De 'Al salir de clase' a 'Élite', Carlos Montero lleva dos décadas haciendo series adolescentes

"No sé si el espectador joven es ahora más inteligente, pero sí está más cultivado que antes"

  • Comentar
  • Imprimir
Vídeo: Anabel Bueno (edición), Miguel Bayod (redacción) y Luis Almodóvar (cámara).

Carlos Montero (Celanova, Orense, 1972) es uno de los responsables de la serie Élite y lleva más de dos décadas describiendo a los adolescentes españoles en televisión. Fue guionista de cientos de capítulos de Al salir de clase entre 1997 y 1999 y el creador de Física o Química, emitida entre el 2008 y el 2011. "El retrato generacional que se hace de los jóvenes ha cambiado bastante y, al mismo tiempo, no ha cambiado nada. Es una paradoja. En realidad ha evolucionado el modo en que se relacionan con ellas, a través de las redes sociales. Genera un tipo de conversación que antes no existía", comenta.

Montero tenía 25 años cuando empezó en Al salir de clase, dentro de un equipo de guionistas en el que la mayoría eran menores de 30. Él fue uno de los que concibió la historia de la banda del bate, un grupo que amenazaba a los alumnos del instituto 7 Robles daba palizas a mendigos y a todo aquel que consideraran su enemigo. Su arma preferida era un bate de béisbol.

"Llegué en la tercera temporada, cuando las tramas ya eran loquísimas, como ocurre en cualquier serie diaria... Trabajábamos en bloques de cinco capítulos, con muy poco tiempo. Fue todo un aprendizaje. Perdí el miedo a la página en blanco. Lo importante era producir, porque la maquinaria no podía parar", cuenta Montero.

La banda del bate. Historia de España

La serie tuvo 1.199 capítulos de 25 minutos de duración y estuvo en emisión de lunes a viernes durante casi cinco años. Nada que ver con los ocho capítulos que componen cada temporada de Élite.

Primeros personajes homosexuales

El guionista recuerda con especial cariño haber tenido la oportunidad de hacer en medio del ritmo frenético de Al salir de clase "un relato tan pegado a la realidad" como la salida del armario de Santi [personaje interpretado por Alejo Sauras]. Si la banda del bate es historia de España para una generación de espectadores, el retrato del primer adolescente masculino gay en la televisión nacional es historia de España. A secas y sin ironías.

Santi y Rubén, el primer beso gay adolescente en la ficción española

"Ahora nos resulta muy normal, pero fue hace 20 años, la primera vez que se mostró algo así y se hizo en plena sobremesa. Tuvimos la fortuna de que a Telecinco le pareciera bien y de que Alejo se entregara por completo; fue muy valiente y muy natural, con un actor cohibido hubiera sido mucho más complicado", recuerda.

El personaje de Clara (Laura Manzanedo), uno de los más longevos de la serie, mantuvo relaciones con chicos a lo largo de las cuatro temporadas en las que formó parte del reparto, pero en su primera trama se enamoró de otra chica, Miriam, con la que se besó aunque nunca llegó a tener una relación con ella.

Física o Química incluyó una trama parecida, "una clásica salida del armario" a través del personaje de Fer (Javier Calvo), que se amplió con su relación con David (Adrián Rodríguez). También se trata el tema en Élite, donde el enfoque ha cambiado tanto como lo han hecho los adolescentes. "Ya hay un personaje como Omar, que no vive su homosexualidad como una tortura, aunque en la actualidad todavía haya jóvenes que sufran por ello. Las ficciones tienen que ir un paso más adelantadas que la vida real", dice el creador de ambas.

Montero destaca la británica Skins (2007-2013) como la producción que marcó la diferencia en la ficción adolescente. "Trataba temas profundos con un tono despreocupado e incluso gamberro", comenta de la que considera la fuente de inspiración para que Física o Química mostrara sin tapujos el día a día de sus protagonistas y su relación con las drogas y el sexo.

Teaser de la serie británica Skins, inspiración de FoQ y Élite

De hecho, Física o Química resultó demasiado adelantada para los países a los que se exportó. En Italia terminó censurada en 2012 por saltarse "la obligación de corrección y buena fe" de la cadena pública Rai 4. "Allí se emitía a mediodía y las tramas estaban pensadas para verse en horario nocturno. También influyó que España tiene el Vaticano mucho más lejos y su sombra no está tan presente como en Italia", comenta Montero.

La televisión rusa rodó su propia versión de la serie de Antena 3 (Физика и химия), pero se canceló a los pocos capítulos. "La adaptación era muy explícita, no se autocensuraron y fueron muy fieles a la original", apunta el guionista, pero en 2013 el Gobierno de Putin promulgó la Ley rusa contra la propaganda homosexual y no se emitieron nuevos capítulos.

Las temáticas en las que incide ahora para elaborar en Élite el retrato generacional de los jóvenes del 2018 son la multiculturalidad y las diferencias de clases sociales.

Montero explica que la diversidad de razas y religiones entre sus personajes protagonistas no tiene que ver con concebir una serie pensada para un mercado potencial de 190 países, sino con todo lo contrario. "Queríamos reflejar la España actual. En ese aspecto Netflix nos insiste en que contemos historias locales, porque saben que así el producto es mucho más auténtico y puede seducir a una audiencia universal", dice.

Comentar el capítulo en Twitter

También fue una de las primeras series que se comentaron en redes sociales en España. Un fallo técnico hizo que una de sus escenas se emitiera en bucle durante más de un minuto y convirtiera el "me quemaría por dentro", la frase que repetía la actriz Úrsula Corberó, en uno de los primeros memes en redes sociales en 2010.

En 2010 ya había gente publicando vídeos de Física o Química en YouTube

Internet, el streaming y la llegada de la televisión a la carta lo ha cambiado todo. "Las series adolescentes ya no tienen que contentar a todos los públicos, no tienes que hablar de padres o de profesores; solo centrarte en ellos", cuenta Montero, que también ha participado en series como El tiempo entre costuras y Apaches y obtuvo el Premio Primavera de Novela en 2016 con El desorden que dejas.

Esta nueva forma de consumo no es solo una liberación para los guionistas. También ha cambiado a los jóvenes espectadores, asegura Montero: "Creo que son más libres a la hora de ver televisión. Han visto mucho. Es un público que está muy cultivado y que pasa muchas horas viendo series. Es muy exigente y tiene sus propias referencias. Así que es un público... no sé si más inteligente, pero sí más culto".

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne