Miguel Ángel corre para homenajear al donante que le salvó la vida

"Tengo una nieta a la que no conocería de no ser por mi donante, y siento que tengo que devolver eso de alguna forma"

  • Comentar
  • Imprimir
Miguel Ángel, entrando a meta de la Cursa Son Espases. Foto cortesía de Mar Saus
Miguel Ángel, entrando a meta de la Cursa Son Espases. Foto cortesía de Mar Saus

Miguel Ángel Ferriol ha corrido este 25 de febrero una carrera popular en Palma de Mallorca, pero no aparece en las clasificaciones. Cuando llegó a meta, los responsables del sistema de cronometraje ya se habían marchado y la organización estaba retirando las vallas del recorrido. Sin embargo, su historia es ahora más conocida que la de los 368 participantes que entraron por delante de él: “Hace nueve años un trasplante de hígado me salvó la vida, y siempre que corro llevo una camiseta de agradecimiento”, cuenta a Verne. Una voluntaria de la prueba contó su historia en Twitter y ha superado los 17.000 retuits en tres días.

Primer tuit del hilo de Mar Saus. Puedes leerlo al completo en la parte inferior de este artículo.

Ferriol tiene 57 años y, hace nueve, estuvo a punto de fallecer por una hepatitis que acabó derivando en un cáncer de hígado. “Me habían dado un mes de vida, y si no hubiera llegado mi trasplante habría muerto”, cuenta. Hace un año comenzó a correr y, siempre que lo hace, lleva una camiseta con el mensaje "yo corro por mi donante".

Con esa camiseta se presentó en la salida de su debut en las carreras populares, la Cursa Son Espases. En el hilo que ha popularizado su historia, la voluntaria Mar Saus cuenta cómo, mientras ayudaban a recoger las vallas y los avituallamientos al terminar la prueba, la mujer de Ferriol se acercó para decirle que su marido todavía estaba corriendo. “Cuando hablamos me preocupé, pero ella estaba muy tranquila”, cuenta Saus a Verne. “Me dijo que sabía que él iba a terminar, aunque fuera lento, y que lo que quería era que él también tuviera una medalla”. Todos los participantes recibían una medalla al terminar la competición, pero en ese momento ya las habían recogido.

Según el reglamento de la carrera, el tiempo máximo para completar el recorrido de ocho kilómetros es de una hora. Ferriol sabía que tardaría más, pero no le importaba. “Daba por hecho que, cuando llegara, en la meta solo iba a quedar mi mujer”, explica. Cuando se produjo el cierre oficial, al corredor le quedaban todavía 50 minutos para entrar a meta, pero no estuvo solo. “A falta de tres kilómetros, unas voluntarias me preguntaron si podían acompañarme. Yo les dije que encantado”.

Estas voluntarias eran amigas de Mar Saus. “Las llamé y me dijeron que el corredor estaba bien y que estaban acompañándolo a meta”, cuenta. Así que se prepararon para su llegada. Avisaron a la organización de que todavía quedaba un participante en el recorrido, le consiguieron una medalla y colocaron la cinta que atraviesan los ganadores de la competición. “Cuando tomé el último giro y vi la meta me emocioné muchísimo, hasta me nombraron por megafonía”, recuerda Ferriol.

A Saus le emocionó tanto la historia que pensó que valía la pena darla a conocer. “Al principio dudé si contarla en Twitter porque no quería ser pesada”, cuenta. “Pero me animé y ha sido una locura, no esperaba para nada la repercusión".

Ferriol reconoce estar "un poco sobrepasado" por el impacto de su historia en redes, pero está contento. “Tengo una nieta a la que no conocería si no llega a ser por mi donante y su familia, y siento que tengo que devolver eso de alguna forma. Si gracias a esta historia consigo que alguien se haga donante, para mí es un orgullo”. Ya lo ha conseguido: dos días después de contar en Twitter la historia de este corredor, Mar Saus se ha hecho el carnet de donante de órganos. Y de paso, también a sus padres.

A continuación, puedes leer el hilo de Mar Saus al completo:

 

Cómo puedes hacerte el carnet de donante

La tarjeta de donante es un documento que expresa el deseo de su propietario de ser donante de órganos tras el fallecimiento. Este carnet no tiene carácter legal vinculante –tras la muerte, la última palabra es de los familiares–, pero es una forma de manifestar la voluntad del poseedor de la tarjeta.

No existe un único carnet: existen varios modelos de tarjetas de donantes emitidas por diferentes organismos o asociaciones de enfermos. Puede hacerse tanto físico como digital. Para hacerte con el físico, puedes consultar un listado de los centros a los que puedes acudir en la página web de la Organización Nacional de Transplantes.

La tarjeta digital puede realizarse a través de la web de la Organización Nacional de Transplantes Eres Perfecto para Todos. Solo es necesario rellenar un cuestionario y, tras completarlo, podrás descargar tu tarjeta en pdf.

Si, además, quieres hacerte donante de médula, en este enlace te explicamos cómo hacerlo paso a paso.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne