¿Qué diferencia la campaña y la precampaña electoral (además del prefijo)?

La duración, qué se puede decir, el objetivo de cada una...

  • Comentar
  • Imprimir
La campaña electoral sigue empezado con la clásica pegada de carteles a medianoche
La campaña electoral sigue empezado con la clásica pegada de carteles a medianoche. EL PAÍS

Que trece ministros y el presidente del Gobierno se reúnan en un mismo acto del PSOE parece propio de la campaña electoral, en el último empujón para conseguir el voto. Sin embargo, este evento, con presentación de nuevo eslogan y un vídeo para redes sociales, tuvo lugar el 19 de febrero, más de dos meses antes de las elecciones generales del 28 de abril. Los socialistas lo catalogaron como la presentación de la precampaña.

Más allá del prefijo, hay muchas diferencias entre la precampaña y la campaña electoral. La precampaña no se nombra ni una vez en la Ley Electoral, que sí habla con muchos detalles de la campaña. A continuación te explicamos las principales diferencias entre estos dos conceptos políticos.

¿Cuándo empieza y cuánto duran?

Precampaña: No está definida en ninguna ley. “Generalmente, se considera que la precampaña empieza en el momento en el que se anuncia oficialmente la fecha electoral”, dice a Verne por teléfono la politóloga y editora de Politikon Berta Barbet. En 2015, Rajoy lo hizo dos meses y medio antes, como Zapatero en 2008. En 2011, lo anunció unos tres meses antes.

Cuando los partidos realizan actos de presentación de precampaña, suelen hacerlo entre un mes y dos meses antes de las elecciones. Otra referencia es la publicación de la convocatoria electoral en el BOE: siempre se produce 54 días antes de las elecciones. Esta vez, cae en el 5 de marzo.

Campaña: Empieza 16 días antes de las elecciones y dura 15 días. El día de más es la jornada de reflexión, que para las generales será el 27 de abril. La campaña de las generales arranca el 12 de abril y la de las europeas, autonómicas y locales, el 10 de mayo.

¿Qué se puede hacer y qué no?

Precampaña: Durante la precampaña, los partidos pueden hacer lo mismo que cuando no estamos en campaña: convocar mítines, lanzar campañas en redes sociales, conceder entrevistas… Pero hay algunas excepciones.

Desde el momento en el que las elecciones se publican en el BOE (será el 5 de marzo en el caso de las generales) hasta el inicio de la campaña (12 de abril), no se puede pedir el voto de forma expresa. Ese periodo es el único en el que no se puede pedir el voto: antes del 5 de marzo y después del 12 de abril, sí se puede.

Además, entre el 5 de marzo y el 12 de abril, el Gobierno no puede inaugurar obras públicas (tampoco puede en campaña) y no se pueden realizar anuncios electorales en cartelería, prensa, radio, televisión o internet. "Los partidos sí podrían anunciarse en ese periodo si se entiende que no hay un ánimo electoral", indica vía telefónica el profesor de Ciencia Política de la Universidad de Valencia y editor de Agenda Pública Juan Rodríguez.

Campaña: Lo más importante que se puede hacer en campaña y no en precampaña es pedir el voto de forma expresa. En 2007, Mariano Rajoy fue multado por pedir el voto para el candidato del PP en Ceuta antes del inicio de la campaña. Eso sí, la sanción fue de 60 euros.

En campaña, los partidos se pueden anunciar por tierra, mar y aire: en medios públicos y privados, en cartelería como la de las farolas, en coches con altavoces…

¿Para qué sirve cada una?

Precampaña: “La precampaña sirve para ir calentando motores. Entonces empieza a subir el tono electoral de los discursos”, dice Berta Barbet. Durante la precampaña arranca la movilización del electorado y se pueden empezar a contar promesas electorales, pero con una intensidad menor a la de la campaña. Barbet cree que si el tono de la precampaña fuese como el de campaña, “se saturaría demasiado a la gente”.

Campaña: “El principal objetivo es, como dicen los americanos, get out the vote (sacar el voto). Es decir, no solo movilizar el discurso, también hay que dejar claro que es el momento de ir a votar”, comenta Barbet. La campaña es el momento en el que los partidos, más allá de convencer a nuevos votantes, necesitan conseguir que los suyos salgan de casa. “Parece una tontería, pero hay mucha gente que no se enteraría de que hay elecciones sin el despliegue de carteles, cuñas de radio...”, indica esta experta.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne