El artista que pinta cuadros con pólvora y fuego

El estadounidense Danny Shervin muestra en las redes sociales su particular proceso creativo

  • Comentar
  • Imprimir

Para que sus cuadros estén listos Danny Shervin debe hacer algo a priori impensable para un artista: prender fuego a sus obras. La razón no es otra que el material que utiliza en su composición: la pólvora. Un proceso de trabajo bastante peculiar que el estadounidense graba en vídeos que comparte en su página de Facebook, Paint with gunpowder, y en su canal de YouTube.

"Utilizo diferentes tipos de pólvora pero nunca black powder", explica Shervin a Verne a través del correo electrónico, " y no recomiendo en ningún caso que lo intentéis en casa, pues la pólvora es un explosivo muy peligroso". Shervin, que reside en el estado norteamericano de Wyoming, tiene más de veinte años de experiencia a sus espaldas y, recuerda, toma "todas las precauciones de seguridad necesarias".

Su pasión por esta técnica -que compagina con su trabajo en el sector de las finanzas- surgió en su época de estudiante. Desde que la descubrió, señala, no ha podido parar: "Me encanta el proceso de ir depositando el polvo y el carácter irreversible de la quema. Una vez que se ha quemado no se puede volver atrás y cambiarlo. Trabajar con pólvora requiere un nivel de concentración y paciencia que me hace feliz".

Entre sus obras, que pueden adquirirse a través de su página web, destacan los dibujos de animales porque, señala, "siempre se ha sentido fascinado por las criaturas tan alucinantes que existen". Un amor por la vida salvaje que plasma sobre lienzos de tela o madera: "No utilizo ningún tipo de pegamento o adhesivo para que los granos de pólvora permanezcan en su sitio", explica Shervin, "las sombras son quizás la parte más complicada del proceso".

El tiempo de realización empleado depende del tamaño y detalle de cada pieza. "He hecho unas cuantas que pueden llevarme solo cuatro o cinco horas de trabajo, mientras que en otras de mayores dimensiones puedo emplear un día entero e incluso semanas en completarlas". Una de las composiciones más complejas, explica este joven de 33 años, ha sido la del cuervo -"por todas las sombras que requería"-, pero entre sus favoritas están también la titulada Tantanka o las dos puertas de madera que acaba de entregrar.

Una pregunta recurrente que suelen plantearle en los comentarios de su página es por qué no arde el soporte: "Como la pólvora se quema rápidamente y no utilizo un cantidad muy grande", señala, "no se produce el calor suficiente para que arda una tela de ese grosor, así que al final solo queda la marca de la quema".

Otro ejemplo de artista que experimenta con pólvora es el chino Cai Guo-Qiang, aunque en su caso realiza detonaciones de mayor magnitud

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne