Adolescentes sin miedo a hablar de la regla

Un grupo de teatro de Alicante lanza el vídeo #EstoyConLaRoja, contra los tópicos y la desinformación

  • Comentar
  • Imprimir

“Más de una vez he manchado el pantalón y una amiga me ha tenido que prestar una chaqueta”, cuenta a Verne Lucía Massó. Por situaciones como esta, ella y otros jóvenes de entre 14 y 18 años han creado el vídeo que abre este artículo: se titula Otra menstruación es posible, #EstoyConLaRoja.

La escena comienza con la narración de las dificultades a las que se enfrentan las jóvenes cuando tienen la regla: “Querido profesor que no me permites ir al baño, aun diciéndote que es una urgencia”. Se dirigen a aquellas personas que tratan a las mujeres de forma condescendiente: “Estimados compañeros si os reís si me veis pedir una compresa o mancho mi pantalón”; “amada familia que me decís cosas como que ya soy mujer”; “apreciados publicistas que nos engañáis para que seamos productivas y nos avergoncemos de nuestra regla”.

El vídeo es obra de un grupo de estudiantes de la Escuela Itinerante de Teatro Social de San Vicente de Raspeig (Alicante, 57.000 habitantes). Son 16 jóvenes de entre 14 y 18 años. Otra menstruación es posible comienza en blanco y negro, pero enseguida los jóvenes rompen con esa estética para presentarse frente a la cámara con la cara pintada y el hashtag #EstoyConLaRoja.

Fran Pintadera, profesor de la compañía de teatro y uno de los coordinadores del proyecto, dice que el objetivo del vídeo es animar a que se viva la menstruación de una forma más libre. Los estudiantes se pintan la cara con dos líneas rojas. Tanto el hashtag como este gesto son símiles con el fútbol. "Lo hacen para rescatar ese espíritu de equipo y de unidad, que normalmente se encuentran en algunas competiciones deportivas”, afirma.

A sus 15 años, Massó cree que las mujeres viven estas experiencias embarazosas o complicadas porque “existe una desinformación popular sobre la menstruación”. Le preocupa la falta de interés por este tema. “Hay muchas cosas que los hombres desconocen, pero también las mujeres. Esta desinformación es la que crea los tabúes”, añade.

Las jóvenes que aparecen en el vídeo hacen referencia a varios estereotipos: no están enfermas, ni se han vuelto locas por tener la regla. También señalan a los anuncios que no muestran el color verdadero de la regla. “La sangre azul de los anuncios es para las princesas”, comentan en el vídeo.

Cada vez hay más empresas que se atreven a hablar de la regla sin tabúes, pero todavía son excepciones. A finales de mayo de 2016 un anuncio de una marca británica de compresas decidió hablar de sangre y mostrar a mujeres sangrando. En 2017, lo volvieron a hacer. Bodyform, una empresa de compresas, lanzó un vídeo mostrando la realidad de la menstruación. En los últimos años también ha crecido el interés de asociaciones y medios de comunicación: en Verne lanzamos 28 días en 2017, un especial sobre la regla.

“Cuando se profundiza en el tema, la gente pone cara de asco”

Pintadera dice que cada vez se habla más de la menstruación, pero “no como se debería ni con la calidad que se merece”. Por ejemplo, “las alumnas nos cuentan como antes de tener el periodo ya tenían miedo por el día en que llegase porque les habían hablado como algo terrible que les ocurre”, explica.

Al final del vídeo, se suman varios hombres. Raúl Pastor, de 17 años y participante del proyecto, cuenta que “todas las personas deben ayudar a las mujeres para que no se sientan avergonzadas o que son culpables de algo que es natural”. Piensa que la sociedad ridiculiza la menstruación porque vivimos en un mundo diseñado para el hombre, desplazando a un segundo plano los sentimientos de la mujer.

Según Pintadera, el proyecto en el que se enmarca el vídeo se llama Arte, Igualdad y Transformación Social y nace de una experiencia de trabajo escénico, reflexión, crítica social y autoconocimiento con jóvenes del San Vicente de Raspeig. Junto a Mariana Malvido, ambos profesores del Teatro Social y organizadores del proyecto, realizaron hace año y medio un primer acercamiento con algunos jóvenes sobre los tabúes existentes. A partir de ahí, hicieron pequeños sketches en los institutos. Para que la propuesta llegase más lejos, decidieron elaborar una obra audiovisual, financiada por la Concejalía de Igualdad de San Vicente de Raspeig. “Recogimos la esencia y los mensajes que ellos nos contaron y después lo transmitimos en el vídeo”, comenta Pintadera.

Varios usuarios de redes sociales se han sumado a esta iniciativa compartiendo mensajes con el hashtag #EstoyConLaRoja. Según Pintadera, la respuesta de todas las personas al desafío es fundamental, ya que demuestra que “los mensajes de los jóvenes son escuchados”. Pero aún queda camino por recorrer, ya que “cada vez que se profundiza en el tema o se habla de sangre, la gente comienza a poner cara de asco y te invitan a dejar la conversación. La naturalidad es hablar de ello como algo más y sin miedo a conocer, escuchar y sorprendernos”, añade el coordinador del proyecto.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne