Sonia y Sofía, Iván y Juan, Santiago y Jaime… ¿Qué tienen en común estos nombres?

Aunque compartan el mismo origen, algunos están más de moda que otros

  • Comentar
  • Imprimir
¿Y Mariam?
¿Y Mariam?. Getty Images

El latín, el griego o el hebreo son la cuna de muchas de las palabras que utilizamos hoy. También de los nombres de nuestros abuelos, padres, hermanos e hijos. Quizá los abuelos Juan o Águeda no hayan recibido un homenaje en tu familia en forma de bisnieto con el mismo nombre, pero ¿qué me dices de ese primos pequeños a los que han puesto Iván o Ágatha? Ambas parejas de nombres comparten el mismo origen, aunque su evolución a lo largo de los años enmascara el parentesco. En Verne hemos mirado al pasado para descubrir algunos de los nombres que comparten historia y antepasados.

María y Miriam

María es el segundo nombre más popular en España y forma parte del primero, María Carmen. En enero de 2017, cuando el INE ofrece los últimos datos, había 615.061 mujeres llamadas María y 660.635 llamadas María Carmen. El origen de María es la palabra hebrea Miryam, aunque su significado y etimología no están claros. Tanto María como Miriam han sido dos nombres muy extendidos en España, en gran parte, por su relación con la religión cristiana: María se llama la madre de Jesús y Miriam es la hermana de Moisés. Sin embargo, son propios de distintas generaciones. Mientras que las mujeres llamadas María tienen una edad media de 49 años, la edad media de las Miriam es de 26 años. En total, estas últimas suman 62.000, además de las llamadas Mirian, con "n" al final, que suman 12.000, y las Myriam (4.795). Más de 2.000 mujeres en España tienen como nombre la variante de María en árabe, Maryam, aunque es más común con i latina, Mariam (7.125).

Santiago, Jaime, Diego, Jacobo, Yago...

Sin duda, el nombre hebreo Ya'akov es uno de los más prolíficos de la historia y el más famoso el 25 de julio, ya que ese día felicitamos el santo a los Santiagos, Jaimes, Diegos, Jacobos, Yagos y Tiagos. Tal y como relatamos en Verne, Ya'akov derivó en Iacobus, en latín, que terminaría siendo Jacob y Jacobo; en la zona oriental de la península surgió Jacme, que dio lugar a Jaume en Cataluña y a Jaime en Aragón. En la zona occidental, Jacomu (variante de Iacobus) derivó en Yago (o Iago) y Santiago, y del falso corte entre Sant y Tyago surge Tiago, de donde procede Diago y Diego.

Juan e Iván

Juan es el sexto nombre para hombre más común de España, según el INE, por detrás de Antonio, José, Manuel, Francisco y David. Más de 350.000 hombres se llaman Juan, pero el número aumentaría considerablemente si contamos las variantes en otros idiomas (Joan, Jon, Xuan, Xoan...), y más aún si tuviésemos en cuenta otros nombres con el mismo origen, como Iván. Sí, en efecto, aunque los Ivanes son casi una tercera parte que los Juanes españoles, en torno a 132.000, ambos nombres comparten origen. Juan viene del hebreo (Yôḥānnān) y quiere decir "el fiel a Dios". En latín se escribe Ivan y se lee iuan, y de ahí que dos nombres aparentemente distintos compartan su procedencia.

Águeda y Ágata

Ambos nombres derivan del griego ἀγαθή (agathê), femenino del adjetivo ἀγαθός (agathós), que significa bueno, por lo que las llamadas así son, por lo menos en cuanto a significado, "bondadosas". Mientras que las variantes de este nombre en otros idiomas tienden a mantener una forma más cercana a Ágata, en España existen más Águedas, 9.871 (con una edad media de 55 años). Tan solo hay 1.300 Ágatas (26 años de media) y 658 que se suman con la forma inglesa de Ágatha, y que tienen de media 14 años. Este último dato, la importación de nombres foráneos entre los jóvenes, no es extraño. Entre los nombres más elegidos en la actualidad abundan los que hace quince años no eran comunes, como Chloe, Zoe, Enzo, Malak, Oliver, Dylan, Luca...

Eneko, Íñigo e ¿Iñaki?

Eneko es un nombre masculino vasco, muy común durante la Edad Media, según la Real Academia de la Lengua Vasca. La variante española más extendida es Íñigo, con más de 21.000 hombres de 30 años de media llamados así. Eneko tan solo cuenta con la mitad de varones con ese nombre, y su media de edad es de 18 años. Uno de los errores más frecuentes es relacionar estos dos nombres con los de Ignacio e Iñaki. El porqué, tal y como escribió Íñigo Landa en su blog del diario Deia, es que San Ignacio de Loyola tenía como nombre de pila Íñigo, pero en absoluto existe relación lingüística entre ellos. Iñaki, por su parte, sí es una variación de Ignacio que cuenta con más de 15.000 hombres de 36 años de media llamados así. En España existen más de 90.000 Ignacios (39 años de media) y, poco a poco, va ganando protagonismo su diminutivo, Nacho. Ya hay casi 3.000 Nachos en España y cuentan con 7 años de media.

Carolina y Carlota

Más de 65.000 mujeres en España se llaman Carolina. Y el nombre de Carlota, uno de los que más se eligen desde hace unos años, ya lo tienen más de 26.000 chicas. Pero ¿qué une a estos dos nombres cuya edad media es el doble el uno del otro, ya que las Carolinas tienen 32 años y las Carlotas, 17? Ambas son formas femeninas de Carlos (Carolus en latín), al igual que Carla, que también se ha asentado en los últimos años como uno de los nombres más comunes y las así llamadas ya suman 72.000.

Erasmo y Telmo

Erasmo procede del griego Έράσμιος, de ἐράω, que significa amable y deseable. San Erasmo, patrón de Gaeta, es conocido en Italia como Sant'Elmo, de donde deriva el nombre Telmo en español. Erasmo tiene distintas variantes en otros idiomas, pero ¿sabéis cuál es la más generalizada y la que más pronuncian los jóvenes europeos? ¡Correcto, Erasmus! Erasmo es un nombre residual en España, solo 265 personas se llaman así; sin embargo, Telmo tiene mayor arraigo, más de 2.000 varones, con 17 años de media, tienen ese nombre.

Eulalia y Olaya

Algo parecido a lo que ocurre con Carolina y Carlota pasa con Eulalia y Olaya. Ambos son nombres de mujeres parecidos y con el mismo origen, pero la edad media de unas es más del doble que la de las otras. Eulalia viene del griego Ευλαλια y significa "elocuente". Existen casi 15.000 en España y su edad media es de 62 años. Las Olayas, Olallas y Olaias suman alrededor de 10.000 y su edad media no supera los 30. Sin embargo, aunque en la última década solo se han puesto a 111 niñas Eulalia, su diminutivo, Laia, es uno de los nombres más elegidos en España en los últimos años. Ya hay 32.500 Laias y su edad media es de 15.

Sofía y Sonia

No es raro confundir estos dos nombres cuando los pronuncias o cuando contestas un email: tienen las mismas vocales y solo se distinguen en una letra. Además, su origen podría ser el mismo. Quizá sea más conocido que Sofía viene del griego y significa "la que tiene sabiduría", pero el origen de Sonia es exactamente ese, y se considera que podría ser una variación de Sofía. En España existen más Sonias (98.007) que Sofías (70.262), aunque la edad media de las segundas es mucho menor: las primeras tienen de media 36 años y las Sofías, 19.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne