Razones por las que el test de personalidad de Winnie the Pooh no es confiable

Un académico de psicología de la UNAM desmiente la veracidad de este cuestionario

  • Comentar
  • Imprimir

Winnie the Pooh es un tierno osito amarillo que nació en 1926 de la pluma del escritor Alan A Milne. Pero detrás de su irrefrenable gusto por la miel y su barriga de felpa hay un Trastorno por Déficit de Atención (TDA). También Piglet, el pequeño puerquito y uno de los mejores amigos de Winnie, padece de un desorden de ansiedad. O al menos, así lo considera un cuestionario de personalidad basada en esta serie animada de Disney.

Este test se ha compartido miles de veces en redes sociales desde su publicación en mayo de 2018 por el Laboratorio de Investigación de Diferencias Individuales (IDR Labs, por sus siglas en inglés). Recientemente, varios usuarios de Twitter y Facebook compartían sus resultados finales de este cuestionario.

Se trata de 33 preguntas que se deben contestar de acuerdo a una escala. El usuario califica si está muy o en total desacuerdo con varias afirmaciones. “En mi mente, estoy seguro de que hablan de mí a mis espaldas, criticando cada pequeña cosa que dije o hice”, es una de las frases a calificar en este test.

Al terminar las preguntas, el usuario puede observar un heptaedro revelando a cada uno de los personajes de Winnie The Pooh y cuánta afinidad tiene con cada uno en porcentaje. Pooh corresponde a Trastorno por Déficit de Atención (TDA), Piglet a ansiedad, Tigger tiene Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), Conejo corresponde a Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), el canguro Roo corresponde a autismo, el burro Igor es depresión y Christopher Robin se asocia a esquizofrenia.

“No se puede basar el diagnóstico de trastornos psicológicos tan delicados usando como marco teórico una caricatura de 1926”, dice a Verne José Alfredo Contreras Valdez, doctor en Psicología y experto en elaboración de instrumentos psicométricos de la UNAM. “Se trata de un sesgo de los personajes, ya que otra persona podría decir que Pooh tiene Trastorno por atracones y obesidad, no se puede reducir a un solo rasgo”, comenta el especialista.

De acuerdo con la página del IDR Labs, este test está basado en un estudio elaborado por Sarah E. Shea y Kevin Gordon, y aunque no está disponible de modo gratuito, el estudio al que tuvo acceso Verne está compuesto de tres páginas. “Este análisis no es un artículo científico y existe un riesgo de que se vea como un modelo teórico válido”, dice Contreras.

Las patologías que describe este test son muy serias y no deben ser tomadas a la ligera, ya que el diagnóstico de cada individuo es único y requiere de varios análisis. “Los test de personalidad tienen que estar valorados por un consenso de científicos, no por las redes sociales”, dice el académico de la UNAM.

No es el único test del IDR Labs asociados a personajes de la cultura pop, aunque el de Winnie Pooh es uno de los más compartidos. Existen otros asociados a personajes de Harry Potter y otro a Star Wars. “Se deben de tomar como algo divertido, pero definitivamente no como un diagnóstico real”, recomienda Contreras.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne