'El club de los cinco' ha envejecido como una película machista, según su protagonista

Molly Ringwald analiza cómo se ven sus éxitos de los 80 en la era del #MeToo

  • Comentar
  • Imprimir

A la propia Molly Ringwald, la reina del cine adolescente de los 80, le han parecido sexistas varios de sus mayores éxitos, una vez revisitados con el paso del tiempo. El club de los cinco (The Breakfast Club), del fallecido John Hughes, fue todo un hito del género. En cambio, su actriz principal opina que algunas de sus escenas "no son adecuadas en tiempos del #MeToo", dice en un artículo que ha firmado para The New Yorker.

El texto que ha publicado Ringwald no es un artículo de opinión, sino un extenso reportaje en el que intercala su propia experiencia con declaraciones de varios de los implicados en el rodaje de estas películas. Muestra sus dudas sobre la forma en la que se representaba a la mujer en ellas, aunque también reconoce que fueron un referente positivo para toda una generación.

El club de los cinco (1985) está protagonizada por un grupo de adolescentes que se hacen amigos mientras pasan castigados toda una jornada de sábado en el instituto. La cinta sienta las bases del mejor cine adolescente. Está tan bien considerada, que forma parte de Criterion Collection, una prestigiosa colección en DVD que solo publica títulos que han pasado a la historia. Grabando una entrevista para los extras de este relanzamiento, Ringwald volvió a entrar en contacto con la película y decidió volver a verla junto a su hija preadolescente.

"En un momento de la historia, el chico malo llamado John Bender se mete bajo la mesa donde se sentaba mi personaje, Claire, para esconderse de un profesor. Mientras está ahí abajo, aprovecha la oportunidad para mirar bajo la falda de Claire. Aunque el espectador no lo ve, se insinúa que él toca a la chica de forma inapropiada. (...) Me preocupaba que algunas partes de la película resultaran problemáticas para mi hija, pero no esperaba que al final me afectaran más a mí", recuerda la actriz.

Se puede ver la escena a partir del minuto 02:23

El tándem Ringwald-Hughes

Molly Ringwald representaba en el Hollywood de los 80 un papel equivalente al de Emma Watson o Shailene Woodley en el siglo XXI; era una presencia constante en las películas juveniles de una época en la que las jóvenes actrices no solían ejercer el papel protagonista. Otros de sus éxitos, además de El club de los cinco, fueron 16 velas (1984) y La chica de rosa (1986).

Si algo tenían en común estos tres títulos, además de estar escritos y dirigidos por John Hughes, era la dignidad con la que trataban a los personajes adolescentes. En sus diálogos se hablaba de sexo y drogas, como destaca la actriz en su artículo, pero eran cintas que nada tenían que ver con otras de la época. Las tramas juveniles de sagas como Los albóndigas y Porky's se sustentaban en el sexo zafio y las fiestas desenfrenadas. Molly Ringwald surgió como la respuesta femenina al género de moda.

Pero John Hughes se había labrado una carrera como guionista de una de esas sagas sexistas, Desmadre a la americana (National Lampoon), inspiradas en una revista de humor en la que él también escribía. Por eso, todavía existían algunos gags controvertidos en las películas posteriores que rodó desde un punto de vista femenino.

La actriz reconoce en su artículo para The New Yorker que, pasado el tiempo, eliminaría también escenas de sus otras películas con John Hughes. De hecho, logró que nunca se rodara una de ellas en El club de los cinco, en la que una atractiva profesora de gimnasia nadaba desnuda en la piscina del instituto mientras un profesor espiaba. "La escena no estaba en el primer borrador del guion, así que presioné a John para que la eliminara. Lo hizo. (...) Durante el breve tiempo que fui su musa, sentí que John me escuchaba", dice en el texto. La madre de la actriz también velaba para que su hija no apareciera en gags que incluyeran chistes sexistas.

La unión del director y Ringwald marcó una diferencia sustancial en la sociedad estadounidense, hasta el punto de ser objeto de portada de TIME. A pesar de todo, sus películas juntos siguen resultando inadecuadas desde el punto de vista actual. Sin ir más lejos, el bienintencionado artículo de la revista TIME, que celebraba ese giro femenino en el cine juvenil, es un ejemplo perfecto: ¿No es una dulzura?, dice en referencia a Ringwald, que era una de las mayores estrellas de cine del momento.

Portada de TIME de 1986

Otras escenas polémicas

La actriz describe en su texto otras situaciones incómodas que aparecen en sus trabajos junto a Hughes. En 16 velas pueden verse a un joven que cede a su novia en estado de embriaguez por una apuesta con otro chico.

La actriz conversa con la compañera de reparto que rodó esa escena, Haviland Morris. En un primer momento, Morris le contesta que considera la situación como sexo consensuado, ya que la chica de la película es la que se emborracha por sí misma. Después de reflexionarlo, admite unos días después que se siente incómoda con la historia que rodó en su día, cuenta el artículo.

Molly Ringwald pone un ejemplo real para argumentar lo inadecuado de esta escena. "Una vez, a los veintipocos, estaba en una fiesta en la que bebí demasiado. Terminé en un dormitorio, sentada al filo de una cama con un productor al que no conocía, aturdida y mareada. Una buena amiga, que me había seguido, asomó su cabeza por la puerta pocos minutos después y dijo que era tiempo de marcharnos. La seguí, intentando no caerme y he pasado el resto de la noche muy enferma y avergonzada (y el resto de mi vida agradecida de que ella estuviera allí, cuidando de mí, cuando estaba incapacitada de forma temporal para hacerlo por mí misma)".

Cambio de sensibilidades

Tal y como explicábamos en Verne sobre las críticas que recibe ahora el humor de Friends que tanto triunfó en los 90, las sensibilidades cambian a medida que la sociedad tiene más acceso a la información.

En su artículo de The New Yorker, Molly Ringwald comenta que también recuperó por eBay algunos de los artículos satíricos que John Hughes publicó en la revista National Lampoon, antes de rodar con ella. El fallecido director había escrito artículos en tono satírico con títulos como Acoso sexual: cómo hacerlo. El texto estaba firmado junto al guionista Ted Mann, que ahora escribe las tramas de la empoderada protagonista de la serie Homeland.

Tras preguntarle por este tipo de artículos que firmó en los 80, Mann contestó a la actriz que ni recordaba haberlos escrito. "No los publicaría ahora y no deberían haberse publicado entonces. Eran días de degeneración y cocaína", se justificó el guionista.

"Es difícil de comprender cómo John Hughes era capaz de escribir con tanta sensibilidad y, al mismo tiempo, tener esos puntos débiles", comenta la actriz en The New Yorker, aunque destaca que ese comportamiento era una cuestión educacional de la que ella también formaba parte. "No fue hasta bien entrados los treinta cuando dejé a considerar que los hombres verbalmente agresivos eran más atractivos que los que eran amables", confiesa.

Representando a las minorías

Emil Wilbekin, un periodista homosexual y afroamericano, explica a la actriz por qué esas comedias juveniles le ayudaron en su adolescencia, a pesar de que no representaban ni a la comunidad gay ni a la negra. "Mostraban a chicos que luchaban por encontrar su identidad y se sentían fuera de lugar en la estructura social del instituto; lidiaban con sus familias y con otro tipo de presiones. Los personajes y sus tramas eran hermosamente humanos; perfectamente imperfectos y defectuosos", contesta su admirador.

Ringwald termina su artículo recordando la respuesta de Hughes cuando le preguntó en su día si creía que los jóvenes eran cada vez peor retratados en el cine y la televisión. "Mi generación (la del Baby Boom) se tuvo que tomar en serio porque éramos muchos. Cuando nos movíamos, todo se movía con nosotros. Ahora hay menos población adolescente y por eso hay una falta de respeto general por la gente joven", le dijo el director en su momento.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne