“Vamos a sacar un maldito diario”: así cubrió ‘Capital Gazette’ su propia tragedia

"Haré lo único que puedo hacer y seguiré informando"

  • Comentar
  • Imprimir
Portada de 'Capital Gazette' tras el tiroteo
Portada de 'Capital Gazette' tras el tiroteo

Cinco personas fueron asesinadas y dos resultaron heridas este jueves cuando un hombre armado, Jarrod W. Ramos, entró en la redacción del diario estadounidense Capital Gazette. Ramos, que fue arrestado, quería vengarse del periódico por haber publicado que era culpable de hostigamiento a una mujer a través de las redes.

Esta publicación de Annapolis, capital del estado de Maryland, estuvo informando del suceso tanto en su web como en Twitter. Como cuenta el diario, “los trabajadores que no estaban en la redacción acudieron al edificio, todavía sin saber que cinco de sus colegas habían sido asesinados. Y una vez recibieron la noticia, continuaron buscando información sobre qué había provocado las muertes de sus compañeros y amigos”.

Así, el fotógrafo Joshua McKerrow compartió en Twitter imágenes de la respuesta policial “por el tiroteo en mi redacción”.

Poco después, el reportero Phil Davis comenzó a relatar lo que había presenciado: él había estado dentro de la redacción durante los disparos: “Tuitearé lo que pueda mientras espero que me entreviste la policía”, decía en el primer mensaje de su narración, en la que explicaba que un único hombre armado había disparado a varias personas de la empresa y “varias de ellas están muertas".

Davis continuaba explicando cómo esa persona armada entró tras disparar a la puerta de cristal. “No puedo decir mucho más y no quiero decir quién puede estar muerto, pero es horrible”. Y añadía: “No hay nada más aterrador que oír cómo disparan a gente mientras estás debajo de tu mesa y después oír cómo una persona vuelve a cargar su arma”.

Horas más tarde decía que no podía dormir, “así que haré lo único que puedo hacer y seguiré informando”. Su tuit daba información sobre el arresto de Ramos por los cinco asesinatos. Como cuenta el propio diario, Davis está especializado en información policial.

Otro periodista del Capital Gazette que tuiteó sobre lo ocurrido fue Chase Cook. Este reportero no estaba en la redacción cuando tuvo lugar el tiroteo, pero fue dando información a medida que le iba llegando. Uno de sus mensajes decía lo siguiente: “Os puedo decir una cosa: vamos a sacar un maldito diario mañana”, titular en la web de la pieza de Capital Gazette y del Baltimore Sun (que compró el diario en 2014) sobre el trabajo de sus periodistas.

Cuando el jefe de la policía dio una rueda de prensa desde el lugar de los hechos, el periodista del Capital Gazette Pat Ferguson estuvo allí grabando sus declaraciones. Tal y como tuiteaba la periodista de NBC Stephanie Ramirez, en esta foto se le puede ver justo detrás, grabando.

Según comentaban otros periodistas, Ferguson había llamado a su esposa tras el tiroteo “y le dijo que estaba cargando su móvil, reuniendo a sus compañeros y haciendo un periódico, maldita sea. Eso es un maldito periodista”.

La cuenta del diario también fue compartiendo en Twitter la información que iba publicando. Por ejemplo, sobre el arresto de Ramos, recordando que el presunto asesino había demandado a la publicación por difamación en 2012, una demanda que ganó el periódico.

Más tarde, el diario publicó otro mensaje en el que recordaba que la redacción había perdido “a cinco miembros de nuestra familia. Las historias de estas cinco brillantes, maravillosas vidas se incluirá en los siguientes tuits”.

En estos mensajes se hablaba de Gerald Fischman, “de personalidad tranquila y reservada, que ocultaba una mente brillante, un ingenio irónico y una pluma retorcida muy apreciada por sus compañeros”; Rob Hiaaasen, de quien destacaba su “estilo de escritura observadora e irónica y sus consejos generosos a jóvenes periodistas”; John McNamara, “recordado por sus colegas por su flexibilidad, escritura concisa y amplio conocimiento de deportes regionales”;  Rebecca Smith, que había sido contratada recientemente en el Capital Gazette, pero que "ya se había probado como un activo valioso”, y Wendi Winters, quien “tras una carrera en la moda y en las relaciones públicas en Nueva York, tenía reputación de reportera freelance prolífica”.

Finalmente, el diario compartía la portada del ejemplar que publicaría la mañana siguiente al tiroteo.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne