Nueva York vs. Madrid: ¿Cuál es la ciudad que nunca duerme?

Lo siento, Nueva York, mi dulce hogar, pero quien te llamase la ciudad que nunca duerme… nunca estuvo en Madrid

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Ya llevo viviendo aquí en Madrid unos dos meses. Soy una chica de Nueva York, extraña e inexplicablemente enamorada de España. Hace un tiempo conté cómo mi experiencia en el pueblecito extremeño de Fregenal de la Sierra cambió para siempre mi forma de ver el mundo. Han pasado cinco meses de aquello: desde entonces he vuelto a Nueva York, me han salpicado con asquerosas aguas residuales innumerables taxis amarillos, he pagado 8 dólares por una cerveza demasiadas veces, he comido unas comidas étnicas bastante cuestionables que solo se pueden encontrar en la Nueva York más desconocida, y me lo he pasado como una enana haciendo todo esto.

Y ahora estoy de vuelta a mi otra casa. Mi querida España, con una nueva aventura de un año por delante: Madrid.

Los últimos dos meses me he dedicado a observar mi nuevo ambiente,retrasando muuucho el momento de escribir. Quería establecerme bien en mi entorno. Quería absorber e internalizar completamente mis observaciones sobre el estilo de vida, la gente, la cultura, la comida, los chicos…

Y las fiestas.

Porque, seamos sinceros, me he dado cuenta de que esto es una parte muy importante de la vida diaria de aquí. Porque ¡menuda marcha tiene esta gente! (En inglés lo llamamos “stamina”, pero no suena igual de bien...).

Lo que me lleva a plantear algo que no he podido sacarme de la cabeza estos dos últimos meses:

¿Cómo narices funciona esta gente sin dormir? ¿Y cómo es que no se conoce a Madrid como “la ciudad que nunca duerme”? Así que tengamos un debate sano al respecto, ¿vale? Yo, por supuesto, tengo mi propia opinión, pero voy a dejar que decidáis vosotros mismos en base a los datos objetivos.

Nueva York versus Madrid: ¿Cuál es realmente la ciudad que nunca duerme?

1. Hora de cierre de los bares

7 de la mañana. ¡Vaya locura de noche!

Comencemos por lo más obvio. Los bares y discotecas de Nueva York dejan de servir alcohol a las 4 de la mañana. Es la ley. Lo que significa que el 98% de los mismos cierra. Lo que significa… ¡En efecto, lo habéis adivinado! Hora de irse a la cama (u hora de un último tentempié, y después hora de irse a la cama…) para todos los borrachines. El fiestero medio de Nueva York está acurrucado en su camita, soñando con los angelitos (y completamente ciego) a las 4:30. ¡Y se considera una noche desenfrenada si te quedas hasta que cierren a las 4 de la mañana! A no ser que seas uno de los pocos valientes que deciden llegar a un “after”, que abren hasta las 7 de la mañana… pero eso es muy radical. Y a vosotros, los radicales… os aplaudimos.

Vamos ahora con Madrid. Las discotecas no cierran hasta las 7 u 8 de la mañana. ¡De hecho, entre las 4 y las 5 de la mañana es cuando la cosa se pone interesante! Es el “clímax” de la noche, por así decirlo. Se mueven las caderas, corre la bebida, Enrique Iglesias suena a todo volumen, y los jóvenes… bueno, intentan cantarlo. La energía es contagiosa, y solo pensar en una cama es tan absurdo como pensar en unos cerdos volando.

Madrid=1 punto, Nueva York=0

2. La definición de "salir"

2 de la mañana en Madrid… ¡Estoy cansada! Me voy a casa… Eh, ¡¿perdona?!

¿"Salir" una noche en Nueva York? ¡Venga! Puede significar muchas cosas: desde unas copas relajadas con unos amigos después de cenar, hasta todo un fiestón en la discoteca más desmadrada. Tanto como si te vas al sobre a las 11 de la noche como a las 5 de la mañana, todo es “salir”.

Hablemos ahora de Madrid. Un sabio llamado Ernest Hemingway dijo una vez: “Irse a dormir temprano en Madrid es como querer sentar plaza de persona extravagante, y vuestros amigos se sentirán molestos durante algún tiempo con vosotros. Nadie se va a la cama en Madrid antes de haber matado la noche. Por lo general, se cita a un amigo poco después de medianoche en el café”.

Avancemos hasta 2015. Eso es exactamente lo que pasó en mi primer fin de semana en Madrid. Supongo que por algo era un genio Hemingway, ¿no? Eran las 2 de la mañana y todavía no habíamos llegado a la discoteca… y estaba cansada (¡glups!), así que le dije a mis amigos españoles, “mira, estoy agotada. Me voy a casa”. De repente, todo el mundo empezó a gritarme, como si acabase de insultar la tortilla de su abuela. “¿¿!!!¿¿¿Joderrrr, tía, qué coño dices, no vas a salir???!!!??”. Eh, perdonad, queridos y comprensivos amigos… pero voy con un gin tonic en la mano y son las 3 de la mañana… ¿no he salido ya?

Lección aprendida: esto no es Nueva York, donde la hora “aceptable” de irse a dormir va desde la 1 hasta las 5 de la mañana. La próxima vez lo tendré en cuenta.

Madrid= 1, Nueva York=0

3. Hora a la que cierra el metro

Metro de Nueva York: 6 de la mañana. Oye, ¿dónde se ha metido todo el mundo?

Esta es bastante sencilla. El metro de Madrid cierra a las 2 de la mañana. El de Nueva York funciona toda la noche.

Se me ocurre que... ¿A lo mejor es porque los madrileños no se van a casa hasta que no sale el sol? Sea como sea, lo siento, Madrid, pero tengo que concederle este punto a mi querida Nueva York.

Madrid=0, Nueva York=1

4. Los mayores

Sala de Madrid, 10 de la noche. Le pregunté a este tipo que para qué hacían cola… ¡Vamos a bailar, claro!

En Nueva York, hay algo muy popular entre los mayores que se llama The Early Bird Special (el especial de los madrugadores). Es una oferta especial para cenar entre 4.30 y las 5 de la tarde, que te hace un gran descuento en comida y bebida. Es algo típico de “viejos”. ¿Por qué? Porque seamos sinceros. ¿Qué menor de 70 años querría cenar a las 4.30 de la tarde? A no ser que sea una pre-cena, jajaja. Pero bueno, los mayores ya se han acabado su especial a las 6 de la tarde y se retiran a ponerse el pijama.

Hablemos ahora de los “mayores” de Madrid. He perdido la cuenta de los señores con bastón que he visto en bares de tapas después de las 11 de la noche. Ya sean familias acompañadas del abuelito y la abuelita, o una pareja de 75 años tomándose una cerveza en una terraza casi a medianoche; los “viejos” de Madrid no cenarían a las 5 de la tarde ni muertos.

5. ALIMÉNTAME. Tengo el típico antojo de medianoche

Querida pizza de Nueva York, te amo a cualquier hora del día, tu queso, tu salsa, de todas las formas posibles… Fdo. Tu admiradora secreta.

Vale, existe algo mágico en Nueva York (y en todo EE UU) que os tengo que contar. Se llama diner (¡no, no dinner, como en "cena"!) y es un menú de más de 5 páginas repleto de cualquier cosa en el mundo que se te pudiese ocurrir, DÍA Y NOCHE. Sí. Un restaurante abierto las 24 horas del día capaz de satisfacer cualquier antojo que puedas tener. ¡E incluso a veces la calidad de la comida es bastante buena! Es superamericana, superneoyorquina y superincreíble. ¿Que te apetece comida griega? Hecho. ¿Que te apetecen tortitas con bacon? ¿Con helado? Allá van. ¿Comida italiana? Controlado. ¿Nachos mejicanos? Por supuesto. El diner es el punto de encuentro en Nueva York después de que se haya echado a todo el mundo de todos los locales de fiesta respetables a las 4 de la mañana. Pero tampoco nos olvidemos de los millones de food trucks que hay aparcados por toda la ciudad. Delicatessens y tiendas de pizza abiertas las 24 horas del día. Ohhh, pizza de Nueva York, sueño tanto contigo…

(Nota al margen: ¡Si piensas ir próximamente a Nueva York ve AQUÍ para descubrir mis sitios favoritos en donde comer pizza en la ciudad! PIZZAPIZZAPIZZA)

Bueno. En Madrid, el panorama de antojos nocturnos está mejorando cada vez más. Me han dicho que hace 10 años no podías encontrar nada abierto de madrugada para satisfacer el hambre. Sin embargo, pasa a 2015 y puedes encontrar algunas cosas. Pero tienes que buscarlas, y si no estás en el centro de la ciudad, pues mala suerte. Y si te apetece algo más elaborado que una pizza mediocre, McDonald’s o, por supuesto… Taco Away, vas a tener que ir a casa y preparártelo tú. Pero oye, cuando el hambre llama a tu puerta a las tantas de la noche, cualquier pizza es “la mejor que has probado”.

Esta victoria es aplastante.

Madrid=0, Nueva York=1

6. Factores externos: lluvia o sol, mañana o noche, sábado o lunes… ¿Es siempre buen momento para pasártelo bien?

¡Hola a todos! Hoy es lunes, 12 de noviembre. Hay 4 grados de temperatura, con una probabilidad de cervezas del 100%

En Nueva York, cuando los bares y los restaurantes se llenan, están como en una lata de sardinas. Y cuando no… bueno, no lo están. Depende completamente: ¿Qué hora es? ¿Qué día es? Si son las 2.30 de la tarde de un lunes, lo más probable es que tu sitio favorito esté más muerto que un pez flotando. Pero esto no significa que la gente esté echándose la “siesta”, jajaja. Esa palabra definitivamente no existe en Nueva York. Significa que se están matando a trabajar, sin tiempo para pensar siquiera en divertirse.

Si paseas por las calles de Madrid a cualquier hora del día, siempre encontrarás bares y restaurantes llenos de gente. Tanto si están tomándose una caña en la terraza, un café con un amigo o tapas “para picar”; llueva o haga sol, sea lunes o domingo, siempre hay gente saliendo. ¿Domingo a las 2 de la mañana? Solo tienes que ir a La Latina. ¿Martes por la tarde con un 90% de posibilidad de lluvia? Bueno, como si fuera una tarde soleada de sábado de julio.

Madrid=1, Nueva York=0

7. En Madrid.... la gente es española. No hay prisas

¡Adiós, reloj!

Como he mencionado brevemente antes, los madrileños tienen marcha para aburrir. ¿Y lo que es aún más importante? Tienen corazón; un corazón sin horarios. En Nueva York, puedes encontrarte a un par de amigos poniéndose al día mientras toman una copa. Pero siempre hay “algún sitio al que tienen que ir” después de que se les acabe el tiempo reglamentario. A casa con su pareja, a terminar algún trabajo, a poner una lavadora, a ocupar alguna cama…

Pero eso no pasa con los madrileños. Tienen el corazón necesario para seguir y seguir pasándoselo bien, con o sin alcohol. Como Madrid está plantada en medio de España, hay españoles de todos los puntos del país, juntos en la misma céntrica ciudad. ¿El resultado? Si me lo preguntas, el corazón propio de su cultura se intensifica aún más. De Cataluña a Andalucía, de Galicia al País Vasco; la gente puede tener sus diferencias regionales, pero todos tienen un aspecto cultural en común: su amor a la vida.

Es algo parecido a lo que aprendí en mi pueblecito extremeño. No es tanto por el alcohol, simplemente les encanta salir y pasar tiempo no solo con sus amigos, sino con el mundo más allá de sus pisos. Ya sea relajados tomando una caña, devorando unas tapas, tomando un café, degustando unos churros con chocolate mañaneros, o pasando horas y horas en El Retiro. No hay nada más que hacer, ninguna cama a la que volver, ningún reloj con su tictac; solo tú y tus amigos. ¡La vida está para vivirla, y el mundo para explorarlo! No para quedarte en la cama durmiendo.

Madrid=1, Nueva York=0

Así pues, ¿el recuento? Redoble de tambor, por favor…

Madrid=5, Nueva York=2

Imagen: ¡Madrid gana!

Casie Tennin es autora del blog A Wandering Casiedilla, en el que cuenta sus aventuras en España. Puedes seguirla en su perfiles de Facebook e Instagram.

Traducción: Eva Millán

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne