reportar una emergencia en México vivió una verdadera urgencia mediática cuando la prensa dio cuenta de una cifra alarmante: el 89% de las llamadas realizadas al número de emergencia nacional 911 eran llamadas improcedentes o falsas. Solo 11% fueron verdaderas o procedentes según el reporte publicado por la oficina de comunicación social de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Pero cuando se habla de llamadas improcedentes o falsas, no sólo se trata de bromas a los servicios públicos, según explicó a Verne Álvaro Vizcaíno Zamora, Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. “Las llamadas improcedentes son, por una parte, las llamadas de broma o en donde dan datos falsos, pero también hay llamadas donde los ciudadanos preguntan por trámites de servicios públicos, una oficina de gobierno y también llamadas donde marcan y cuelgan inmediatamente”, detalla el funcionario vía telefónica.

Las bromas deliberadas donde se recrea una información sobre falsos accidentes en el primer semestre de 2017 fueron 21,3 millones de llamadas, esto es 39% de las llamadas improcedentes y 34,7% del total de los reportes recibidos en los centros de atención de emergencia en México, según datos de la Segob. “En el país hay 194 centros de atención de llamadas, de ellos, 109 son administrados por los gobiernos estatales y 85 por los municipales. “El tiempo y velocidad de respuesta es una responsabilidad directa de estos centros”, detalla Vizcaíno.

El mal uso de esta línea provoca que las unidades encargadas de atender los siniestros como ambulancias, patrullas y el cuerpo de bomberos no lleguen con suficiente tiempo o haya pérdida de tiempo en atender sucesos inexistentes. Erick Sánchez, director operativo del equipo de paramédicos voluntarios Iberomed dice a Verne que cuando recibe un llamado para atender una emergencia del 911 no se verifica, sino que se moviliza de inmediato. “En cuanto el operador recibe la llamada, lo pasan por la frecuencia de emergencias sin comprobarlo, es para que las unidades se vayan movilizando, independiente que sea o no broma”, señala.

Según los datos de la Segob de los primeros seis meses de 2017, las llamadas improcedentes quitan tiempo a los operadores de las centrales de emergencia. Un solo operador atiende 12 llamadas reales al día en promedio de un total de 120, pero puede distraerse al canalizar al usuario a otro servicio. “Cada llamada falsa pone en riesgo una vida ya que todas las llamadas improcedentes incrementan el tiempo de respuesta en una emergencia real” dice Vizcaíno.

Ante la necesidad de recibir atención ante un problema falta de luz o agua, muchas personas recurren al 911 para ser atendidos, dice Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano. “Si tienes un problema como un apagón o falta de agua, hay una parte de nosotros que quiera que las cosas se resuelvan y con inmediatez y ante la falta de respuesta por la vías comunes, recurres al 911 porque buscas ayuda y dices ¿por qué no?, voy a llamar”, dice vía telefónica.

La falta de recursos para atender las emergencias es fundamental. Sánchez detalla que son muy pocas las unidades médicas o ambulancias que no son ilegales o privadas que pueden llegar a atender un suceso, mientras que Rivas destaca que se deben destinar esfuerzos a mejorar la seguridad. “Creemos que la creación del 911 es algo positivo, pero hemos manifestado dudas sobre si esto debía ser una prioridad de las autoridades en este momento de crisis por falta de recursos, de mejora de las condiciones de seguridad en el país”, señala.

Tanto el funcionario de la Segob como los especialistas consultados por Verne recomiendan a la población no hacer un mal uso del 911. Ellos opinan que es fundamental que los servicios de atención a problemas de protección civil, seguridad o médicos trabajen lo mejor posible haciendo uso de los recursos que se tienen a la mano.

Este es el castigo en los Estados por jugar con el 911...

La pena más alta para quienes hagan llamadas falsas o de broma al 911 en México la tiene el Estado de Chihuahua. El artículo 307 Bis del Código Penal de la entidad establece penas que van de los nueve meses a los nueve años de cárcel y hasta 450 días de salario mínimo.

El Artículo 231 Bis del Código Penal del Estado de Oaxaca castiga con seis y hasta un año de prisión y 100 días de salario mínimo vigente de multa a quienes bromeen o den información falsa al 911 u otros servicios de emergencia del estado.

En el Estado de Coahuila, el artículo 274 Bis del Código Penal indica que se impondrán de seis a doce meses de prisión de prisión y multa de hasta 200 días de salario mínimo vigente a quienes hagan uso indebido de los servicios de emergencia.

En Querétaro, la pena por hacer bromas al 911 es de dos meses a dos años de prisión y hasta 100 días de salario mínimo vigente como multa, de acuerdo al artículo 229 Ter del Código Penal de la entidad.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne