Y tú, ¿qué haces para intentar "frenar la curva"?

Personas anónimas y empresas pequeñas suman esfuerzos para detener la oleada de contagios

  • Comentar
  • Imprimir
Coronavirus
Sol Perez-Fragero, dueña del bar La Gloria, y Victoria Tortosa, cofundadora de La Exclusiva

La pandemia del coronavirus nos ha puesto en una situación excepcional y sin precedentes. Tiendas cerradas, empresas obligadas a teletrabajar, clases suspendidas... Además de las medidas oficiales, las autoridades han pedido a los ciudadanos responsabilidad individual para reducir nuestros movimientos e intentar parar el ritmo de contagios. El principal objetivo es “frenar la curva” y evitar que el sistema sanitario se colapse. Así lo piden tanto los organismos oficiales como la gente en redes sociales. Esta situación ha despertado muchas iniciativas e ideas solidarias que intentan ayudar a los grupos de riesgo (personas mayores y con problemas de salud), ayudar a sus vecinos u ofrecer alternativas o acompañamiento para estos días. Detrás de cada iniciativa para intentar reducir los contagios hay una historia: algunas conllevan sacrificios económicos o personales. En Verne queremos contar a lo largo de los próximos días todas esas historias e iremos añadiendo nuevos testimonios día a día. Y tú, ¿qué haces para intentar frenar la curva? ¿Conoces iniciativas similares? Cuéntanoslo en los comentarios de esta noticia.

Una matrona desempleada responde a consultas sobre embarazo y salud reproductiva

Carmen de la Fuente, matrona de Santander que responde a dudas de maternidad por Twitter

Aunque esta crisis sanitaria le ha pillado sin trabajo, Carmen de la Fuente (26 años y residente en Santander) no dudó ni un segundo en ofrecer sus conocimientos como matrona para todas aquellas mujeres (embarazadas o no) y así resolver sus dudas a través de mensajes privados en Twitter.

Como cuenta a Verne en conversación telefónica, desde que lo anunció el pasado 13 de marzo mediante un tweet –que ya almacena más 46.000 retuits y 42.000 Me gusta– recibe a diario “unas 200 consultas”, la mayoría sobre temores ante la posible infección del feto. “Esto va cambiando conforme se va investigando, pero lo que se ha podido comprobar hasta ahora es que en el tercer trimestre del embarazo no hay transmisión vertical, es decir, de la madre al feto”, explica la matrona citando el informe publicado recientemente por el Ministerio de Sanidad.

Sin embargo, se desconoce aún qué sucede en los dos primeros trimestres. “No hay datos sobre este periodo de gestación todavía. Es cierto que la muestra es pequeña porque no se han infectado muchas mamás, afortunadamente”, añade De la Fuente, que también es consultada por mujeres que no están embarazadas. “Muchas tienen dudas sobre su salud reproductiva o relacionadas con pastillas anticonceptivas, por ejemplo. Como se recomienda evitar los centros de salud y hospitales, intento darles soluciones en la medida en la que estoy capacitada para ello”.

De la Fuente cree que, pese a la gravedad de la situación, esta crisis sanitaria nos está mostrando la mejor cara de la sociedad. “Todos podemos aportar nuestro granito de arena, desde siendo responsables quedándonos en casa hasta pelear contra el virus desde primera, segunda o tercera línea como otros muchos profesionales. Yo me quedo con la solidaridad que se está viendo estos días”, concluye.

Consultas vía Twitter para aliviar el miedo y evitar asistir a los hospitales

Raúl Sánchez, cirujano cardiaco infantil en Madrid.

Ante la propagación de un virus del que todavía se sabe poco y tras la alarma social generada en los últimos días, Raúl Sánchez, cirujano de la unidad cardiaco infantil de los hospitales La Paz y Ramón y Cajal (Madrid), ha decidido compaginar sus horas laborales con la atención vía Twitter de pacientes (adultos y niños de toda España) con cardiopatías congénitas, “un grupo de población que, dependiendo de su perfil, puede ser también de riesgo”. Lo anunció este 14 de marzo en un Tweet y, en menos de un día, recibió más de 200 mensajes privados.

En conversación telefónica con Verne, Sánchez cuenta que su intención “es aliviar el miedo de aquellas personas que sufran una cardiopatía congénita ante las posibles dudas que puedan tener y para también evitar que asistan físicamente al hospital”. Además de tener ya una gran carga de trabajo, los centros sanitarios son un posible foco de infección.

El cirujano, de 42 años, explica que “no todos los pacientes con cardiopatías congénitas tienen por qué ser grupo de riesgo, depende del tipo de cardiopatía, de si están operados o no, o de si están bajo tratamiento. De no serlo tienen que seguir las recomendaciones del resto la población”. Aun así, aconseja que le consulten porque no se deben dar recomendaciones en general, “cada caso es diferente”.

Como todo el personal sanitario, Sánchez está viviendo unos días muy intensos, pero mantiene la esperanza ante la concienciación de gran parte de la sociedad y sus muestras de solidaridad. También anima a mantener “un mensaje equilibrado”: “No hay que caer en el 'vamos a morir todos' ni en el 'esto a mí no me va a pasar'”.

La furgoneta de la gira de Huecco se pasa al reparto

Iván Sevillano, Huecco, en la furgoneta que utiliza para sus giras y con la que ahora pretende repartir comida a quien lo necesite

El cantante Iván Sevillano, más conocido por su nombre artístico Huecco, ha querido darle un nuevo uso solidario a la furgoneta que habitualmente utiliza en sus giras: va a ser su método de transporte para llevar comida a aquellas personas mayores o con movilidad reducida que lo necesiten. Este cantante extremeño lleva tiempo preocupado por la crisis del coronavirus. “Hice una previsión nada optimista, aunque mis canciones sí lo sean, al ver lo que estaba pasando en China e Italia. Por eso, hace un mes decidí comprar monos y mascarillas para evitar la transmisión”, cuenta. Al verse con este equipo en su poder y la furgoneta sin uso tras el parón producido en la industria del espectáculo, ha decidido que es el momento de salir a ayudar a toda esa gente aislada que lo necesitaba.

Muchos artistas están en estos momentos organizando diversas iniciativas online con las que pretenden animar a su público durante los días que dure el encierro. Huecco, sin embargo, ha descartado por el momento esta opción: “Hacer streamings en concierto está muy bien, pero ahora el cuerpo no me pide cantar, me pide echar una mano como pueda”. Por ello, junto a su mujer Laura, este cantante ha realizado una gran compra de productos no perecederos que distribuirán de manera gratuita por la ciudad de Madrid y alrededores durante los próximos días. “La idea es que personas mayores y dependientes que lo necesiten nos llamen [puedes leer el teléfono en el tuit] y nosotros les acercamos los productos que sean. También podemos comprarles medicamentos si hace falta”, explica.

Por el momento, y teniendo en cuenta que Huecco anunció esta iniciativa el lunes 16 de marzo en sus redes sociales, no han recibido ningún encargo en concreto con el que empezar a llevar a cabo esta iniciativa. “Aunque todavía no nos han solicitado que vayamos a ninguna casa, sí que nos llama gente preguntando para saber si seguiremos con esto y nosotros les decimos que por supuesto que sí”, explica Huecco, “creemos que todavía la gente está aprovisionada y que el mayor flujo de pedidos llegará a partir de la semana que viene”. Lo que sí que han recibido es un gran número de llamadas de gente dispuesta ayudar a la causa ofreciendo también sus vehículos para el reparto. “Es muy bonito ver esta solidaridad, pero tenemos que decirles que no. Nosotros podemos hacer esto porque contamos con las medidas de seguridad necesarias, no queremos exponer a nadie”, cuenta el cantante.

La app ¿Tienes sal? impulsa #HacerBarrioJuntos

El equipo de ¿Tienes sal?: María Serrano, Marisa Díaz y Sonia Alonso. Foto cedida por ¿Tienes sal?

Sara Ramiro, una joven española de 28 años, quería ayudar desde Liverpool, donde vive, a los madrileños que están en casa por la crisis del coronavirus. “Pensé que desde la distancia también podía colaborar, estaba muy preocupada por mi familia, que vive en Madrid, y por eso pensé en contactar con la aplicación de ¿Tienes sal? Sus creadoras tienen la tecnología para lo que se me había ocurrido…”, cuenta a Verne por teléfono. La idea de Ramiro, que ya ha materializado el equipo de ¿Tienes sal?, es ofrecer su aplicación para que los vecinos puedan ayudarse unos a otros.

Esta aplicación, que cuenta con 145.000 personas registradas, funciona como una red social donde gente de la misma zona puede quedar, hacerse recomendaciones, ofrecer servicios, etc. Sonia Alonso, cofundadora, cuenta que cada día aumentan en la app los anuncios que incluyen la palabra “coronavirus” y que ofrecen cuidados de niños, hacer la compra a personas mayores, o sacar a pasear a los perros de aquellos que son población de riesgo. Esta iniciativa lleva como lema #HacerBarrioJuntos y pretende visibilizar que el apoyo de la comunidad en la que vives y de tus vecinos es fundamental cuando ocurren cosas extraordinarias como las que se están viviendo en España estos días.

Alonso cuenta a Verne que también han lanzado una acción offline. Han diseñado unos carteles que ya están pegando en las escaleras y en portales para que la gente que no utilice aplicaciones pueda ver que sus vecinos están dispuestos a ayudarles. “Si alguien quiere ofrecerse a hacer la compra o a otra cosa, pone su nombre y el piso en el que vive para que le puedan localizar, y así esas personas mayores, o de riesgo, no tienen que salir a la calle”.

Un grupo de WhatsApp para coordinarse y cuidar a los niños del barrio

El colectivo Vallekanas Feministas K9. Foto cedida por las autoras

Unas vecinas del barrio madrileño de Vallecas quiere echar una mano tras el cierre de las escuelas en toda España. El colectivo Vallekanas Feministas K9, compuesto por unas 20 mujeres que se unieron tras una agresión producida en su barrio, han propuesto una solución: crear un grupo de WhatsApp para familias que necesiten ayuda con sus hijos e hijas en el barrio. “Una compañera me habló de hacer esta iniciativa porque había visto que en Tetuán ya estaban haciendo algo parecido”, explica Marimar Amoedo, miembro de este colectivo.

Vallekanas Feministas K9 ha anunciado la iniciativa a través de un mensaje distribuido por sus redes sociales y todos sus contactos. Aquellos padres interesados solo tienen que pinchar este enlace para unirse a un grupo de Whatsapp. Los cuidadores se organizan usando una hoja de Excel compartida en la que ponen cuándo están disponibles. Las familias interesadas acceden a este documento para buscar a alguien que les pueda ayudar y las vecinas de “Vallekanas Feministas KM9” le proporcionan su contacto. “Cuando lo pusimos en marcha, en solo 20 minutos ya teníamos a 50 inscritos entre gente que solicitaba ayuda y gente que la ofrecía”, cuenta Amoedo.

La mayoría de personas que se han inscrito para ayudar son mujeres. Una realidad que Amodeo califica como “triste”. Según explica: “Nos encontramos con que los cuidados nos siguen perteneciendo sólo a nosotras. Por eso desde el colectivo trabajamos en el barrio, porque es donde el feminismo tiene que empezar”. Además de esta iniciativa, Vallekanas Feministas KM9 han decidido crear un canal de Youtube cooperativo con el fin de “divertir y enseñar” a los niños y niñas del distrito. Aquellos vecinos que quieran colaborar, pueden mandar contenido al mail vallekanasfeministaskm9@gmail.com y se van subiendo a la plataforma. Por el momento, se pueden encontrar vídeos que van desde una madre enseñando lenguaje de signos con su hija hasta una marioneta explicando temas diversos.

Tres furgonetas para llevar comida a las zonas rurales de Soria

Hugo Núñez y Victoria Tortosa, fundadores de La Exclusiva

La Exclusiva, la empresa de Victoria Tortosa, se dedica desde hace siete años a repartir la compra a vecinos de pueblos de una de las provincias más despobladas de España, Soria. Sus clientes son, sobre todo, personas mayores. Esta es su manera de aportar un granito de arena para que estas personas estén abastecidas y no tengan que marcharse a ciudades más grandes. Desde este jueves, por la situación que se está viviendo en España por la expansión del coronavirus, La Exclusiva tendrá tres furgonetas de reparto en vez de una. Tortosa ha reforzado su equipo como si fuese verano y, aunque normalmente los viernes cierran hasta el lunes, en esta ocasión trabajarán todo el fin de semana.

“Vamos a trabajar lo que haga falta. Son personas mayores, están asustadas, por ellos y por sus familias, y tenemos que tener paciencia y tratarlos con mucho cariño durante estos días”, explica la cofundadora de La Exclusiva a Verne por teléfono. Tortosa anunció el 12 de marzo por la noche que su empresa, en colaboración con el hipermercado Leclerc, reforzaría sus servicios y atendería gratis a aquellos que forman parte de la población de riesgo y a los que están en cuarentena. “No tienes por qué salir de casa si te da miedo o no es estrictamente necesario”, puede leerse en los carteles que han difundido por redes sociales.

Esta empresa, que surgió en plena crisis para dar respuesta al cierre de tiendas en las zonas rurales, se encarga de transportar todo lo que necesiten los vecinos (tintorería, libros...), excepto medicamentos y dinero. La cofundadora cuenta que desde que este miércoles anunciaron las nuevas medidas de refuerzo, lo que más les han pedido ha sido comida.

Un médico que vive en el garaje de su casa

La habitación improvisada de Alonso M.

Alonso M., de 60 años, se hizo enfermero a los 22 y médico sanitario a los 33 años. Trabaja en un hospital de Valencia. “Al principio, las guardias en urgencias eran normales, hasta que empezaron a llegar personas infectadas por coronavirus. No teníamos las medidas de protección adecuadas”, cuenta a Verne. Ahora todo se ha descontrolado. “Estamos doblando turnos y trabajando en nuestros días libres porque tenemos muchos compañeros en cuarentena”.

En el momento en el que empezaron a llegar un gran número de personas que podían ser posibles positivos, Alonso decidió en un acto de responsabilidad protegerse a él y a su familia e irse a dormir al garaje. “Me dan mascarillas normales de quirófano, que no protegen, en vez de mascarillas tipo FFP2, que son las que funcionan”.

Este jueves tuvo una guardia muy larga y le tocó pasar mucho tiempo con una persona que tenía todos los síntomas de coronavirus. Como no sabía si se había infectado, pidió a su hija que le pusiera una cama en el garaje. “Mi padre me dijo que él estaba bien, pero que lo hacía por responsabilidad, porque en este momento, más que nunca, se necesitan médicos”, cuenta Eva M. a Verne. En el garaje tiene un baño para él solo y una pequeña cocina. “Me entretengo restaurando una silla con mi caja de herramientas”, dice Alonso.

Su hija lanzó un hilo en Twitter que en un día tuvo casi 30.000 retuits. En él contaba lo que su padre había decidido para concienciar a la gente sobre el esfuerzo que están haciendo los sanitarios. “Todos deberíamos ser responsables y ayudar a bajar la curva del coronavirus”, cuenta Eva.

“Lo que veo es que somos muy poco solidarios y nos importa muy poco cuidar a nuestra población de riesgo, aunque estos últimos días he visto que la gente está tomando más conciencia”, dice el médico.

Ayuda para que los mayores se sientan seguros

Luis Mi Guijarro

Luis Mi Guijarro publicó el 12 de marzo a las 21.14 este tuit: “Si algún vecin@ de Triana necesita que se le lleve la compra o artículos de farmacia, o alguno conocéis algún caso, no dudéis en contactar conmigo, aquí están mis dos manos”. Su mensaje de solidaridad, tras conocerse que la Junta de Andalucía había ordenado el cierre de los hogares de pensionistas y algunos centros de día, recibió una ola inmediata de respuestas alabando su gesto. Pero él no era el único. Twitter se llenó de publicaciones similares. “Yo no tengo mérito ninguno, es cuestión de concienciación”, asegura.

Guijarro sabe bien la sensación de soledad, vértigo, miedo e impotencia que sienten las personas mayores. Estuvo cuidando de sus padres, que fallecieron con 84 años, él, y con 91, ella. “Se agobiaban por cualquier cosa, pues imagínate ahora todos estos ancianos que están acostumbrados a estar en centros o acompañados de otras personas de su edad y ahora están solos en casa. E imagínate si sus hijos están en Madrid, no van a poder venir tampoco”, comenta, verbalizando la situación en la que se van a encontrar muchos de los usuarios de los centros de día que a partir del lunes permanecerán cerrados y que angustia a muchos de sus familiares, que no pueden conciliar para hacerse cargo de ellos o no viven cerca.

Además de su experiencia personal, Guijarro vive en Triana, uno de los barrios más envejecidos de España, y convive a diario con gente mayor. “Aquí hay más andadores que carritos”, bromea. Sin embargo, él quita valor a su iniciativa. “No soy el único. Por la zona hay otras casas con carteles en los portales de vecinos que se ofrecen a bajar la basura o a ayudar a los ancianos que residen allí. En Triana conservamos el espíritu de vecindad que quizás se ha perdido en otros sitios, y de toda la vida nos hemos prestado la sal o lo que hiciera falta”, asegura.

Guijarro, de 45 años, y responsable administrativo de una empresa de Triana, empieza a teletrabajar el próximo lunes, justo cuando cierran los centros educativos de toda Andalucía. “Ahora vamos a tener que elegir entre cuidar al padre o a los hijos, porque juntos no van a poder estar”, ironiza. Sin embargo, reconoce, varias Hermandades están tratando de aunar ambas facetas y a través de sus grupos jóvenes, reunir a los chavales que no tienen clase para que acompañen a los mayores. “Lo mío no es nada anormal y si algo vamos a sacar bueno de todo esto es que vamos a construir un país más solidario”, concluye.

Un bar que cierra por responsabilidad antes de hacerlo por obligación

La Gloria es uno de los primeros bares de Malasaña (Madrid) que decidió cerrar sus puertas al público antes de que las autoridades locales obligaran a ello. Lo anunció en su cuenta de Instagram este jueves: “Cierra hasta que mejoren las cosas. Por vosotros, por nosotros, por todos. Gracias”, escribió su dueña, Sol Perez-Fragero, de 40 años.

Sol Perez-Fragero tras la barra de su bar

Pérez-Fragero cuenta a Verne que hasta su abogado le dijo que no se adelantara, que esperara hasta que el Ayuntamiento le diera la orden (lo que finalmente ocurrió el viernes y que entrará en vigor el sábado 14 de marzo). Algunos dueños de los bares de alrededor también le dijeron que lo estaba haciendo mal, pero a ella no le importó. “Cuando todo esto pase vamos a necesitar a la gente más que nunca, pero ahora hay que ser responsables”, dice Pérez- Fragero. “Los bares son focos de contagio, el cocinero viene en metro, la gente comparte vasos, todos usan el mismo baño, era demasiado riesgo como para seguir abiertos”, reflexiona.

En este bar trabajaban seis personas, pero por la crisis del coronavirus ha tenido que despedir a dos. “Tomé la decisión de cerrar el bar mientras tenía clientes cenando, porque me pareció que era lo más responsable”, cuenta. “Cuanto más radicales seamos ahora, más rápido vamos a poder volver a tomar algo en los bares con nuestros amigos”.

“No soy valiente, ni un héroe, solo soy responsable”, afirma. Este local lleva siete años abierto en el centro de Madrid y tiene una clientela fija. “Estoy a punto de abrir otro restaurante y he parado las obras”, afirma Pérez- Fragero, que espera que esta crisis no la deje sin ahorros.

La procesión va por dentro: sin Semana Santa por elección

Ana A. Manzano es sevillana y trianera por los cuatro costados. Lleva desde 2008 viviendo en Madrid, y aunque suele bajar con frecuencia a la capital andaluza, la Semana Santa y la Feria están marcadas en rojo en su calendario. Cuando hablamos con ella, la Semana Santa de Sevilla aún no se había cancelado, algo que se anunció en la mañana del sábado. Este año había reservado las vacaciones desde enero. La crisis del coronavirus, sin embargo, ha trastocado sus planes y sus ilusiones. “La recomendación del Ministerio de Sanidad es evitar viajes innecesarios y aunque para mi ir en estos dos momentos del año a Sevilla es necesario, no es urgente y me quedaré en Madrid”, explica con ironía desde el otro lado del teléfono.

Imagen cedida por Ana A. Manzano

Manzano lleva desde este lunes teletrabajando en su casa madrileña junto a sus dos hijas de nueve y cinco años a las que han suspendido las clases. “Hay mucha gente de mi familia que se sorprende de que no bajemos a ver a mis padres, pero precisamente es el hecho de viajar con niños, que son quienes no tienen síntomas y transmiten el virus, para estar con personas de riesgo como los abuelos lo que me parece irresponsable”, explica. Ella ha comentado su decisión con otros sevillanos que residen en la capital española, pero no todos opinan como ella. “Algunos dicen que no van a coger el AVE por la cercanía con otros pasajeros, pero si van en coche y están con personas que son de riesgo no ayuda nada tampoco”, afirma.

“En estas circunstancias lo mejor es estarse quieto. No solo no viajar a lugares donde el foco de infección es alto, sino a cualquier sitio”, abunda. Manzano advierte sobre la gente joven, los estudiantes. “Creo que muchos de los estudiantes andaluces que están en España van a regresar y como contagien a alguien van a crear otro foco. Somos mucha gente y la responsabilidad individual debería ser muy alta”, reflexiona.

Su sentido de la alerta se extiende al cambio de rutina impuesto por la suspensión de las clases. “Ayer llevé a mis hijas al parque y eso estaba lleno de niños, de adultos y de ancianos que tocan los columpios, las vallas… Para eso mejor que estén en el colegio. Es el segundo día que están en casa, pero yo voy a llevarlas a pasear”, dice con humor.

Manzano trabaja en una empresa organizadora de eventos. “Se han cancelado la mayoría por el Covid”, dice. El mismo virus que le ha obligado a ella a cancelar dos de los eventos personales que más estaba esperando. “La Feria, si al final la suspenden, me va a doler más, pero va a haber más Semanas Santas y más Ferias y es preferible ser cautelosos ahora”, sostiene.

Con información de Eva Sáiz, Lucía Franco, Brenda Valverde, Laura Romerales y Mari Luz Peinado.

Si quieres saber más...

...En esta guía de actuación frente al coronavirus puedes encontrar respuestas para saber qué hacer ante la sospecha de padecerlo, cómo prevenirlo el o cómo actuar si se está infectado.

...Aquí puedes seguir la progresión del virus en España actualizada y aquí, en el mundo.

...Para entender cómo se reproduce y contagia el Covid19, aquí puedes leer una guía explicativa.

... Objetivo número uno: aplanar la curva del coronavirus.

...Si te han mandado teletrabajar y no estás acostumbrado, aquí tienes unos consejos de personas que llevan años haciéndolo.

...Puedes seguir la última hora sobre el coronavirus en el directo de EL PAÍS.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Entra en El País para participar

Lo más visto en Verne