Cosas que confunden a los españoles cuando llegan a vivir a Alemania

Los alemanes "se desnudan a la mínima" y sus perros "pueden entrar en todos los lados"

  • Comentar
  • Imprimir

Aprendes muchas cosas cuando haces de un país extranjero tu nuevo hogar, pero también hay muchas otras que, al principio, no entiendes. O quizá nunca llegas a entender. En 2017 publicamos una lista de cosas que confunden a los españoles cuando llegan a vivir a México. A los que deciden ir a Alemania les pasa algo muy parecido.

Es el cuarto país del mundo con más emigrantes españoles. Y el número de personas nacidas en España que viven allí no deja de subir: 154.876, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes a 2017. El dato ha aumentado un 26% en los últimos 4 años, y la cifra real de españoles es todavía mayor: el dato del INE se elabora, tal y como explica en su metodología, a través de los datos del Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE). Este no recoge a los emigrantes no residentes, es decir, a los que tienen prevista una estancia de menos de un año, ni a los que no han regularizado su situación en el extranjero.

Lanzamos la misma pregunta en el grupo de Facebook Españoles en Berlín de tiene 27.600 miembros, que viven o han vivido en ciudades alemanas: ¿Qué cosas confunden a los españoles cuando llegan a vivir a Alemania?

Reproducimos algunas de las decenas de respuestas que hemos recibido. Son opiniones personales, hechas en un contexto del "a veces" o "a menudo"; nunca desde el "siempre".

Costumbres

1. Te hacen descalzarte cuando entras en su casa.

2. De vender persianas, cortinas o mamparas en la bañera no se come en Alemania. ¡No tienen! Vamos, que te resbalas mientras te duchas y ya puedes rezar... Le pregunté a un amigo alemán por qué no hay cortinas en las ventanas y me dijo que a nadie le importa lo que tú haces en tu casa.

3. Tienen las estaciones de metro y cercanías abiertas, sin barrotes en la entrada.

4. Es que de verdad son muy pünktlich (puntuales en alemán). Y respetan su rutina pase lo que pase. Mi primera Nochevieja me impactó que las familias se fueran despidiendo para volver a casa nada más acabar la cena. "Los niños tienen que acostarse", decían.

5. Dejan que los coles lleven a sus hijos de excursión siendo muy pequeños. Y da igual en el curso en el que estén, hacen viaje de fin de curso de varias noches. Incluso en algunas guarderías.

6. Los mensajeros pueden dejar tu paquete en la casa de un vecino si no estás en casa y también pueden dejarte a ti el paquete de otros vecinos.

7. Algunos hombres orinan sentados. No me lo creía hasta que empecé a compartir piso con alemanes y me lo dijeron. Me llegaron a pedir que lo hiciera.

8. Salen de fiesta a las 9 de la tarde (sic). Por eso no he conseguido salir ningún día en dos años.

9. Pueden llevar al perro a la oficina, restaurantes, tiendas...

10. Van en bici muchos de ellos a todos los lados. He visto a mujeres embarazadas de 8 meses conduciendo una bici con otro niño detrás, ¡y lloviendo!

11. Reciclan mucho, como cuando hacen Pfand con las botellas (lo que en España se llamaba devolver los cascos).

12. No se besan al presentarse. No te acostumbras y, cuando vas para darles dos besitos, te ponen la mano. Yo tardé en quitarme la costumbre de los besos. Algunos hasta se ponen rígidos...

13. Te invitan a su casa a la hora de comer y te sirven café y kuchen (pastel), porque para ellos es la hora de la merienda.

14. No venden fregonas en el supermercado y los recogedores no tienen palo largo, son enanos. Al barrer te echas la mierda en la cara.

15. Tienen que pagar por ver la tele y escuchar la radio. Aluciné cuando lo supe. (Es un impuesto directo por cada hogar de unos 18 euros al mes).

16. Te piden el anmeldung (certificado de empadronamiento) para cosas que ni imaginas. Para firmar un contrato de trabajo te piden estar empadronado, pero para alquilar una casa donde empadronarte te piden un contrato de trabajo.

17. Es raro que las casas para alquilar no tengan una cocina en condiciones. Para nosotros es una parte muy importante.

18. Te invitan a su casa y te toca subir todo el santo edificio leyendo los timbres de las puertas porque nadie te dice nunca en qué piso vive. En el telefonillo solo aparecen apellidos sin indicar a qué piso corresponden. ˚_˚‖

¿En qué piso viven los Niedermaier? Buena suerte / Peter Bischoff (Getty Images)

Lengua

19. Cuando les preguntas algo, responden de forma automática "wieso?" (¿cómo?) y luego viene el "ach sooooo" (ahhhh).

20. ¿Que qué no entiendes al llegar? Pues el idioma. Los verbos van al final de la frase. ¿A quién se le ocurre?

21. Te tratan de usted desde que dejas de ser adolescente.

Comida y bebida

22. Se miran a los ojos al brindar. Yo al principio me reía mucho con eso.

23. Comen arroz con leche caliente como primer plato, no como postre.

24. Fríen los huevos con mantequilla en vez de con aceite de oliva...

25. Echan hielos dentro de la copa de vino blanco o incluso con el cava y la sidra. Me hacen eso en un buen albariño y...

26. Aguan el zumo con agua con gas.

27. Le ponen pepino crudo a los bocadillos.

28. Cierran todo los domingos y te mueres de hambre.

29. Tienen la manía de mezclar arroz con pasta o patatas fritas.

30. Empiezan a beber cerveza en los bares a las 4 de la tarde. Y yo acostumbrada a salir a las 2 de la mañana. Pides un café a las 5 de la tarde y te miran mal. Luego vas a España y pides un vino a esas horas y eres una alcohólica.

31. Mezclan mantequilla con Nutella.

Personalidad

32. Hasta los perros y los niños son silenciosos.

33. Se bañan en pelotas en los lagos en cualquier época del año. Me impacta su relación con el desnudo.

34. Aman a los árboles. Es una de sus cosas más chulas. Si ven talar uno, se cabrean y hasta salen a manifestarse.

35. No saben improvisar. Me desespera. Planean todo semanas antes, no existe la espontaneidad.

36. Están donde esté el rayo de sol. A la mínima se van al parque a hacer una barbacoa. Están obsesionados. En verano, en las cafeterías y restaurantes donde no llega el sol, no hay nadie. En las que hay sol, no queda dentro ni los camareros.

37. ... pero al frío de -10 grados lo llaman "fresquito".

38. Dejan cajas en la calle con cosas que no quieren para que se las lleve quien quiera. Anda que eso pasa en España... vendemos todo por Wallapop, literalmente, cualquier mierda.

39. Los conductores respetan a las bicis como si fueran vacas sagradas. Yo flipo que voy poco a lo loco y ni un coche me ha pitado hasta ahora. Vamos, que las bicis y peatones tienen prioridad ante todo.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne