La historia detrás de la foto de los Sorolla tomada hace un siglo que ha resucitado en redes

Hablamos con la conservadora del museo del pintor sobre la imagen tomada en 1907

  • Comentar
  • Imprimir
Joaquin Sorolla
Autorretrato familiar del fotógrafo Antonio García Peris (de pie, al fondo) realizado en 1907. Sorolla aparece sentado, en primer plano a la izquierda / Museo Sorolla

Los cuadros de Joaquín Sorolla (1863-1923) componen un diario visual de la vida burguesa en la España de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Eran en su mayoría imágenes de temática amable y gran pericia técnica. Una foto de la familia del pintor tomada en la Navidad de 1907, que bien podría haber sido uno de sus lienzos, ha captado la atención del guionista y director César Sabater (Paella Today) por su buen estado de conservación. Sorolla aparece en primer plano, sentado en una mecedora.

"Hace más de un siglo, la familia Sorolla se sacaba fotos familiares mejores que las tuyas y que las de cualquiera", comenta Sabater este domingo en un mensaje que ha superado los 20.000 "me gusta" en sus primeros días de publicación. "Tiene sentido que sea tan buena y esté tan bien conservada", comenta a Verne por teléfono Covadonga Pitarch, conservadora del Museo Sorolla.

El autor del retrato es el suegro y mentor de Sorolla, el valenciano Antonio García Peris (1841-1918). "No era un fotógrafo cualquiera, era un pionero que estaba pendiente de las últimas tecnologías. Las descubría en París y las importaba a Valencia", explica Pitarch sobre la imagen, de la que recuerda que se puede ver una copia en el salón la Casa Museo del pintor, situada en el centro de Madrid.

Además de la iluminación de la que tanto Sorolla como García Peris eran expertos, de la composición y de la elegancia burguesa de sus modelos, la calidad de imagen es lo que más llama la atención de los usuarios de Twitter. "Para empezar, hablamos de una familia acostumbrada a posar (lo que no era fácil en este tipo de instantáneas). La imagen está conservada en productos de impresión fotográfica antiguos que a menudo se conservan mucho mejor que los de ahora", cuenta la conservadora.

Desde el museo confirman que la fotografía se restauró digitalmente para la exposición de 2017 Sorolla en su paraíso. La muestra sigue de gira por otros puntos de España, y el 23 de enero de 2020 llegará al Centro Ávila 1.131. Allí podrá verse también la imagen.

El estudio Auth' Spirit, del Premio Nacional de Fotografía Juan Manuel Castro Prieto, se encargó de recuperar la nitidez de la imagen. La calidad del negativo empleado por García Peris y el complejo proceso de revelado que hizo en su momento han sido clave a la hora de lograr una restauración tan completa, comentan a Verne desde el centro fotográfico.

"Son procesos complicados que pueden llevar hasta 15 horas de trabajo para una sola imagen. Primero se escaneó el negativo del retrato de los Sorolla para obtener toda la gama de grises. Luego, se recuperaron con Photoshop todos los detalles de la escena trabajando las densidades de luz", explica por teléfono David Vicente, responsable del laboratorio digital de Auth' Spirit.

En círculo verde, Joaquín Sorolla; en círculo rojo, el autor de la foto Antonio García Peris / Museo Sorolla

El momento corresponde a una reunión navideña de la familia de Sorolla celebrada en casa de su suegro, en Valencia, en diciembre de 1907. Aparecen, de izquierda a derecha: Concha Sorolla (hermana del pintor), Joaquín Sorolla, Pepita García del Castillo (cuñada), Clotilde García del Castillo (esposa), Elena Sorolla García (hija), Antonio García Peris (suegro y autor de la foto), Clotilde del Castillo (suegra), Isabel Bastida (madre adoptiva), María Sorolla García (hija), Enrique Matarredona (cuñado), y Joaquín Sorolla García (hijo).

Ese mismo día de 1907, se tomó otra instantánea de la que el museo madrileño posee una copia. En ella, aparecen los mismos integrantes, pero en posiciones diferentes. Sorolla esta vez aparece de pie.

Retrato familiar de Antonio García Peris (1907) / Museo Sorolla

Sorolla y la fotografía

Aunque se decantó por el pincel y el lienzo, a Joaquín Sorolla siempre le ha acompañado el arte de la fotografía. Siendo muy joven entró a trabajar en el estudio de García Peris en 1878. Allí aprendió el proceso de preproducción, producción y postproducción de una fotografía: crear la composición, definir el encuadre, iluminar la instancia y tratar el negativo. Su jefe, que además de darle un empleo lo acogió en su casa, se convirtió tiempo después en su suegro, cuando el pintor se casó con su hija Clotilde.

A pesar del parentesco, el fotógrafo nunca dejó de ser su mentor artístico. Cada uno aparece a menudo en obras del otro. El pintor retrató a su suegro en varias ocasiones y García Peris capturó con su cámara al valenciano ante un lienzo.

"Las fotos que hizo de su yerno nos permiten conocer cuadros que se han perdido. Por ejemplo, El baño o viento de mar, destruido durante el incendio del Jockey Club de Buenos Aires. También cuadros que están en paradero desconocido o algunos que el propio Sorolla cambió o retocó", comenta Covadonga Pitarch.

La influencia de su suegro fue tan grande que Sorolla coleccionó a lo largo de su vida más de 6.000 fotografías, que están ahora archivadas en su museo. Buena parte de ellas pueden verse en su web.

El fotógrafo Antonio García en su laboratorio, Joaquín Sorolla (1908)

Joaquín Sorolla y su hija María pintando, Antonio García Peris (1907)

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne