¿Quién usa el fax en 2015? (además del Madrid y el Manchester)

Los dos clubes de fútbol no son las únicas empresas que usan el fax para comunicarse (o en el caso de De Gea, para intentarlo)

  • Comentar
  • Imprimir
El momento en el que tres empleados acaban con todos sus problemas y la máquina de fax (también), en la película 'Space Office'
El momento en el que tres empleados acaban con todos sus problemas y la máquina de fax (también), en la película 'Space Office'

Un retraso en el envío de los papeles con el contrato que convertiría a David De Gea en el nuevo portero del Real Madrid ha provocado dos tipos de bromas en las redes sociales. Están los clásicos chistes que un acontecimiento de este tipo (más si es futbolístico y atañe a un equipo como el de Florentino Pérez) provoca. En esta ocasión, además, se ha generado una duda al comprobar que la documentación que tendría que haber llegado antes de las 00.00 del lunes, hora en la que se cerraba el mercado de fichajes, llegó a la Liga a las 0.28 y por fax. ¡Fax!

¿Quién usa esta máquina en 2015?, ¿por qué se recurre al fax para cerrar un acuerdo de este tipo y en el último momento?, se preguntan con más humor que verdadera curiosidad muchos usuarios en Twitter, más acostumbrados a la agilidad del email.

Este invento, que en 2014 cumplió 50 años, sigue apareciendo al lado del número de teléfono o dirección de correo electrónico de empresas públicas y privadas en España. La última vez que el INE lo incluyó en su encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los hogares fue en 2012. En aquel momento, el 5,3% del total de los hogares españoles contaba con una máquina.

Su uso es especialmente habitual entre las compañías que prestan servicios como la telefonía o la energía, explican desde Facua, organización sin ánimo de lucro que se dedica a defender los derechos de los consumidores. Y habitualmente solicitan este tipo de comunicación para tramitar las bajas. "Es solo un recurso para demorar este tipo gestiones", aseguran. "Tiene el mismo efecto que cuando te van pasando de un departamento a otro hasta que sospechosamente la llamada se corta", dicen, "si puedes darte de alta en cualquier servicio con una llamada de teléfono, ¿por qué es necesario mandar un fax para la baja?".

Los profesionales relacionados con el sector jurídico (abogados, procuradores, peritos, aseguradoras, bancos...) también tienen el fax como compañero permanente. "Los juzgados españoles siguen remitiendo la mayoría de los requerimientos e información por esta vía y además los jueces dan credibilidad a este sistema de comunicación sencillo y estándar", explican desde Faxvirtual, empresa especializada en este método de envío. "Otro de los sectores que lo siguen utilizando de forma intensiva son el sector hotelero y sus intermediarios, ya que muchos portales de reservas, por ejemplo booking.com, envía las reservas vía fax dada la seguridad jurídica de este tipo de envíos".

La seguridad es el principal argumento que se esgrime para defender el uso de este medio de comunicación como, por ejemplo, explican varios usuarios (a partir de su experiencia profesional) en este hilo de Quora. Para evitar filtraciones de determinados documentos oficiales o de especial relevancia, como un contrato, cuentan que optan por el fax. Cuando es necesario probar algún dato ante un tercero, el recurso habitual es un burofax. Este procedimiento tiene un precio a partir de los seis euros, según se especifica en Correos. Esta alternativa sí garantiza el acuse de recibo y una copia certificada en caso de que haya algún problema en la recepción. "Este servicio, tanto online como los admitidos en oficina, está ocupando paulatinamente el papel del servicio telegráfico", explican desde Correos. "Permite ampliar el contenido de los textos enviados por los clientes porque se contabiliza por páginas, y ya no por palabras como el telegrama, y por una escasa diferencia económica". Entre las dos modalidades en Correos circulan unos 10.000 envíos diarios (más de 350.000 burofaxes al año), según datos de diciembre de 2014 facilitados por la entidad.

Otra de las razones que plantean los defensores de este medio de comunicación es la rapidez. Por sorpredente que parezca, cuando la única alternativa es el correo postal, las empresas prefieren un fax. La explicación más extendida es que este método está universalmente establecido y no depende de conexiones a internet. Pero una vez más, la posibilidad de suplantar la identidad es más sencilla con un fax que a través de una dirección de correo electrónico registrada en la base de datos de cualquier empresa o institución pública.

Aún así, son diversos los denuncias que se pueden encontrar en la red en las que el envío de un fax fue determinante. De Gea no es el único damnificado. Irene Serrano, española residente en Canadá, no pudo votar en las pasadas elecciones autonómicas y municipales porque el documento que le requerían no pudo enviarse por este método. Como ella, muchos votantes encontraron trabas para ejercer su derecho.

Desde Facua explican que el uso del fax puede estar más vinculado a trámites con la Administración Pública en los que una institución en concreto solicite, por ejemplo, la firma de un particular. "Es igual de legal una firma escaneada que una que se envíe por fax", plantean, "de hecho es más sencillo suplantar la identidad de alguien trasladándose a una papelería o usando la máquina de una oficina que si se envía la documentación por correo postal o por email con acuse de recibo".

Donde el fax aun no es una reliquia

Y luego están las clásicas excepciones la norma. En Japón y en Israel el fax aun no ha conseguido la categoría de reliquia. El Internet Fax Research Institute publicó en 2012 que el 87,5% de los hombres de negocio japoneses reconocían que este invento era esencial para su negocio, según publicó The Washington Post que además recogió que el 59% de los habitantes del país asiático tenía uno en casa. Esta extraña tradición se debe, según The New York Times, a los hábitos de trabajo, en concreto en las administraciones públicas del país donde el papel sigue siendo esecial.

En el caso de Israel, su apego está relacionado con el anacronismo de sus instituciones públicas, todavía muy analógicas, y la de sus servicios de atención al cliente, como se recoge en el Jerusalem Post.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Entra en El País para participar

Lo más visto en Verne