El embajador británico busca a Lourdes, la burgalesa que protagonizó una anécdota de su juventud

"Mi afecto por el país y por el pueblo español empezó aquí, en Burgos, hace 35 años", dice Hugh Elliott

  • Comentar
  • Imprimir
Atlas

Hugh Elliott, embajador del Reino Unido en España, ha comenzado una serie de visitas oficiales por el país en la ciudad de Burgos. Elliott ha compartido en su cuenta de Twitter una historia que le pasó de joven en la ciudad, cuando llegó para hacer el Camino de Santiago en bicicleta.

Fue en 1984. Burgos era la primera ciudad española que visitaba el ahora embajador. Llegó en tren desde Carcasona y quería seguir en bicicleta hasta Santiago de Compostela. El problema vino cuando su bici no llegó en el mismo tren: se la habían perdido y no llegaría hasta el día siguiente.

Con poco dinero y a kilómetros del cámping donde se quería alojar fue “al bar a reflexionar”. Allí entabló conversación con un canadiense que había venido a ver a su novia, Lourdes Arnáiz (si la memoria no le falla al embajador). Cuando ella llegó a recoger a su novio, no dudó en invitar a Elliott a alojarse en su casa, con ella y con su hermano, hasta que la bici llegara.

La bicicleta tardó cinco días y Elliott los pasó con aquellos burgaleses que acogieron a un desconocido, “comiendo en familia y sin que me dejaran pagar nada. ¿En cuántos países habrían acogido a un forastero así? Mi afecto por el país y por el pueblo español empezó aquí, en Burgos, hace 35 años, y si todavía estás aquí, Lourdes, te digo gracias de nuevo y me encantaría decírtelo en persona”.

En su retorno a Burgos, 35 años después, Elliott se reunió con el alcalde de la ciudad, Daniel de la Rosa. "Una visita muy agradable de Hugh Elliott, embajador británico en España, que ha demostrado tener un cariño especial por nuestra ciudad", ha dicho el alcalde burgalés en Twitter, tras el encuentro del martes 3 de diciembre.

Hugh Elliott es embajador británico en España y Andorra desde agosto, en sustitución de Simon Manley, que había pasado seis años en el cargo. Elliott había sido hasta entonces director de comunicación del Ministerio para el Brexit. Fue profesor de idiomas en Salamanca, donde conoció a su esposa, María Antonia Martín de Elliot. Su carrera diplomática comenzó en España en los noventa: sus dos hijos nacieron en Madrid. También ha trabajado en Buenos Aires y en París.

El tuit suma decenas de respuestas, muchas de ellas localizando a diferentes Lourdes Arnáiz burgalesas en Internet, que por edad podrían ser la anfitriona del embajador.

Maravillosa historia, Hugh. Una experiencia memorable de la amabilidad española fue cuando estuve caminando por las Alpujarras, hace años. Cansado y hambriento, comencé a hablar con gente que encontré arriba y que sacó un almuerzo tremendo e insistió en que me uniera a ellos. ¡Unos boquerones deliciosos!

Otros tuiteros comentan la historia del embajador británico o comparten experiencias similares que han vivido en Burgos.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne