Una comunidad oaxaqueña acusa a una tienda española de plagiar su diseño textil

La prenda de la compañía tiene muchas similitudes con el huipil de Tlacoatzintepec

  • Comentar
  • Imprimir
Artesana de la comunidad Tlacoatzintepec tejiendo un huipil. Fotografía cortesía del Colectivo Tlacoatzintepec.
Artesana de la comunidad Tlacoatzintepec tejiendo un huipil. Fotografía cortesía del Colectivo Tlacoatzintepec.

Desde hace varias semanas, en Facebook se comparte una denuncia por plagio del poblado de San Juan Bautista Tlacoatzintepec (Oaxaca). La comunidad asegura que Intropia, una tienda española de ropa, copió el diseño de un huipil de esta población chinanteca. “Estamos muy molestos e indignados. Es un verdadero despojo a nuestra cultura y a nuestra historia”, se lee en la publicación. “Nos molesta mucho que copien nuestros diseños porque no saben ni siquiera lo que significa el bordado del textil y todos los elementos que lo integran. Urgen iniciativas que protejan a nuestros pueblos ante tales despojos”. El mensaje publicado el 14 de febrero se ha compartido en redes sociales cientos de veces y ha sido retomado por otros medios de comunicación.

Horacio Reyes, uno de los administradores de la página en Facebook, dice a Verne en entrevista telefónica que están desconcertados, pues empresas como Intropia simplemente “roban” lo que a ellos les cuesta tanto trabajo promover. “Nos duele mucho porque hay pueblos que ya han perdido su identidad y nosotros estamos esforzándonos para que nuestras costumbres y tradiciones no se olviden”, señala el joven originario de Tlacoatzintepec. “Es algo deshonesto y está mal. La tienda tiene la obligación de dar crédito a las creadoras de estos huipiles y de apoyarlas de alguna manera, pues el trabajo es mucho”.

Desde hace un par de años, junto con otros jóvenes de su comunidad, Reyes ha creado un grupo que ayuda a las artesanas a comercializar sus huipiles a un precio justo. “Nos dimos cuenta de que por necesidad los vendían a 250 pesos, lo que equivale a ganar seis pesos diarios, pues los huipiles tardan en hacerse un mes”, indica. A través la página de Facebook, ventas y exposiciones, el grupo ha logrado vender las prendas en 400 pesos. El vestido de la tienda española tiene un precio en línea de 244 euros, lo que equivale a más de 5.000 pesos mexicanos.

Reyes asegura que el colectivo al que pertenece no quiere un peso, lo que quiere es el reconocimiento a las artesanas y que a la empresa le nazca ayudarlas. “Hay muchas formas. Materia prima, una sede para vender sus productos o algo que les facilite su labor. No pueden simplemente lucrar con algo que no es suyo”. Intropia no se ha querido pronunciar tras reiterados intentos de comunciación de Verne México.

Esta no es la primera vez que se señala a una empresa extranjera por plagiar un textil mexicano. En 2015, la cantante mexicana Susana Harp publicó en sus redes sociales una fotografía en la que denunciaba que Isabel Marant, una diseñadora francesa, había copiado un tejido mixe originario de Oaxaca. En 2016, la marca argentina de ropa Rapsodia fue acusada en Change.org de copiar un bordado zapoteca originario del pueblo San Antonino Castillo Velasco.

¿Qué significado tienen los bordados del huipil chinanteco?

En Tlacoatzintepec se utilizan tres tipos de huipiles: el de gala, el de media gala y el de uso diario. Este último tiene tres elementos bordados: Un águila de dos cabezas, algunos tapacaminos y grecas de movimiento. Reyes asegura que tanto el tapacaminos como la greca aparecen en los vestidos que se comercializan en España. “Las usan indiscriminadamente y tienen un significado que tiene que ver la cosmovisión de la región de donde habitan. Nuestros huipiles tienen muchas tradiciones plasmadas”.

Jesús Rafael Santaella, antropólogo también originario de Oaxaca, explica a Verne vía correo electrónico el significado de estos bordados. “Las grecas representan el constante movimiento que viven los chinantecos, pues es una cultura de más de 3.000 años de antigüedad”, apunta. “El ave que aparece en el huipil recuerda la historia de cómo el pavo real le robó sus plumas al tapacaminos”.

Según la leyenda, cuando se creó el mundo, las aves podían hablar y a veces se reunían para poder lucir sus plumajes. En ese entonces el pavo real no contaba con las plumas que tiene ahora y para que pudiera entrar al evento el tapacaminos le prestó las suyas, pero el pavo real nunca se las regresó. Santaella relata: “Desde entonces el tapacaminos comenzó a buscarlo. Por eso los chinantecos dicen que se aparece en cerros, veredas y terracerías. Sigue buscando al pavo real. Quiere sus plumas de vuelta”.

Huipil de San Juan Bautista Tlacoatzintepec. Fotografía cortesía del colectivo Tlacoatzintepec

Para Santaella, los textiles en México representan la identidad del pueblo que los crea y la cosmovisión del mundo que les rodea y del que tienen que cuidar. “Mucha de la iconografía que usan narran eventos mitológicos, astrales, geográficos e históricos”. dice. “También plasman la flora y la fauna representativas para sus comunidades”. Para el pueblo chinanteco, por ejemplo, algunos animales de la selva como el tepezcuintle y el armadillo son sagrados dentro de la mitología oral. Reyes agrega: “Esto no se puede tomar a la ligera. Los huipiles son importantes para nosotros”.

#Viernestradicional

Desde 2014, en redes sociales existe una iniciativa que tiene como objetivo promover el uso de la artesanía textil tradicional y valorizar el trabajo hecho por artesanos mexicanos. La dinámica consiste en tomarse una foto portando un textil mexicano y publicarla en redes sociales acompañada del hashtag #Viernestradicional. Los impulsores son los miembros de Impacto, una asociación que nace en 2012 para eliminar la brecha de desigualdad en comunidades vulnerables de México.

Adriana Aguerrebere, directora general de Impacto, comenta a Verne en entrevista telefónica que en dos años han logrado despertar el interés de los usuarios de redes sociales. “Empezamos de cero y ahora son más de 30.000 seguidores los que tenemos en Facebook, Twitter e Instagram”, dice. “Es importante concientizar a las personas para revalorizar el sector y promover el consumo ético a los consumidores. No se trata de comprar y ya. Hay que saber de dónde viene la prenda, quién la hizo y por qué es importante para nuestra cultura”.

Aguerrebere indica que, a través de #Viernestextil, Impacto busca crear colaboraciones participativas entre productores, diseñadores y comunidades indígenas. “Queremos que haya una paga justa para las personas que tienen los conocimientos que requiere hacer un textil. Queremos plantear una ética colectiva. Es necesaria”, dice.

#Repost @andreissima0 ・・・ #ViernesTradicional #artesania #huipil #guerrero #nofilter #mexico

Una publicación compartida de Viernes Tradicional (@viernes_tradicional) el

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne