Batman es el verdadero villano en la campaña de los laboristas británicos

El partido de Jeremy Corbyn parte muy por detrás de los conservadores en las encuestas

  • Comentar
  • Imprimir
Uno de los vídeos de los laboristas parodia que los conservadores culpen a los inmigrantes de todos los problemas de la sociedad

El Partido Laborista británico ha presentado su programa para las elecciones del 12 de diciembre. Entre las medidas más destacadas se incluyen Internet gratis en todos los hogares británicos, recaudar impuestos de las grandes empresas para combatir la emergencia climática y renacionalizar los servicios de ferrocarril y autobús. En redes, el partido ya llevaba unos días avanzando este programa de una forma no tan oficial y recurriendo al humor.

En un vídeo publicado unos días antes, el partido satirizaba con una respuesta tópica de los conservadores para negarse a ampliar y mejorar servicios sociales: todo es culpa de los inmigrantes.

En la grabación aparece un representante electo que habla con sus votantes. Estos le preguntan por qué hay pocos profesores en las escuelas, por qué no hay alquileres asequibles y por qué las listas de espera de la sanidad pública son cada vez más largas. El político le echa la culpa a Ali, un vecino inmigrante.

“Sea cual sea el problema, es porque no tenemos dinero suficiente y no tenemos dinero suficiente porque lo tenemos que gastar todo en Ali”, dice el político, mientras le da un maletín lleno de billetes al CEO de una empresa tecnológica. “Tengo que ofrecer recortes de impuestos a empresas ricas por… Por culpa de Ali”.

El vídeo, publicado el 14 de noviembre, suma 6,5 millones de reproducciones en Twitter y Facebook en diez días, y se compartió también entre tuiteros españoles. Algo parecido ocurrió con otro vídeo de Momentum, una organización ciudadana nacida en 2015 para apoyar la candidatura de Jeremy Corbyn y al Partido Laborista. En su vídeo, publicado dos días antes, Joker cuestiona que Batman dedique su fortuna a fabricarse armas y vehículos con forma de murciélago, en lugar de pagar impuestos.

El villano sugiere que si millonarios como Wayne pagaran sus impuestos, él podría “haber obtenido la medicación" para sus "problemas de salud mental” y a lo mejor nunca se hubiera convertido en el Joker.

Los partidos británicos también han publicado sus vídeos de campaña, sus “manifiestos”, compartiendo los puntos principales de sus programas políticos. Además, están comprando publicidad en redes sociales.

Según publicaba The Guardian, el Partido Laborista ha reducido su inversión en Facebook y está probando con Snapchat, buscando al votante joven. En esta red, los laboristas han invertido 15.000 libras (unos 17.500 euros) en las dos primeras semanas desde el anuncio de convocatoria de elecciones el 6 de noviembre, el triple que los conservadores. Sus dos anuncios, uno de ellos prometiendo un segundo referéndum sobre el Brexit, sumaron casi 13 millones de reproducciones. Corbyn, además, está activo en esta red social desde 2016. Según el diario británico, los laboristas son el único gran partido del país con una presencia importante en esta red.

Los de Corbyn han gastado otras 128.000 libras (150.000 euros) en Facebook e Instagram, frente a las 143.000 libras (167.000 euros) de los conservadores.

A los laboristas les fue bien en redes en 2017, pero no tan bien en las urnas

Al margen de estas cifras, a los laboristas tradicionalmente les ha ido mejor en redes sociales que a los conservadores con las publicaciones desde sus perfiles oficiales. Newswhip, empresa de análisis de redes sociales, publicaba tras la campaña de 2017 que el alcance de las publicaciones de los progresistas en Facebook era 2,5 veces superior al de los conservadores. También publicaron cuatro veces más contenido en esta red social, incluyendo 326 vídeos frente a 31 de los conservadores.

En Twitter, según un estudio citado por la BBC, las personas que hablan de política suelen apoyar más al Partido Laborista que la media de la población, mientras que en Facebook la distribución se parece más a esta media.

Como escribía Matt Walsh, profesor de la Universidad de Northampton, en el blog de política de la London School of Economics, la estrategia de los laboristas en 2017 consistió en “neutralizar la cobertura negativa de los medios tradicionales hablando directamente a los votantes”.

Por fin lo dice alguien.

Walsh también hablaba de Momentum y de sus publicaciones dirigidas a un público más joven, que usaban el humor para crear contenido compartible. Uno de sus vídeos más compartidos de las elecciones de 2017 parodiaba las opiniones de un grupo de clase media alta sobre Jeremy Corbyn, contrastando sus frases con el hecho de que se beneficiaron de precios más bajos de vivienda y educación universitaria gratuita. El vídeo fue muy criticado por los conservadores.

El Partido Conservador ganó las elecciones de 2017 con 318 escaños, a ocho de la mayoría absoluta. Los laboristas recuperaron 29 escaños, quedándose en 261. Las encuestas para las elecciones de diciembre dan 12 puntos de ventaja a los conservadores (42% frente al 30%), en claro ascenso desde que Boris Johnson fue nombrado primer ministro.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne