Una diputada británica cuenta en el Parlamento los abusos a los que le sometió su pareja

"Aprendes que las frases 'siempre cuidaré de ti' o 'nunca te dejaré marchar' pueden sonar amenazantes", dice la laborista Rosie Duffield

  • Comentar
  • Imprimir

No hay un perfil definido de víctima de violencia machista. Existe el extendido estereotipo de que las mujeres con menor formación académica son más susceptibles de sufrir violencia machista, pero las víctimas que más tardan en pedir ayuda son la que tienen estudios de posgrado o doctorado. Esta lacra afecta a todo tipo de mujeres, incluso a las que tienen profesiones de tanto prestigio como el de diputada. La política británica Rosie Duffield ha relatado este miércoles 2 de octubre el abuso verbal al que la sometió su expareja durante 2017. Puedes ver su intervención subtitulada en castellano en el vídeo que abre este artículo.

Ha contado su experiencia en el Parlamento británico, durante el debate de una ley sobre violencia de género. "El abuso no son solo las marcas físicas, a veces no hay heridas. Muy a menudo, el abuso es una cuestión de control y poder [...] Te apenas por tus sueños destruidos", ha dicho Duffield, diputada del Partido Laborista desde 2017. Justo entonces tuvieron lugar los hechos que ha contado en el Parlamento. Su relato en primera persona, de diez minutos de duración, ha captado mucha atención en redes sociales. Este tuit de la BBC con su intervención lleva 4.000 retuits y un millón de reproducciones en un día desde el 2 de octubre.

"Cuando te piden una cita, no presentan su rabia. No amenazan, ni critican, ni controlan, ni gritan".
Los diputados aplauden y animan a la laborista Rosie Duffield, después de que haya compartido su experiencia de estar en una relación abusiva.

La historia de Duffield empieza como tantas otras de violencia machista: al principio, su novio no parecía agresivo ni posesivo: "Cuando te piden una cita no muestran su rabia. No amenazan, critican, controlan, gritan, ni ejercen la fuerza física de formas cada vez más temibles. Tampoco mientras piensan que eres dulce, divertida y maravillosa. Ocurre después que se cierre la puerta de casa. Solo entonces empiezas a darte cuenta de la sensación que da el poder y el control sobre ti. Entonces aprendes que las frases siempre cuidaré de ti, nunca te dejaré marchar y siempre serás mía pueden sonar amenazantes y usarse como advertencias una y otra vez".

"Haces exactamente lo que te dice"

La diputada laborista asegura que su pareja empezó a abusar verbalmente de ella "cuando el anillo estaba en mi dedo". "La máscara empieza a caerse y las promesas cada vez suenan más como amenazas. Descubres que de camino a casa se niega a dirigirte una sola palabra. En algún momento, encontrará una manera de hacerte saber qué pecado has cometido: tu vestido era muy corto, el top que llevabas tenía demasiado escote o no respondiste a un mensaje inmediatamente", añade la diputada.

La historia de Duffield está plagada de detalles concretos. En torno a la mitad de su intervención, habla de una escapada de fin de semana. "Todo parece que va bien de nuevo, en un fin de semana largo en el que te organiza una sorpresa. El viaje está lleno de promesas y más promesas. Un tiempo fuera, juntos sin nadie más en un lugar alejado del estrés. Y entonces empieza. Su cara empieza a cambiar de una forma que ya conoces y temes. No quiere que salgas de la habitación. Ha pagado mucho dinero y quiere que le dediques toda tu atención. Espera que hagas lo que te dice. Sabes con seguridad lo que eso significa, así que haces exactamente lo que te dice", cuenta la política.

Con el paso del tiempo, la situación no mejora. Los abusos persisten e incluso empeoran: "Trabajas en un empleo que te encanta, al que acudes con un gesto valiente, fingiendo que todo está bien y es maravilloso. Entonces la mentira empieza a caer del todo, mientras te grita en el coche con las ventanas bajadas. Sin intención de esconder su comportamiento durante actos políticos en tu circunscripción. La humillación y la vergüenza ahora se añaden al permanente miedo y al constante dolor".

La diputada laborista también cuenta cómo cambió su vida cuando dio el paso de dejarle. "Tardas seis meses, pero un día te das cuenta de que estás sonriendo. Que puedes reír. Y que hace una semana o dos que has dejado de llorar todos los días. Te das cuenta de que tienes permiso para ser feliz".

Por último, Duffield anima a otras mujeres que pasen por una situación parecida a que busquen ayuda: "Te atreves a relajarte y te atreves a sentirte libre. Te das cuenta de que no es tu culpa. Te das cuenta de que ahora él se ha quedado solo con su rabia y su narcisismo. Te atreves a quedar con alguien. Lo más brillante y precioso de todo es darte cuenta de que te quieren, te creen. Si hay alguien viendo esto y necesita una amiga, por favor, pide ayuda. Habla con cualquiera de nosotros, porque estamos aquí y te cogeremos de la mano".

La diputada ha agradecido a través de Twitter las muestras de cariño que ha recibido tras contar su historia: "Gracias a todos los que habéis sido tan amables. Significa muchísimo".

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne