¿Se pueden predecir avalanchas de nieve húmeda como la de este vídeo?

La lluvia y el calor son las dos principales causas de este tipo de aludes de nieve

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Cuatro montañeros vascos fueron testigos de una gigantesca avalancha de nieve húmeda mientras practicaban esquí en las Montañas Rocosas de Canadá. Uno de ellos, Jurek Ziemkiewicz, compartió en Facebook el vídeo que recoge el momento. La grabación se ha convertido en viral a través del perfil de A Lurte, centro pirenaico para la gestión de riesgos de montaña de Canfranc (Huesca), donde ya supera los 2,4 millones de visualizaciones.

Los responsables de Bilbobentura, empresa especializada en deportes de aventura en la Ría de Bilbao, publicaron el vídeo que les había pasado Ziemkiewicz, quien colabora habitualmente con ellos. A partir de ese momento, la grabación comenzó a compartirse a través de WhatsApp y redes sociales, comentan a Verne desde esta compañía turística.

¿Por qué ocurren las avalanchas de nieve húmeda?

"Todas las avalanchas ocurren cuando hay un desequilibrio entre las fuerzas de tracción (que tiran hacia el valle y que corresponden, principalmente, al peso de la nieve) y las de resistencia, que intentan mantener la nieve en su sitio", explica a Verne Rocío Hurtado, predictora de avalanchas y coordinadora de la organización A Lurte, que ha popularizado el vídeo.

En concreto, los aludes de nieve húmeda como el que se ve en esta greabación se producen "cuando en el manto de nieve se supera un cierta cantidad de agua por diferentes motivos (principalmente por la lluvia o por el calor que derrite la nieve y la hace líquida). Este tipo de avalanchas se desliza montaña abajo y de esa forma particular, como una colada de lava. Aunque no son aludes muy rápidos, son muy pesados y arrasan con todo lo que se pone en su camino", comenta la experta.

¿Cómo pueden predecirse?

Como decía Hurtado, la lluvia y el calor son las dos principales causas de este tipo de avalanchas. "Para predecirlas, nos basamos en el análisis del manto de nieve que realizamos durante todo el invierno. Identificamos si hay estratos débiles en el manto que sean más proclives a fallar en determinadas circunstancias (en estos casos, el aumento de la cantidad de agua). Si la previsión meteorológica nos informa sobre la posibilidad de que el calor derrita la nieve o que vaya a llover, indicaremos que tenemos el problema de aludes de nieve húmeda y asignaremos un grado de peligro, que relaciona la probabilidad de desencadenamiento, el tamaño de las avalanchas y su distribución en el territorio".

¿Qué hay que hacer en estos casos?

"Lo mejor es leer el boletín de peligro de aludes de la zona que se está visitando, para identificar las laderas donde se pueden dar, así como los momentos del día más comunes para que ocurra", comentan desde A Lurte. Si existe peligro por aludes de nieve húmeda por lluvia, "lo mejor es esperar a que deje de llover y a tener un rehielo nocturno efectivo (las temperaturas bajan de noche y el agua caída se congela). De ese modo, tras comprobar que el rehielo es efectivo, el peligro por aludes de nieve húmeda ligados a la lluvia disminuirá".

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne