57 pueblos originarios de México vivirán en una cuenta de Instagram

Un fotógrafo se dio a la tarea de retratar los usos y costumbres de estas poblaciones mexicanas

  • Comentar
  • Imprimir
Mujeres en la Sierra Tarahumara
Mujeres en la Sierra Tarahumara.

Los pueblos originarios de México son aquellas comunidades que intentan mantener sus usos y costumbres desde tiempos prehispánicos. El mexicano Diego Huerta Gonzalez creó Nación Nativa, un proyecto fotográfico para crear consciencia sobre su importancia. El material fotográfico sale a la luz en tres semanas y se podrá ver en su sitio web, sin embargo, el fotógrafo de 30 años ha utilizado su cuenta de Instagram, la cual cuenta con 80.000 seguidores, para compartir algunas de las imágenes que serán parte de esta serie.

Diego Huerta asegura que, aunque la recopilación de material para esta serie fotográfica se inició el 20 de marzo, tiene más tiempo fotografiando pueblos originarios mexicanos. “Hace ocho años tuve mi primer contacto con wirrarikas. Con el paso del tiempo me di cuenta de que algunos han ido cambiando y que ya no son los mismos. El error de la sociedad moderna está en creer que estas comunidades van a prevalecer de manera natural. No es así. Como fotógrafo quiero documentar todo lo bueno de cada pueblo y hacer un registro histórico para saber a detalle cómo era cada uno”, explica vía correo electrónico en entrevista para Verne.

Hasta ahora, Huerta González ha logrado retratar a integrantes de los rarámuris de Chihuahua, chichimecas-jonaz de Guanajuato, wirrarikas de Jalisco, zapotecas y mazatecos de Oaxaca, zoques de Chiapas y purépechas de Michoacán. Con su plan, el fotógrafo originario de Monterrey, Nuevo León, pretende reunir, en 12 meses, imágenes de otros 51 pueblos como el amuzgo, ixcateco, cakchiquel, chol y tzeltal. "Quiero que la gente los conozca y los respete", agrega.

El plan podría prolongarse dependiendo de la relación que el fotógrafo logre establecer con las comunidades. “Quiero establecer una buena calidad de comunicación. Creo que como seres humanos a todos nos gusta platicar de nuestras cosas y que se interesen en nosotros. Yo lo que hago es mostrar un interés real. Quiero pensar que pueden ver en mis ojos la sinceridad con la que me dirijo a ellos, el respeto y admiración que les tengo, creo que eso me ayuda a poder llegar a un nivel de intimidad en poco tiempo”, dice Huerta.

Para González, Instagram y las redes sociales han representado un puente directo para hacer llegar de manera directa a miles de personas cada unos de los rostros que retrata: “Es increíble cómo en cuestión de minutos personas que están al otro lado del mundo pueden ver, prácticamente en tiempo real, lo que estoy capturando en algún lugar remoto de México. Definitivamente han sido una herramienta fundamental para un proyecto de esta naturaleza”.

I knew that it wouldn’t be easy, the situation was not quite there, the season was not right. Huicholes don’t visit Wirikuta this time of year. But, I couldn’t leave Real de Catorce without giving it a try. The thermometer indicated 41°F but the wind made it feel colder. The few people in town who went out rushed themselves to keep away from the cold and wind. Still, I needed a guide to take me to Wirikuta, the sacred mountain of the Wirrarika Culture, and I luckily found Carlos at the corner of the church and main street. We traveled for almost three hours, around the hills that Carlos knew. Luckily, Carlos was a good friend of the Huicholes and knew the way. We couldn’t talk amongst ourselves that much, the wind blew strongly and we couldn’t be heard. Finally, the mountain was there, we had to begin our trailing from that place. We started our walk and I had this sensation that my camera and equipment weighted four times more to what I’m used to. The cold and wind as well as the height made it tougher for our trail. There it was, a small offering construction at the very top of the mountain and singing from within. Concepcion’s voice, a Wirarika from Navar was heard. She had arrived a night before from a two-day journey to make offerings to the Eagle, Deer and Rabbit Gods escorted by her two daughters. I greeted her, and showed her my iPhone with the photographs I have taken of the Wirrarika Cultura before. She trusted me. She even recognized some of the people I photographed. I asked her if I could photograph her and she agreed. I am sure that I didn’t take more than 3 minutes; two horizontal shots, two vertical shots. No more. Then, it was time to go back. The road back was long, but not as long as the one that got me to meet Concepción.

Una foto publicada por Diego Huerta (@diegohuertaphoto) el

Wixarrika mother and her son. San Andrés Cohamiata / Tatei-Kie, Jalisco.

Una foto publicada por Diego Huerta (@diegohuertaphoto) el

He name me Hai Niuwe, The cloud talker.

Una foto publicada por Diego Huerta (@diegohuertaphoto) el

Chihuitán Creek. Tehuana doing laundry at the creek.

Una foto publicada por Diego Huerta (@diegohuertaphoto) el

Moctezuma. Dancer performing over the Monte Alban pyramid. The last Zapoteca empire.

Una foto publicada por Diego Huerta (@diegohuertaphoto) el

Rural traditional housing. Tehuana repose over the hammock. Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

Una foto publicada por Diego Huerta (@diegohuertaphoto) el

The first time when I traveled to Copper Canyon, I didn't have an idea of what I was to find out there. I only knew how to going get there after driving 15 hours. Now, after four years, not only I know how to find my way trough the mountains, but also how to find the Raramuri people. I know how to talk with them even if we speak different languages. La primera vez que visite la Sierra Tarahumara no tenía la mínima idea de lo que encontraría al llegar a ella, solo sabía a dónde me llevaría el camino después de manejar por más de 15 horas. Ahora, después de cuatro años de regresar año con año, no sólo se cómo llegar atravesando las montañas para encontrar a los Raramuris, ahora sé cómo hablar con ellos a pesar que hablamos diferentes lenguas.

Una foto publicada por Diego Huerta (@diegohuertaphoto) el

Arareko Lake. Copper Canyon. - Sierra Tarahumara.

Una foto publicada por Diego Huerta (@diegohuertaphoto) el

El Valle de los monjes. Sierra Tarahumara. Monk Valley. Copper Canyon.

Una foto publicada por Diego Huerta (@diegohuertaphoto) el

Raramuri at Copper Canyon, Chihuahua, celebrating the Easter Week. Raramuri en la Sierra Tarahumara, celebrando la Semana Santa.

Una foto publicada por Diego Huerta (@diegohuertaphoto) el

Raramuris children. - Niños Raramuris.

Una foto publicada por Diego Huerta (@diegohuertaphoto) el

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne