Y, mientras tanto, todos callaban

Lo que agrava más si cabe el caso Weinstein es que era un secreto a voces

  • Comentar
  • Imprimir
Clases de defensa personal en 1906. Ilustración: Anabel Bueno con foto de Getty Images.
Clases de defensa personal en 1906. Ilustración: Anabel Bueno con foto de Getty Images.

[Este artículo pertenece a La Carta de Verne, nuestra newsletter que llega todos los domingos. Los primeros domingos de mes siempre es de contenido feminista. Si quieres empezar a recibirla, apúntate aquí. Y si quieres llamarnos feminazis, pincha aquí]

Si hace un mes te preguntara por un tal Harvey Weinstein posiblemente no tendrías ni la menor idea de quién era, a menos que estuvieras muy puesto en cine. Si lo hago ahora seguramente sí que lo sepas: durante todo el mes estamos viendo cómo se destapan décadas de abusos sexuales a actrices por parte de este productor de Hollywood. No es un tema pequeño: todo comenzó por dos investigaciones, una de The New York Times y otra, incluso más amplia y con acusaciones directas de violación, de The New Yorker por parte de Ronan Farrow. La actriz Léa Seydoux, (la prota del pelo azul de La vida de Adèle) escribió en The Guardian en primera persona su caso con el productor un día después del reportaje de The New Yorker. [A continuación va un resumen de todo el tema Weinstein, su repercusión y consecuencias. Si quieres saltártelo, haz scroll: te hablo de otros temas un poquito más abajo.]

pulsa en la foto

De agresivas insinuaciones a abusos sexuales: las acusadoras de Harvey Weinstein cuentan sus historias, el reportaje de Ronan Farrow en The New Yorker (clica para leer el reportaje).

La investigación de Farrow tiene incluso su propia intrahistoria: empezó auspiciada por la NBC y tendría que haber salido en febrero. La NBC dijo que no era suficientemente consistente como para publicarlo (se rumorea que en realidad había cierta presión por parte de directivos e incluso el propio Weinstein para pararlo) y Farrow se fue con el repor bajo el brazo a la redacción de The New Yorker. Ellos sí consideraron que era publicable. Y Farrow ha contado también que ha recibido amenazas. Además de todo esto, que no es poco, conviene que recordemos que Ronan Farrow es hijo de Mia Farrow y Woody Allen, que Allen le debe mucho a Weinstein y que Farrow cree firmemente en las denuncias de abuso de su hermana contra Allen.

En cualquier caso, lo que ha conllevado la publicación de estos dos reportajes es una cascada de denuncias por parte de más actrices no solo a Weinstein, también a otros como el director Brett Ratner o el actor Dustin Hoffman (por nombrar dos, porque no paran de salir más casos). El caso de Hoffman es incluso más grave porque se le acusa de acosar a una menor de 17 años.

Un caso de abuso a una menor que viene después de que otro actor denunciara que Kevin Spacey intentó abusar de él cuando tenía solamente 14 años. El denunciante, Anthony Rapp, nunca había hablado de esto pero se decidió a hacerlo justo después del caso Weinstein. (Para que luego digan que esta clase de denuncias no sirven de nada). Empeorando aún todo más (si cabe), Kevin Spacey ha intentado tapar este asunto saliendo del armario, lo que hace muchísimo daño a la comunidad LGBT mezclando dos temas como la homosexualidad y el abuso a menores. Y tras la denuncia de Rapp, trabajadores de House of Cards también están acusándole de abusos.

Es precisamente esto lo que la actriz Rose McGowan, una de las víctimas de Harvey Weinstein, pidió desde el comienzo de toda la historia: denunciar a quien las acosó. No se refería solamente a sus compañeras de gremio, se refería a todas las mujeres: las animó a hacerlo a través de #MeToo y la respuesta fue amplísima. (A McGowan, por cierto, Twitter le suspendió su cuenta durante unas horas por uno de sus mensajes). Uno de los relatos más crudos que ha surgido tras las primeras investigaciones es el de Lupita Nyong’o, que cuenta lo que le pasó en la casa de Weinstein. En nuestro país algunas actrices también se han animado a contar sus casos de abuso pero sin dar el nombre de los implicados.

pulsa en la foto

Alyssa Milano, compañera de Rose McGowan en Embrujadas, se unió a la campaña #MeToo

Las denuncias mediáticas no solo se han sucedido en el mundo del cine, se están extendiendo a otros ámbitos. Lo que nos da a entender que no se trata de casos aislados, que este problema que podemos sufrir todas las mujeres en cualquier ámbito profesional es más bien “lo normal”.

Lo que agrava más si cabe todavía lo del caso Weinstein es que era un secreto a voces. Robert Rodríguez, que era pareja de McGowan cuando grabaron Planet Terror (ella le contó entonces lo de la violación), ha contado que contrató a la actriz para esa peli (que producía Weinstein) a modo de venganza, a pesar de la negativa del productor. Lo sabía y no lo denunció públicamente. Tarantino ha reconocido que lo sabía y no hizo nada, Courtney Love ya lo avisaba en 2005, Seth MacFarlane dejó caer una pullita al respecto en forma de broma (que todos los presentes rieron) cuando presentó los Oscar en 2013 o en 30Rock (la serie que dirigía y protagonizaba Tina Fey) también dejaron caer algo varias veces. Sabían lo que pasaba y no lo decían abiertamente.

"No tengo miedo a nadie del mundo del espectáculo. He rechazado tener relaciones sexuales con Harvey Weinstein como mínimo en tres ocasiones... de cinco"

Y por si todo esto fuera poco, dos últimas cosas:

- Asia Argento, otra de las actrices que ha denunciado a Weinstein, ha tenido que dejar Italia por las críticas feroces que le han caído en su propio país. (Otra vez la culpabilización de la víctima).

- Lo lamentable que son las declaraciones por parte de hombres (como Matt Damon) solidarizándose con las víctimas porque “tengo cuatro hijas y esta clase de depredadores sexuales me tiene sin pegar ojo por las noches”. Parece que si no tiene hijas o madres o hermanas no les importa tanto. Este “tengo hijas” es como el “tengo amigos gays”, como si fuera necesario tenerlos en tu entorno para comprender que son seres humanos.

"Como padre de 25 hijas, estoy empezando a pensar que las mujeres en realidad pueden ser personas"

ESTOS DÍAS, ME HA GUSTADO MUCHO LEER

 1. ¿Vestidas para ser violadas? (El Mundo): Todavía TODAVÍA hay quienes preguntan a una mujer qué es lo que llevaba la noche que la violaron, como si hubiera ropa con la que sí pidiera que les pasara. Para eliminar este prejuicio tan asqueroso, la Universidad de Kansas (EE UU) ha organizado la exposición ¿Qué llevabas puesto? en el que se recogen 18 atuendos de 18 víctimas de agresiones sexuales. Hay hasta ropa infantil, para que te hagas a la idea.

 2. Lo de los piropos pasa en todos lados (Buzzfeed, en inglés): El problema de los señores opinando sobre tu físico a voces por la calle es un comportamiento bastante común. Me ha pasado a mí, (si eres mujer) posiblemente te haya pasado a ti y le pasa a esta chica de Países Bajos. Ella, Noa Jansma, ha ido haciéndose selfies con todos los que le piropearon por la calle para denunciar que sigue pasando aunque muchos lo nieguen.

 3. Los orígenes de la mística de la virginidad feminina (The Conversation, en francés). La virginidad femenina ha sido históricamente una cuestión de honor y de dominación masculina. Que tu hija fuera virgen el día de su matrimonio era (y es aún en muchas culturas) motivo de honra en la familia. Y sigue siendo también morboso y/o sexy para el género masculino la figura de la joven mujer virgen y una fantasía sexual su desvirgamiento. En este artículo cuentan un poco el origen del mito alrededor de la membrana que hay en la entrada de la vagina.

4. Este hilo sobre cómo la mujer sacrifica su carrera profesional por sus hijos de @2Cronopia: No solo sacrificamos nuestra vida profesional, es que después será dificilísimo relanzarla si has estado años y años fuera del ámbito laboral. (Justo Chris Hemsworth hablaba esa misma semana de cómo Elsa Pataky tuvo que renunciar a su carrera para estar en casa con los hijos mientras él iba directo al estrellato). Si vuelves a trabajar, apechugarás con el trabajo de fuera y dentro de casa, mientras el marido ha progresado en su carrera y no entiende como suyo el trabajo doméstico. Y como remate final, si miras de cara a tu jubilación, posiblemente tus años de cotización no te den para una pensión digna. Si tienes mujeres rozando la edad de jubilación a tu alrededor, entenderás esto último.

5. Las reacciones a la infame portada de Cantat, el músico que mató a su novia a puñetazos hace 14 años (El País; [en francés] Les Inrocks, L’Express, Libération, Gala, Elle Francia): Año 2003. El cantante francés del grupo Noir Désir mata a puñetazos a su novia, la actriz Marie Trintignant (para que te sitúes un poco, es la hija de del señor mayor prota de Amor de Haneke). Le meten ocho años de cárcel, cumple la mitad y se queda como el maltratador por excelencia de Francia. Año 2017. La revista Les Inrocks (popular en Francia) le dedica su portada y una entrevista como promoción de su nuevo álbum en solitario. Evidentemente, la que se lía es mundial. Las amigas de la cantante alzan la voz indignadas. La secretaria de Estado de Igualdad también se queja (y no es la única política que lo hace). La revista Elle Francia directamente se enfrenta a Les Inrocks y publica un editorial en honor a la asesinada Marie Trintignant y a todas las víctimas de violencia machista. Les Inrocks acabó pidiendo disculpas.

Editorial de Elle Francia: En nombre de Marie.

6. Ceci n’est pas une cintre (Facebook, en francés): Esta página la he descubierto este mes pero tiene mucho más recorrido. El título si lo traducimos es “Esto no es una percha”, en un guiño a Magritte y al método abortivo casero, poco salubre y arriesgado que es usar una percha. Aquí se reúnen testimonios anónimos de mujeres que han abortado por voluntad propia para defender el aborto libre y el derecho a decidir de las mujeres.

UNA FRASE QUE PUEDES TUITEAR

… que puedes tuitear si ya te han activado los 280 caracteres. Sé que es un poco trampa pero es que doña Emilia Pardo Bazán es una señora que bien los merece.

 “Además de temporal, la función (de la maternidad) es adventicia: todas las mujeres conciben ideas, pero no todas conciben hijos. El ser humano no es un árbol frutal, que sólo se cultive por la cosecha.”

 

ESTO HAY QUE VERLO

Antes te he hablado del mito de la virginidad. Ahora hablamos no de un mito, si no de una realidad bastante más triste: la de las mujeres (heteros) que no tienen orgasmos en la cama… porque a su pareja masculina, una vez que se corre, le da igual el disfrute de ella. En Babe salieron a la calle a preguntar a jóvenes y lozanos muchachotes sobre si en su última relación sexual, la chica tuvo un orgasmo. Spoiler: las respuestas dan todísimo el bajón.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne