Las ciudades imposibles que han llevado a Toni Marco del paro a la fama en redes

“Cada vez que quiero aislarme me voy a esas ciudades”

  • Comentar
  • Imprimir
ciudades increibles
Detalle de una de las ilustraciones de Toni Marco.

“Pensé que en el móvil tenía un virus. No paraba de vibrar con me gustas y hasta que mi hijo no se dignó a explicármelo no entendía nada. Me dijo ¿has visto la que se ha liado, papi?”. Toni Marco, sevillano de 57 años, habla abrumado del éxito repentino de sus ilustraciones en blanco y negro. Unas obras en las que retrata ciudades imposibles y que hasta hace escasos días solo compartía con amigos y familia. Su hijo las enseñó a miles de desconocidos por redes sociales y, de repente, a este hombre tranquilo le sobrevino el triunfo.

“Yo estaba callaíco, tengo cierto pudor a hablar de mis cosas. No tengo ningún estudio para dibujar. Lo hago como una cosa mía en folios, unos más gorditos que otros, de A3 y A4 con un bolígrafo de punta fina y de tinta china”, comenta Marco con naturalidad. Parado desde 2012, cuenta que su tío sí era un artista que pintaba los carteles de la puerta del cine Rialto. Él, en cambio, se considera “un tipo normal y corriente”.

Su hijo, también llamado Toni Marco, es quien le ha sacado del anonimato. “Vi una publicación de mi padre en Facebook y me daba pena que sus dibujos solo los vieran los mismos círculos de siempre”, explica. Por eso lanzó varias de las ilustraciones por otra popular plataforma, esta vez en abierto: Twitter: “Mi padre, con 57 años, parado y expulsado del tejido laboral, hace estos dibujos cuando se aburre, todos hechos a mano, no hay dos iguales. Dice que no los vende porque no valen un duro, pero yo estoy orgulloso de él. Y me parecen una puñetera genialidad”.

Desde ese 6 de agosto acumula más de 31.000 retuits y más de 109.000 me gusta, además de comparaciones con reputados artistas internacionales por su estilo caótico y moderno: “Me recuerdan a esta [ilustración] de Boris Bilinski, de 1927”. “Es fresco. natural. (...) Un Piranesi del siglo XXI”. “Al verlos vi Metrópolis, de Fritz Lang”.

El autor no tiene un solo referente, sino muchos. “En los años 80 creíamos que el mundo iba a cambiar y a mi entorno nos venía la curiosidad por la música, la literatura y el cómic”, rememora Marco, a quien le gusta el trabajo del historietista Robert Crumb y del director de cine Fritz Lang. Como inspiración directa, este andaluz retirado forzosamente del trabajo comenta: “Cada vez que quiero aislarme me voy a esas ciudades”.

Ver esta publicación en Instagram

Ciudades Imposibles#dreaming#drawing#artwork#paint#architecture#mynyc#instapic#amazingworlds#art#life

Una publicación compartida de Toni Marco Soriano (@amarcosoriano) el

Ver esta publicación en Instagram

Ciudades Imposibles 2019#Impossiblecities.#drawing #pen #artworks #instapics #architecture #dreming #amazingworlds#prisma#photoscan#urban#art#life

Una publicación compartida de Toni Marco Soriano (@amarcosoriano) el

Toni, parado desde hace siete años, admite estar “un poquito desencantado”. Si antes su estilo era más bucólico y centrado en pequeños pueblos como el suyo, Palomares, ahora es más caótico y lleno de callejuelas entrelazadas. “Me he quedado fuera del mercado”, comenta. Andalucía es la segunda comunidad autónoma con más tasa de paro de abril a junio de este año, con casi el 18 % de su población activa sin trabajo y solo superada por Canarias.

Toni Marco acabando uno de sus dibujos. Foto cedida por los autores

El caso de Toni, de 57 años, cumple con la tendencia que marcan los datos. La población parada de más de 55 años en Andalucía se ha disparado del 7 % en el segundo trimestre de 2008 (el inicio de la crisis) al 13,8 % en el mismo periodo de 2019. En el tramo de edad de 35 a 44 años apenas ha variado del 23,1% al 23,5% en 11 años, siendo mucho más moderado el aumento en otros grupos demográficos, según los últimos datos disponibles del INE.

“La crisis y los contratos basura los he vivido y no me voy a cortar el cuello”, afirma Toni, que valora la buena relación que tiene con sus hijos, Toni y Ángela. Están tan unidos que le perdona al mayor haberle hecho una vez más otra encerrona. “Una vez me dijeron que habían ganado un concurso y me llevaron de sorpresa a Nueva York”, comparte entre risas Toni.

Padre e hijo comen juntos una vez al mes. Toni sigue en Sevilla y Ángela, la pequeña, trabaja de diseñadora en Madrid. Ella también ha ayudado a distancia a que salga adelante una tienda con las ilustraciones de su padre. “En menos de doce horas vendimos 22 productos y los administradores de la página web que los alojan nos han dicho que es el ascenso más rápido de su historia”, recalca con orgullo Toni.

“Que a una persona de casi 60 años se dé cuenta de que lo que tiene, vale, y que no se lo diga yo sino también miles de personas ayuda mucho”, valora Toni. Su padre, que también explora con la fotografía y las apps para hacer creaciones propias, y que el año pasado se fue de escapada a Londres con Toni y quiere visitar cada una de las ciudades que ha retratado, da las gracias a todos los que le felicitan.

Ver esta publicación en Instagram

Ciudades Imposibles.#Impossiblecities #drawing #dreaming #artworks #amazingworlds #instapics #architecture #art#life

Una publicación compartida de Toni Marco Soriano (@amarcosoriano) el

Ver esta publicación en Instagram

Ciudades Imposibles#Impossiblecities#drawing#artwork#amazingworlds#instapic#architecture#paint#art#life

Una publicación compartida de Toni Marco Soriano (@amarcosoriano) el

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne