¿Es posible revertir el daño ambiental provocado por el aeropuerto de Texcoco?

Las obras de este proyecto llevan un 32,15% de avance, pero se han cancelado tras la consulta organizada por el presidente electo de México

  • Comentar
  • Imprimir
Vista aérea de las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en agosto de 2018. Foto: Héctor Guerrero, EL PAÍS.
Vista aérea de las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en agosto de 2018. Foto: Héctor Guerrero, EL PAÍS.

Tras una controvertida consulta nacional en torno a la construcción del nuevo aeropuerto internacional de México, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha decidido cancelar las obras de construcción en la zona de Texcoco. Un total de 748.355 votos se inclinaron por reacondicionar los aeropuertos en la Ciudad de México y Toluca (Estado de México) y construir dos pistas en la base militar de Santa Lucía (también en el Estado de México).

Días previos a la consulta, un nutrido grupo de usuarios en Twitter se manifestó en contra de continuar con el proyecto aéreo en Texcoco, usando el hashtag #YoPrefieroElLago, ya que argumentaban que el proyecto dejaría importantes daños ambientales en la zona lacustre. Otros advertían de un daño irreparable al ecosistema.  

Especialistas consultados por Verne señalan que a esta altura del proyecto (que registra un avance del 32,5%), aún es posible revertir los daños casi en su totalidad, por lo que aplaudieron su cancelación.

Fernando Córdova Tapia, doctor en Ecología de la UNAM y miembro de la organización México Sostenible, indica a Verne que el polígono del aeropuerto abarca 13.000 hectáreas y de ellas solo unas 100 no podrán rehabilitarse. “El único cambio que no es compatible con ningún proyecto de recuperación ambiental es la cimentación de la plancha de concreto de la terminal aérea, la que tiene forma de equis”, precisa vía telefónica.  

La zona gris no podrá ser recuperada. Foto: AFP.

Sin embargo, las labores de recuperación ecológica de la zona no serán sencillas. Gustavo Ampugnani, director ejecutivo de Greenpeace México cuenta a Verne que la obra se realizó en la parte más profunda de la zona del lago, por lo que se tuvo que nivelar añadiendo materiales para facilitar la entrada de pasajeros y aterrizaje de aviones. “Es posible revertirlo, pero tendrá un costo y llevará bastante tiempo, aunque las expectativas son mejores que si llevara más de 50% de avance”, cuenta.

Hasta el momento, ninguna organización ha cuantificado el daño realizado al ecosistema de Texcoco. Organismos como la Comisión Nacional de Agua o la Secretaría de Medio Ambiente no realizaron ningún estudio después de que comenzara la construcción en 2015. Por otro lado, la extracción de materiales de los cerros cercanos a la obra, está generando desechos en la zona oriente del polígono del aeropuerto, detalla el director de Greenpeace. “Se habla de contaminantes como arsénico, aunque se debe de hacer estudios para determinar el impacto crónico e inmediato”, dice Ampugnani.

Fernando Gómez Suárez, analista independiente del sector aeroportuario y académico de la Universidad Panamericana, dice a Verne que del costo de cancelar el proyecto del aeropuerto en Texcoco (estimado por la iniciativa privada en alrededor de 100.000 millones de pesos), 40.000 serán usados para demoler y remover lo que ya está en pie. “Hay una oportunidad para que se mejore y se optimice la zona”, comenta, vía telefónica.

Los tres especialistas coinciden en que la zona puede ser rehabilitada, pero deberá permanecer como un terreno con fines de recuperación ecológica para que vuelva a ser un ecosistema lacustre.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne