Un regiomontano confunde un coyote con un perro al intentar rescatarlo

Ambas especies, igual que los lobos y los zorros, pertenecen a la familia 'canidae'

  • Comentar
  • Imprimir

Eduardo Lozano es un amante de los perros y siempre que puede rescata a los callejeros. El joven regiomontano calcula que en el último año ha recogido entre 40 y 45 animales. "Mi talón de Aquiles es ver un perro en la calle. Siempre que los veo les busco dueño, o lo llevo a esterilizar y me lo quedo", cuenta a Verne el actual amo de siete canes.

Su intento más reciente de rescate perruno sucedió en las afueras de Monterrey, pero este resultó fallido por un pequeño detalle: el animal al que intentó acercarse no era un perro sino un coyote. Así lo narró Lozano en su cuenta de Twitter, donde la historia se ha compartido más de 3.000 veces en dos días.

La confusión de Lozano no es rara si se considera la cercanía genética de ambas especies. Los coyotes, igual que los perros domésticos, los lobos y los zorros, pertenecen a la familia canidae. De las 19 subespecies de coyotes que habitan en Norte América, 10 se pueden encontrar en territorio mexicano, según la revista Ciencias de la UNAM.

Lozano amplía el relato de su hallazgo vía telefónica: "Iba a casa de un amigo que vive muy cerca de las montañas, al norte de la ciudad. En medio de la calle estaba parada una perrita muy flaca que tenía el pelo un poco raro. Pensé que tenía sarna. Siempre traigo una correa en mi auto y premios para que los animales se puedan acercar. Se los ofrecí, pero no se los comía. Así que me fui a comprar un kilo de salchichas, se las aventé y se fue acercando. Pude acariciarla, pero cuando intentaba ponerle la correa, se iba".

El coyote es un carnívoro que tiene la mala fama de ser un depredador de ovejas, gallinas y vacas. Sin embargo, su dieta más habitual consiste en pequeños roedores y frutos, aseguran los investigadores Carmen Huxley y Jorge Servín en la revista Ciencias

Ante la negativa del animal, Lozano cesó en su intento de rescate y se fue a casa de su amigo. Pero en el camino de regreso volvió a verlo y bajó del auto. Después, dice, llegaron al lugar un padre y su hija, que le empezaron a aventar pollo crudo. "No es un perro, es un coyote', me dijo el señor cuando le pregunté cuánto tiempo llevaba la perra ahí. Le tomé la foto porque me dio mucha risa haber confundido un coyote con un perro", cuenta el joven de 29 años.

La experiencia no ha desanimado a Lozano, quien planea seguir llevando a cabo lo que considera una misión. "Siempre voy a seguir rescatando perritos", dice. Las fotos de algunos de ellos, así como de sus propias mascotas, pueden verse en su timeline de Twitter con el hashtag #JuevesDePerritos

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne