La verdadera belleza real era estar gorda

Las lectoras no quieren ver una instagrammer que "normaliza" sus cuerpos, sino leer sobre problemas y beneficios de vivir con talla grande

  • Comentar
  • Imprimir
Ilustración: Anabel Bueno con fotografía de Getty Images
Ilustración: Anabel Bueno con fotografía de Getty Images

Mi primer recuerdo sobre la “belleza real” es un anuncio de desodorantes. Mujeres de distintas tallas y proporciones aparecían en televisión en ropa interior. Entonces, lo aplaudí. Sentí que ya era hora de cuestionar el canon de belleza en el que las mujeres de verdad no tenían curvas, por mucho que lo dijera una película buenrollera.

Después vinieron más campañas. Esas mujeres quedaban bien en los anuncios y daban una imagen de diversidad y modernidad a las empresas. Y titulares: la modelo que demuestra que no importan los kilos, la campaña que visibiliza las tallas grandes… De tanto en tanto, las marcas anunciaban su nueva apuesta por los “cuerpos reales”.

Como pasa con muchas causas, la belleza real y el body positive se convirtieron poco a poco en mercancía. En mujeres con la talla 44 perfectamente proporcionadas, una cara bonita y poses sexys en catálogos. Encontrar luego tallas grandes en las tiendas es otra cosa. Parece fácil, pero no lo es, incluso en aquellas que anunciaron colecciones: la mayoría de las veces, en sus estanterías solo hay hasta la talla L mientras que la XL (no hablemos ya de XXL o más) solo llega a un grupo reducido de prendas. En otras ocasiones, las tallas no llegan a las tiendas y solo pueden comprarse online, sin la posibilidad de probarlas, algo que suele ser importante cuando no tienes un cuerpo estándar y tu talla varía a lo loco según la marca. O se trata del mismo corte de prenda que la XS, con unos centímetros más de cinturilla.

La verdadera belleza real es mucho más complicada que los anuncios de desodorantes. Pero les reconozco una virtud: esa exposición puede haber inspirado a las chicas, cambiando su relación con la báscula (rescato este artículo que publicamos hace dos años: Varias mujeres nos cuentan su primer recuerdo sobre la obsesión con el peso). Leo publicaciones, especialmente en Estados Unidos, en las que ya no se habla de “belleza real” sino de estar gordas. Y, como chicas gordas, las lectoras no quieren ver a una nueva instagrammer que “normaliza” sus cuerpos, sino leer sobre los problemas y beneficios de vivir con una talla grande.

Estos son algunos de los artículos sobre este tema que más me han gustado en los últimos meses. Si tienes alguna sugerencia, ¡mándanosla!:

- Cómo tener sexo con una chica gorda (Vice USA).

- La serie de artículos The F* word (en referencia a la palabra “fat”, gorda) de Teen Vogue.

-Cómo aprendí a dejar de preocuparme y a querer mi FUPA (Vice): ¿Conoces el término? FUPA es el acrónimo de "fat upper pussy/penis/pubic area". Y hasta Beyoncé tiene.

Resulta que la verdadera belleza real era poder decir "gorda".

MÁS COSAS QUE NOS HA GUSTADO LEER ÚLTIMAMENTE

- Lola, ¿yo zoy guapa? (Pikara /Feminismo Andaluz). Más que leer, escuchar en este podcast a Mar Gallego y Lidia García García (@thequeercanibot en Twitter). Se me pasó el primer capítulo y he llegado a este segundo por cómo anunciaban en Instagram uno de los temas que tratan en su conversación: “La figura de la artista (y su madre) y su tratamiento misógino”.

-A raíz de la reedición de La campana de cristal, de Sylvia Plath, este artículo (Smoda) repasa la relación entre grandes escritoras y las revistas de moda y femeninas. Nora Ephron, Joan Didion, Dorothy Parker y muchas más.

-Mujeres medievales que escribían (The Guardian, en inglés). Una investigación que va a publicarse como libro próximamente muestra que había mujeres británicas escribiendo en el siglo VIII, mucho antes de lo que se creía hasta el momento. La historia no solo no las ha contemplado hasta ahora sino que, como dice el artículo, “las contribuciones de las primeras mujeres han sido deliberadamente excluidas”.

UN TEMA QUE ESTOY SIGUIENDO

Me gusta el fútbol, mucho, pero cada vez es más difícil defender el mundo del fútbol.

Ya hemos hablado otras veces de este deporte en esta newsletter. Hace más de un año charlamos con Jéssica Silva. Si nada ha cambiado en las últimas horas, el fútbol español femenino estará en huelga. Aitana Bonmatí dice en esta entrevista algo que duele: “Los “futbolistas no están muy por la labor de ayudarnos”. Aliados futboleros. Recordemos que, entre las peticiones de las futbolistas, hay puntos como conseguir un convenio colectivo de jornada completa y no solo de media jornada:

"Nosotras somos futbolistas a tiempo completo. Cuando vamos a cenar, cuando nos desplazamos, cuando vamos a eventos de los clubes... Algunas han jugado muchos años y apenas han cotizado. Esto no es solo cuestión de dinero", explicaba Ainhoa Tirapu, del Athletic y una de las portavoces de las futbolistas.

Mirar para otro lado es mucho más fácil. Como está ocurriendo con la polémica de la Supercopa de España, que se celebrará en Arabia Saudí. Que sí, que el fútbol moderno es negocio, que los equipos tienen que sobrevivir y que ya deberíamos saberlo. Pero, al igual que ocurre con las apuestas deportivas, no debería pasar nada por presionar a los clubes y los futbolistas para que tengan claro que no todo vale. En medio de esta situación, la decisión de RTVE de renunciar a emitir la Supercopa te reconcilia un poco con el mundo. Que para algo es la televisión pública de todos.

ESTO HAY QUE VERLO

Desayuno con Patricia Sornosa. Dale al play

Selección del contenido y redacción de La Matяioska: Mari Luz Peinado @mluzpeinado

*****************

Al igual que las muñecas rusas esconden otras muñecas dentro, nuestra newsletter lleva en su interior historias de mujeres reales y diversas, debates, actividades y recomendaciones de lectura. La Matяioska es la newsletter quincenal de Verne en la que compartimos contigo temas sobre feminismo y mujer.

Si alguien te ha reenviado esta carta y quieres suscribirte, puedes hacerlo a través de este enlace. Y si quieres cambiar tus suscripciones a las newsletters de EL PAÍS, puedes hacerlo desde aquí. Si nos quieres contar algo, decirnos qué te ha parecido nuestra carta o hacernos una sugerencia, puedes escribirnos a lamatrioska@verne.es. Y si quieres llamarnos feminazis, pincha aquí.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne