2.500 euros de multa y 16 meses de alejamiento para el hombre que acosó a una periodista canaria en un directo

Ha sido condenado en un juicio rápido celebrado este martes

  • Comentar
  • Imprimir
Periodista canaria acosada
La periodista Raquel Guillán en el momento en el que es abordada en directo por un hombre que intenta besarla.

El hombre que acosó a la periodista Raquel Guillán durante una retransmisión en directo ha sido condenado este martes 25 de febrero en un juicio rápido. Según informa la cadena en la que trabaja, Radio Televisión Canaria, el hombre ha alcanzado un acuerdo con la acusación por el que abonará a la reportera una indemnización de casi 2.500 euros y tendrá que cumplir con una orden de alejamiento de 16 meses.

El pasado sábado 22 de febrero, la reportera canaria estaba informando desde Lanzarote sobre la alerta meteorológica que han sufrido las islas en los últimos días, cuando un hombre se abalanzó sobre ella tratando de besarla en la mejilla. Iba acompañado de otro amigo, que grabó la escena con su móvil. "En ese momento me sentí indefensa y agredida. Yo seguí con la conexión de forma robótica, pero ya no estaba ahí. Me quedé en shock", dice Guillán a Verne por teléfono. El episodio tuvo una segunda parte que no se vio en televisión: "Después de un par de minutos volvieron él y su amigo, como si nada. Le dije que eso no se hace y que iba a llamar a la policía, que no se fuese. Cuando vio que iba en serio, salió corriendo y se le cayó la cartera. La cogí, no se la quise devolver para que le identificase la policía y me tiró del pelo y me empujó para recuperarla. Caí al suelo de espaldas". Guillán consiguió que un hotel cercano custodiase la cartera del joven hasta que llegó la policía.

El hombre ha sido condenado por dos delitos, como recoge el fallo del Juzgado número 2 de Arrecife (Lanzarote), al que Verne ha tenido acceso. El primer delito es de abusos sexuales, por el que impone una multa de 2.160 euros y 16 meses de alejamiento de al menos 300 metros. El segundo es un delito leve de lesiones, que conlleva una multa de 120 euros. El hombre también ha sido condenado a pagar 130 euros en concepto de responsabilidad civil. La sentencia es firme y no admite recurso.

Muchas personas se solidarizaron con Guillán en redes sociales tras ver la escena. Entre ellas está la consejera de Igualdad, Diversidad y Transparencia del Gobierno de Gran Canaria, Sara Ramírez, que compartió el vídeo de a través de su cuenta de Twitter. "Estamos hartas", decía en su tuit, compartido más de 8.500 veces en tres días desde el 22 de febrero.

Los trabajadores de la Televisión Canaria emitieron un comunicado en el que mostraron su “total rechazo al ataque de carácter machista” que sufrió su compañera. Guillán volvió a su puesto de trabajo al día siguiente para seguir informando. Ella misma agradeció en su Instagram el apoyo recibido en los últimos días. “Todos los mensajes que he recibido me han hecho saber que no estoy sola. Por eso, hoy más fuerte que nunca", ha expresado en sus stories.

Casos previos de acoso a mujeres periodistas

La situación a la que se tuvo que enfrentar Guillán ya le ha sucedido previamente a distintas mujeres periodistas. María Gómez, una de las reporteras del equipo de Mediaset que cubrió el Mundial de Rusia de 2018, denunció el acoso machista que tanto ella como sus compañeras padecieron durante el transcurso del evento deportivo. "No sé si hace falta aclararlo, pero basta ya de este tipo de actitudes, basta ya de este tipo de hombres. Somos trabajadoras, no somos floreros, no estamos esperando besos que no pedimos…”, afirmó la periodista.

Elizabeth López, periodista de Más vale tarde (La Sexta), sufrió un ataque muy parecido al de la reportera canaria cuando en agosto de 2018 un hombre se acercó a besarle la cara en directo. Ella misma compartió el vídeo del incidente en su cuenta de Twitter acompañándolo del mensaje: "Una situación vergonzosa e intolerable. Falta mucho RESPETO y sobran actitudes machistas. #bastaya".

Cuando la periodista de La Sexta sufrió este ataque, muchas voces críticas trataron de restarle importancia y afirmaron que era una simple gamberrada. Sin embargo, tal y como explicó la propia López a Verne, “en el momento en que un hombre se cree con derecho a invadir tu espacio y darte un beso sin tu permiso, es una situación sexista".

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Entra en El País para participar

Lo más visto en Verne