"Perdonen que no me levante" de Groucho Marx y otros célebres epitafios falsos

Hay bulos después de la muerte: también se han atribuido frases falsas a las tumbas de Gila, Unamuno, Mihura...

  • Comentar
  • Imprimir
Groucho Marx fue incinerado, pero en la cultura popular se mantiene la creencia de que en su tumba pone "perdone que no me levante"
Groucho Marx fue incinerado, pero en la cultura popular se mantiene la creencia de que en su tumba pone "perdone que no me levante". Getty

Es muy posible que hayas leído o escuchado en alguna ocasión que en la tumba de Groucho Marx pone como epitafio: “Perdone que no me levante”. Y es falso. Marx fue incinerado y lo más parecido a un epitafio es una placa colocada en Eden Memorial Park, el cementerio de Los Ángeles donde reposan sus cenizas, y en la que solo se lee su nombre. No es el único: hay decenas de epitafios falsos, muchos de ellos popularizados como cadenas de e-mails y después como entradas de foros, de blogs o como publicación de Facebook.

Aunque el de Marx es uno de los más populares, hay muchos más casos de epitafios falsos circulando por Internet, también de personajes ilustres españoles. Estos son algunos de los más populares:

1. Miguel de Unamuno: "Solo le pido a Dios que tenga piedad con el alma de este ateo"

Esta frase aparece atribuida a Unamuno en multitud de recopilatorios de epitafios célebres y  artículos en periódicos y blogs. Sin embargo, lo que realmente puede leerse en su tumba es el final de una de sus poesías, titulada Salmo III: "Méteme, Padre Eterno, en tu pecho, misterioso hogar, dormiré allí, pues vengo deshecho del duro bregar". Se encuentra en el cementerio de Salamanca. 

2. Miguel Mihura: "Ya decía yo que ese médico no valía mucho"

Un repaso a las búsquedas de Google de "Mihura epitafio" basta para comprobar lo extendida que está la idea de que, en la tumba del dramaturgo, aparece este reproche. Es similar a otro epitafio que, según cuenta la periodista Nieves Concostrina en su libro ...Y en polvo te convertirás, aparece en multitud de cementerios estadounidenses: "Os dije que estaba enfermo". Mihura está enterrado en un panteón familiar en el cementerio de Polloe, en San Sebastián, y la lápida no tiene ninguna inscripción salvo el nombre de las personas enterradas junto a él.

Montaje que circula por redes sociales de la tumba de Mihura. Cualquier parecido con la tumba real de Mihura es pura coincidencia.

3. Orson Welles: "No es que yo fuera superior. Es que los demás eran inferiores"

Aunque Welles fuera estadounidense, no hay que cruzar el charco para descubrir que este epitafio –reproducido en listas de inscripciones de tumbas que circulan por Internet– es falso. El cineasta no está enterrado, sino que sus cenizas fueron esparcidas precisamente en España, en Ronda. Allí hay una placa en homenaje al actor y director, en la aparece la frase: "Un hombre no es de donde nace, sino de donde elige morir".

4. Marilyn Monroe: "Mi viaje acaba aquí"

En la entrada de la casa que que Marilyn Monroe tuvo en Brentwood, en Los Ángeles, podía leerse una inscripción en latín: Cursum perficio, que puede traducirse como "Mi viaje acaba aquí". Estas palabras, sin embargo, han acabado atribuyéndose a su epitafio en decenas de publicaciones en blogs, páginas de servicios funerarios e incluso, durante un tiempo, en Wikiquote, una página similar a Wikipedia que recoge citas de personajes célebres. En su lápida, ubicada en el cementerio de Westwood Village, en Los Ángeles, solo puede leerse "Marilyn Monroe" (no Norma Jean, su nombre real) y las fechas de nacimiento y muerte.

Tumba de Marilyn Monroe. GABRIEL BOUYS (AFP)

5. Miguel Gila: "¿La vida? Que se ponga"

La mayoría de los españoles identifica a Gila con su imagen al lado del teléfono, con el casco bélico sobre la cabeza, preguntando: "¿El enemigo? Que se ponga". En redes sociales y recopilaciones de epitafios célebres incluyen esta fórmula, con una variación, como epitafio del cómico: "¿La vida? Que se ponga". Gila, sin embargo, ni siquiera tiene epitafio. Tras su fallecimiento en 2001, sus restos fueron incinerados.

6. John Wayne: "Feo, fuerte y formal"

La leyenda urbana cuenta que la mujer de John Wayne, Pilar Pallete, quería evitar poner el nombre del actor en su tumba por miedo a una profanación, por lo que quería que solo aparecieran en la lápida las palabras "feo, fuerte y formal". Ni la historia es cierta ni es esto lo que aparece en su tumba, aunque esta sea la idea que sigue flotando en el imaginario colectivo. Su lápida tiene un epitafio muy diferente, que dice: "El mañana es lo más importante en la vida. Entra muy limpio en nosotros a media noche. Es perfecto cuando llega y se pone en nuestras manos. Y espera que hayamos aprendido algo del ayer". Es una frase que el actor dijo en una entrevista a la revista Playboy.

7. Juan Ramón Jiménez: "Y cuando me vaya quedarán los pájaros cantando"

Juan Ramón Jiménez escribió un poema titulado El viaje definitivo que habla de la muerte y que empieza con estos versos: "... Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros / cantando. Aunque el poema tenga un aire fúnebre y de despedida, no tiene ninguna relación con su epitafio, aunque decenas de publicaciones y recopilatorios de epitafios se lo atribuyan. Está enterrado junto a su mujer Zenobia Camprubí y su panteón no contiene inscripción alguna salvo sus nombres y las fechas de su muerte.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne