Lola Herrera interrumpe una función en Zaragoza por un móvil que no paraba de sonar

Muchos cantantes y actores han tenido que parar sus actuaciones por el sonido de los teléfono

  • Comentar
  • Imprimir
Un momento de la representación de 'Cinco horas con Mario'
Un momento de la representación de 'Cinco horas con Mario'.

El pasado domingo 2 de febrero, sobre las tablas del Teatro de Las Esquinas de Zaragoza, la actriz Lola Herrera interpretaba su monólogo de Cinco horas con Mario cuando empezó a sonar un teléfono móvil entre el público. El teléfono sonaba y sonaba sin que nadie respondiera, por lo que la veterana actriz detuvo su actuación, se dirigió al propietario del teléfono —"apáguelo, por favor, así no se puede trabajar"— y abandonó el escenario durante un rato antes de retomar la obra.

"No tuve más remedio que parar porque te vuelves loca con ese ruido; te destroza la cabeza", afirmó después del incidente Lola Herrera, que tiene 84 años y lleva interpretando el texto de Miguel Delibes desde 1976. El Heraldo de Aragón, por su parte, recogía las palabras de alguno de los asistentes, quienes identificaban a la dueña del teléfono como una señora mayor. "Creo que todos oíamos el móvil menos ella. Le avisó un señor que tenía al lado casi a la par que Lola Herrera", cuenta uno de ellos. Otra de las asistentes que habló con el diario aragonés aseguraba que ya habían sonado anteriormente otros teléfonos durante la obra.

No es la primera vez que ocurre un episodio así. "Es una cosa que se repite con demasiada frecuencia y que es una falta total de respeto al público que está viendo la obra y a los que estamos trabajando", ha reconocido la propia actriz afectada en este caso. Y como cada vez que ocurre, las redes sociales se llenaron de comentarios al respecto, en esta ocasión incluso de algunos personajes relevantes en el mundo de la cultura:

Un repaso a la hemeroteca de El País nos enseña que no es la primera vez que la actriz Lola Herrera tiene que enfrentarse a un episodio así. Esta noticia de 2013 habla de un episodio, ocurrido en el Teatro Juan Bravo de Segovia, en el que un señor mayor recibió varias llamadas durante una representación e incluso llegó a contestar una de ellas. Cuando una espectadora le increpó, llamándole sinvergüenza, el dueño del teléfono le respondió: “¡Pero si lo que estamos viendo es una comedia!”.

Fue también en 2013 cuando el actor José María Pou se vio obligado a interrumpir la obra A cielo abierto después de que sonaran varios móviles durante su representación. Aquel episodio hizo que el propio actor reflexionara sobre la necesidad de emprender acciones, como nuevas campañas de sensibilización o el uso de inhibidores en los teatros. Quien emprendió una acción mucho más directa fue Leo Bassi en el Teatro Alfil de Madrid. Como cuenta esta noticia, un espectador contestó a una llamada durante una de sus obras, lo que provocó que el actor se bajara del escenario, le arrebatara el teléfono y lo pisoteara hasta destrozar el dispositivo.

Volviendo al presente, el actor Ricardo Gómez, popular por su papel en la serie Cuéntame, escribió sobre este asunto en 2019 en un artículo publicado en El País con un título elocuente: “Soy millennial y me pregunto: ¿de verdad no podemos apagar el móvil en el teatro?”. En el texto aseguraba que en todas y cada una de las 85 representaciones que había hecho de la obra Rojo había sonado por lo menos un teléfono móvil. “Para que nos entendamos todos, la llamada anónima que suena entre el oscuro de la multitud es tu madre abriendo la puerta de tu habitación a destiempo”, escribía. Y concluía con una reflexión en forma de pregunta: “¿De verdad hemos llegado al punto en que no podemos estar una o dos horas sin comunicarnos con el mundo exterior? ¿Nos han robado el presente?”.

El problema no solo ha afectado al teatro, sino también a la música. En 2016, la cantante Adele interrumpió un concierto en Verona, Italia, para pedirle a una de las asistentes que dejara de grabar: “¿Puedes dejar de grabarme con esa cámara de vídeo? Porque estoy aquí en directo y puedes disfrutar el concierto en la vida real, mejor que a través de tu cámara. ¿Puedes bajar tu trípode? Esto no es un DVD, es un espectáculo en directo y realmente me gustaría que lo disfrutaras porque hay mucha gente fuera que no ha podido entrar”.

Un caso más cercano en el mundo de la música es el de Robe Iniesta. Ya en 2014, en un concierto de Extremoduro, Robe Iniesta pidió a sus seguidores que apagaran sus móviles y disfrutaran del concierto. Y tres años más tarde, con motivo de una gira en solitario en teatros y auditorios, compartió unas reflexiones en su cuenta de Facebook en las que comentaba: "Es el presente, y si lo estás grabando, te lo estás perdiendo".

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne