La historia de un congoleño que entró en España nadando llega a 'OT': "Nadie huye porque quiere"

"No recuerdo haber comido tres veces al día en mi país"

  • Comentar
  • Imprimir

Alain intentó saltar la valla de Ceuta tres veces en 2004. Y no lo consiguió. "Es mucho más alta de lo que parece en televisión", ha contado este congoleño este sábado 27 de octubre a los 12 alumnos de Operación Triunfo, en una charla organizada por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) y la directora de la academia, Noemí Galera. El intento posterior fue a nado, empezando la travesía en Marruecos para llegar a la playa de Ceuta.

Antes de intentarlo, todos dejábamos algún teléfono para que un amigo avisara a nuestros familiares si pasaba algo. En mi casa no tienen teléfono, así que di el de mi vecino. Me temblaba la mano. Me recordó que me iba a la muerte o a cambiar mi vida. Pero tenía que hacerlo. No tenía otra. Le dije a mi amigo que si cogía el teléfono mi madre no se lo dijera. Ella no lo iba a aguantar. Le pedí que solo lo dijera si lo cogía mi padre.

Durante más de una hora, este refugiado ha contado su historia en el programa de RTVE. Es el tema más comentado este sábado con el hashtag #OTDirecto27OCT. Los 12 alumnos de la academia se han emocionado con las palabras de Alain, que ha relatado la difícil situación de su país, los problemas que vivió hasta llegar a Marruecos y cómo arriesgó su vida para entrar en España. Puedes ver su testimonio completo en el vídeo que abre este artículo.

"Cuando los elefantes se pelean, quien sufre es la hierba"

Alain ha empezado su charla explicando la situación en su país de origen, República Democrática del Congo: "Quizá conozcáis mi país por una riqueza natural que se llama coltán. Gracias a él se fabrican los móviles. En vez de traer riqueza a mi país, ha traído guerra entre el Gobierno y grupos armados. Como se dice en mi país, cuando los elefantes se pelean, quien sufre es la hierba". Como detalla The Guardian en este artículo, al menos cinco millones de personas han muerto por los conflictos derivados de los distintos intentos de controlar este mineral. Además, 13 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y más de 4,5 han huido de sus casas.

Este refugiado también ha hablado de la inseguridad que sufren las mujeres, de los niños soldado, del hambre, de las enfermedades.... "Todo esto hace que vivamos en extrema pobreza. No recuerdo haber comido tres veces al día en mi país". Al ser uno de los mejores estudiantes de su clase, cuando era joven consiguió una beca en su escuela. Se terminó licenciando en Filología Francesa. Gracias a ello, logró llegar a Marruecos de una forma diferente a la mayoría de sus compatriotas.

"Lo suyo es cruzar África andando, de país en país. Se puede tardar hasta diez años. Yo bajé a Angola (al sur de República Democrática del Congo) y di clase de francés para lograr el dinero con el que comprar un billete de avión a Senegal". Allí estuvo un tiempo trabajando, hasta que pudo pagarse otro vuelo hasta Rabat, en Marruecos. "Aquel fue mi segundo calvario", explica.

"Cuando llegué no tenía nada. Gasté todos mis ahorros. Hubiera sido mejor venir andando. Empecé a buscar a algún otro negro por la calle. Encontré un congoleño que también quería entrar en España. Me explicó que había que ir a las montañas cerca de Ceuta. Me fui con él", cuenta. Les acompañaba lo que entonces conocían como guía, "pero era mafia".

Durante ocho meses, vivió con otros refugiados en una montaña cerca de Castillejos, la ciudad marroquí más próxima a Ceuta: "Estábamos como animales. Nos fabricábamos camas con plásticos. Cada día andábamos 11 kilómetros hasta Fnideq (Castillejos en árabe) para pedir para comer". Alain cuenta que, entonces, vivió una experiencia que le marcó de por vida: "Un día llamé a una casa y la señora me dijo que podía entrar. Vi que era una familia pobre. La señora repartió conmigo el trozo de pan que tenía. Al salir de esta casa lloré".

Como explicábamos antes, Alain no consiguió entrar en España saltando la valla. Durante su intento a nado, perdió la conciencia a mitad de camino. "Desperté en un hospital en Ceuta". Le salvó la Guardia Civil. Tras un par de meses en un centro de internamiento de inmigrantes, llegó a Málaga en 2004, dos años después de empezar su travesía. Los concursantes se han emocionado con la charla, especialmente Famous.

Puedes saber mucho más sobre las rutas de los migrantes y los refugiados subsaharianos en este especial de EL PAÍS. Si no quieres ver el vídeo completo de OT, puedes ver un resumen de la historia de Alain en este vídeo de CEAR.

Más allá de la música

Alain lleva 13 años viviendo en Málaga, donde trabajó como técnico de integración social para CEAR. Está casado con una española y tiene tres hijas. "Nadie en nuestro mundo huye porque quiere, sino porque nos vemos obligados", dice Alain para terminar su charla. Muchos usuarios de Twitter han aplaudido que OT dé cabida a contenidos como este.

El programa de Televisión Española ya destacó en su anterior edición por su sensibilidad social, visibilizando temas que no siempre tienen espacio en prime time. Como explicamos en este artículo, mostraba muchas de las preocupaciones de los jóvenes, como la situación de los refugiados, la comunidad LGTBI+ o la belleza real. En esta edición, estos temas también tienen espacio.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne