El contaminante más peligroso y que se le escapa a los cubrebocas

El 95% del tiempo hay niveles más altos de partículas finas de los que permite la OMS

  • Comentar
  • Imprimir
Jóvenes usan cubrebocas en Puebla (México). Varias áreas del país, como el Valle de México, se encuentran bajo contingencia ambiental debido a la alta concentración de partículas en el aire.
Jóvenes usan cubrebocas en Puebla (México). Varias áreas del país, como el Valle de México, se encuentran bajo contingencia ambiental debido a la alta concentración de partículas en el aire.. EFE

Esta semana, en Ciudad de México se habló mucho de contaminación y de partículas finas. Las partículas contaminantes han estado entre los habitantes de Ciudad de México como un acompañante invisible, pero sumamente dañino por mucho tiempo. Las partículas menores a 2.5 micrómetros (PM2.5) han sido los protagonistas de esta emergencia ambiental que ha mantenido a miles de personas dentro de sus hogares.

De acuerdo con datos de la Dirección de Monitoreo Atmosférico de la Ciudad de México, más del 95% de los días en 2018 registraron condiciones de regulares a malas, con niveles entre los 12,1 y los 45 microgramos por metro cúbico la mayor parte del tiempo y llegando a niveles de más de 150 microgramos. El límite máximo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 25 microgramos en un periodo de 24 horas.

Ciudad de México no cuenta hasta el momento con un protocolo de actuación para cuando se disparan los índices de partículas finas. Esta semana, la alcaldesa Claudia Sheinbaum dio a conocer que se trabaja en un nuevo plan de contingencia ambiental, ya que hasta ahora solo se tiene un procedimiento de actuación para emergencias por ozono (O3).

Héctor Guerrero (EL PAÍS)

La exposición a altos niveles de partículas finas provoca molestias inmediatas (irritación de ojos, garganta y nariz), pero a largo plazo provocan graves daños a la salud. Patricia Sierra Vargas, directora de investigación del Instituto Mexicano de Enfermedades Respiratorias (INER), explica a Verne que a diferencia del ozono, las partículas finas pueden dañar diversos órganos, no solo las vías respiratorias. “Pueden llegar a lo más profundo de los pulmones, a los alvéolos, similares a un racimo de uva en los pulmones”, explica, vía telefónica. “De ahí atraviesan la barrera que lleva a la circulación y a través de la sangre llegan a otros órganos como el hígado, páncreas o el corazón, provocando daños”, detalla.

De acuerdo con un análisis del Departamento de Salud de Estados Unidos, un aumento de 10 microgramos aumenta 2,8% la incidencia de enfermedades respiratorias agudas, como asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y cáncer. “Aumentan las enfermedades sobre todo si existe predisposición genética o hay una enfermedad previa en cada individuo”, dice Sierra. Los cubrebocas que se comercializan en farmacias y autoservicios no funcionan para filtrar estas partículas. “El poro es más grande y pasan fácilmente a través de ellas”, dice. “Se requieren mascarillas especiales”, detalla. 

Población pobre, la más vulnerable

Los altos niveles de partículas contaminantes en el ambiente fueron atribuidos a un centenar de incendios forestales y de pastizales registrados en el centro del país. La Zona Metropolitana del Valle de México cuenta con una red de 26 estaciones que monitorean la calidad del aire. Pero los incendios no son la única causa de contaminación por partículas, ya que algunas de estas estaciones registran altos niveles de PM2.5 casi de modo permanente.

La estación ubicada en el municipio de Nezahualcóyotl (Estado de México) es un ejemplo. A inicios de año registró niveles de más de 300 puntos, considerado como peligroso. Ricardo Torres, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM dice a Verne que este centro mide una zona donde hay una alta densidad de población y altos niveles de marginación. “Es muy común que además de incendios, se queme basura, llantas y haya mucha contaminación por tráfico”, dice el investigador.

A diferencia de lugares con mayor poder adquisitivo, las zonas con mayores índices de pobreza en la zona metropolitana son las que más padecen este tipo de contaminación. Pablo Ramírez, coordinador de la campaña de calidad del aire de Greenpeace México indica que a nivel internacional los países que tienen mayor contaminación por partículas son también los más pobres. “Se trata de un tema de nivel socioeconómico”, indica. “En los años noventa se sacaron las fábricas de la ciudad pero se trasladador a la zona conurbada”, comenta.

Pero la principal fuente de contaminación sigue siendo la misma: los autos. De acuerdo con Greenpeace, más de la mitad de las emisiones de partículas PM2.5 provienen de los medios de transporte, ya sean privados, de carga o el transporte público. “Ahora se habla de los incendios, pero es un tema permanente”, indica.

El dios de la lluvia no puede con esta contaminación

Tláloc, el dios de mexica de la lluvia, no es tan poderoso como para acabar con el efecto de la contaminación. Aunque cientos de personas festejaron en redes sociales la lluvia, los niveles de contaminación siguieron altos. El investigador de la UNAM indica que las precipitaciones ayuda a combatir los incendios, pero no lavan los contaminantes. “Permanecen en la atmósfera entre siete y diez días”, detalla Torres. Mientras que los vientos y la lluvia ayudan a dispersar contaminantes como el monóxido de carbono y el ozono, las partículas finas permanecen por más tiempo.

La quema de pastizales es una práctica común entre campesinos, lo que a decir del investigador de la UNAM contribuye a que este tipo de contaminación crezca. “Se debe de detener estas prácticas por que se salen de control”, dice Torres.

La Comisión Nacional Forestal, un organismo dedicado a la atención y prevención de incendios, tiene ahora menos dinero para atender este problema. Según el Presupuesto de Egresos de la Federación, el Gobierno de México redujo 1.229 millones de pesos al organismo en 2019. “Habla mucho de cuáles son las prioridades de esta administración”, dice el representante de Greenpeace.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne