Hace frío, luego calor y después llueve, ¿por qué son así los inviernos de la Ciudad de México?

No es una mala jugada de Tláloc, son los frentes fríos esporádicos los que hacen que baje la tempertatura por unos días

  • Comentar
  • Imprimir
La capital bajo una fuerte lluvia el pasado nueve de noviembre. La baja presión en el Golfo de México ocasionó la precipitación a lo largo de esa semana, un fenómeno común durante el invierno en la Ciudad.
La capital bajo una fuerte lluvia el pasado nueve de noviembre. La baja presión en el Golfo de México ocasionó la precipitación a lo largo de esa semana, un fenómeno común durante el invierno en la Ciudad. . REUTERS

Cada año es lo mismo. Las quejas comienzan más o menos a mediados de noviembre: “ayer me moría de frío y ahora no aguanto el solazo”, “¿qué onda con esta lluvia?”, “el clima está loco, ya no sé qué ponerme en las mañanas”. En Nueva York hay tormentas de nieve y en Cancún hace mucho sol, pero en la Ciudad de México los inviernos tienden a ser un poco volubles. Esto es resultado de una combinación de factores como la altura, la ubicación geográfica y claro, la época del año. Graciela Raga, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, explica por qué suceden estos bruscos cambios de temperatura (bruscos para los estándares chilangos, claro).

Los días más fríos son ocasionados por los frentes. Estos rara vez pasan por la Ciudad de México, dice la investigadora vía telefónica. “Los frentes fríos se desarrollan en latitudes medias (40 grados norte) y normalmente no llegan a los 20 grados (latitud aproximada de la capital), solo lo hacen cuando son muy intensos", explica. "Podemos pasar muchas semanas sin frentes, pero cuando llegan, traen mucho viento o lluvias. Lo esporádico de su llegada hace que no estemos acostumbrados a ellos, como lo están en lugares como Colorado, por ejemplo, donde las nevadas y las tormentas son ocasionadas por los frentes fríos constantes”.

Cuando llueve a cántaros es por la baja presión atmosférica. En la segunda semana de noviembre llovió mucho en la Ciudad. Más de una persona lo describió como efecto paranormal por el triunfo de Donald Trump, pero en realidad ocurrió por un sistema de baja presión, un fenómeno que hace que los vientos choquen con las montañas provocando fuertes lluvias. El de esa semana provino del Golfo de México, dice Raga. “El choque de los vientos con la Sierra Madre (sistema de montañas que rodean el territorio nacional) generó las nubes que hicieron las lloviznas", comenta. "Esos sistemas duran más que un frente frío, por eso lo vivimos toda la semana y no un par de días”. Este video de la Comisión Nacional del Agua explica con más detalle cómo se forma un sistema de baja presión:

El calor disminuye pero no mucho, gracias en parte a la altura. El clima en la mayor parte de la capital es templado por su ubicación geográfica. “En nuestro invierno tenemos temperaturas de 22, 24 grados centígrados, no es muy frío como en otras ciudades, donde hay que usar guantes y abrigo todos los días, pero es invierno a fin de cuentas. El sol está más alejado, en otro hemisferio, por lo que la temperatura sí disminuye, especialmente durante la noche”.

 La falta de humedad hace que te congeles en la sombra. Otro de los cambios que ocurre en el invierno es la disminución de la humedad en el ambiente. “Es la razón por la que se siente mucho frío cuando uno está en la sombra en invierno”, dice Raga. “El vapor de agua es lo que nos mantiene en calor durante otras épocas cuando no estamos directamente bajo los rayos del sol”.

La temperatura mínima ha aumentado por el crecimiento de la Ciudad. Esto ha sucedido en los últimos por años por un efecto llamado isla de calor urbano. “El hecho de que haya más concentración de edificios hace que la temperatura en la noche no sea tan baja, de eso no hay duda”, explica Raga. Este fenómeno, según un estudio del Centro de Ciencias de la Atmósfera, también es ocasionado por el tráfico pesado de la Ciudad y el aumento poblacional. También es una de las causas del incremento en la contaminación del aire.

Esta gráfica, hecha con la base datos de Weather Spark, que analiza los registros de la estación del aeropuerto capitalino del Sistema Meteorológico Nacional (SMN), muestra el incremento de las temperaturas mínimas registradas en los días más fríos de cada año entre el 2000 y el 2015.

Para disminuir el sufrimiento de los inviernos locos la Ciudad, Raga recomienda consultar diariamente la web del SMN, así como el de la Oficina de Meteorología del Gobierno británico, que ofrece uno de los pronósticos más precisos del mundo de las principales ciudades de todos los continentes, incluida la capital de México.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne