He intentado trabajar un día sin usar "ctrl+c" y "ctrl+v" en homenaje a su creador

Sin usar el invento de Tesler, parece que estoy trabajando en una máquina de escribir con Internet

  • Comentar
  • Imprimir
Esta es la cara de pena que se te queda tras un día sin ctrl+c ni ctrl+v
Esta es la cara de pena que se te queda tras un día sin ctrl+c ni ctrl+v.

Son las 12:45 y, tras un largo debate, hemos decidido que como homenaje a la muerte de Larry Tesler, el creador de los comandos “copiar” y “pegar”, voy a estar una jornada de trabajo sin utilizarlos y cronometrando cuánto tiempo me ahorran en el día a día. Concretamente, en la frase anterior, ya me hubieran ahorrado 47 segundos: cinco, en buscar y escribir el nombre de “Larry Tesler” que, ya que lo he buscado para comprobar que estaba bien escrito, lo hubiera pegado. Los 42 segundos restantes los he dedicado a enlazar la necrológica de EL PAÍS, escribiendo la URL letra por letra, desde su “https://” hasta el final. Creo que hoy el día se me va a hacer largo.

Nunca me había importado que las direcciones de las páginas web fueran largas y tuvieran tantos números. Lo cierto es que ni me había fijado. Hasta hoy. Sin usar el invento de Tesler, parece que estoy trabajando en una máquina de escribir con Internet. ¿Sabes cuántos enlaces tiene, como mínimo, una noticia de Verne? Yo tampoco los había contado hasta que cada uno se ha convertido en un pequeño calvario. Son tres, sin contar los que aparecen en el texto: el link al cintillo –arriba, donde pone “lo probamos por ti”– y las dos noticias relacionadas (abajo). En total, he dedicado dos minutos y diez segundos en algo a lo que no suelo dedicar más que unos cuantos movimientos de dedos. Más te vale que hagas clic en todo.

Mientras me sujeto los deditos para no sucumbir a la tentación de un ctrl+c y ctrl+v, me pregunto cómo sería nuestra vida informática sin el invento de Tesler. Seguramente, tal y como han comentado muchos usuarios en Twitter, hubiéramos aprendido más en el instituto y la universidad sin hacer trabajos a base de copiar y pegar algunos parrafillos de Rincón del Vago (le estoy pillando el truco, 44 segundos en escribir el enlace). También habría menos bulos: no creo que mucha gente se hubiera esforzado en difundir que Facebook iba a ser de pago si en vez de “copia este texto en tu muro” hubieran dicho “escribe este texto otra vez”.

Lo que veis arriba, por cierto, es un tuit embebido. Por “dentro”, su código html es así:

Las tripas de un tuit. Me duelen los dedos solo de verlas.

He tenido que hacer trampa. Primero, lo he copiado a mano, lo que se ha traducido en cinco minutos y siete segundos. Y no he debido de hacerlo bien:

Esto es lo que pasa cuando escribes mal el código html de un tuit.

Lo he vuelto a intentar en unos veloces cuatro minutos y 48 segundos. Lo he vuelto a copiar mal, y no me he atrevido a intentarlo por tercera vez. Menos mal que mis compañeros se han apiadado de mí y no me han pedido que prepare una recopilación de 95 tuits (otro link, otros 39 segundos perdidos). Eso sí, mientras escribo esto, estoy preparando otro tema que publicaré en los próximos días. He encontrado algo de información que parece que podría valerme, y digo “parece” porque… No lo tengo muy claro. La página está en portugués y, después de meses haciendo la broma de Darío Eme Hache de “agora sim entendo” (otro enlace, este en 40 segundos), parece que no entiendo tanto. Me lo guardo para mañana. Voy a ahorrarme cinco minutos escribiendo en Google Translate.

Llegados a este punto, son las 19:20 y he perdido 16 minutos, y eso sin incluir minucias como reescribir direcciones de correo para mandar emails o escribir nombres que, por lo general, pegaría. Menos mal que este tema es un homenaje a Tesler y no a Arnold Schwarzenegger (este sí lo he cronometrado, dos segundos).

¿Lo bueno? He procrastinado muy poco: he dejado de hacer muchas cosas que hago en mi día a día por no escribir más links. No he tuiteado nada con enlaces, ni he enviado chorradas por WhatsApp… Ni a mis compañeros de Verne. Ellos también lo han agradecido:

Así que, gracias, Larry Tesler, por ahorrarme 16 minutos diarios. Aunque, en realidad, deberían ser muchos más. No solo por todo lo que he dejado de hacer con tal de no escribir más URLs y colocar tuits a mano, sino porque he tenido que hacer una trampa enorme. Mientras escribía este tema, me di cuenta de que, como de costumbre, estaba escribiéndolo en un Google Docs, el editor de texto online de Google. Como me dolían los dedos solo de pensar en reescribirlo entero en el editor de noticias, he decidido huir hacia adelante. Este texto ha sido escrito por mí y copiado y pegado por una compañera.

Perdóname porque he pegado

Aunque en este tema hemos homenajeado a Larry Tesler con un día sin "corta y pega", en Twitter se ha conmemorado al revés: con muchísimo ctrl+c y ctrl+v. A continuación, puedes ver algunos de ellos. He tenido que hacer copia-pega para incluirlos porque ya solo quiero irme a casa. Perdóname, Tesler, porque he pegado.

Si copias y pegas este tuit, verás que hay gente copiándolo y tuiteándolo, y gente que coge ese tuit y lo copia y lo tuitea, y más que gente que coge ese tuit y lo copia y lo tuitea, y...

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Entra en El País para participar

Lo más visto en Verne